Impuso su fórmula y sigue líder

De atrás, sin renunciar a sus ideas y ante un gran rival, el tricolor volvió a ganar

Nacional derrotó este sábado 2-1 de atrás a Wanderers para seguir en lo más alto del Torneo Clausura. Con la fórmula que pretende Gustavo Munúa el tricolor logró tres puntos claves ante uno de los equipos que mejor juega en el fútbol uruguayo.

El bohemio jugó muy buenos 15' iniciales. Con sus ideas. Salió del fondo prolijamente y generó circuitos en la transición que le permitieron ensanchar la cancha y llegar con velocidad en ataque.

Un remate de Gastón Rodríguez a los 10' probó la solvencia de Esteban Conde mientras Matías Santos –tal como había ocurrido en el partido del Apertura que Wanderers ganó 2-1 en el Viera– siguió celosamente los movimientos de Gonzalo Porras.

El ejercicio táctico del Mago –inteligente, talentoso, de pase preciso y aplicado para marcar– intentó anular la principal herramienta que utiliza Gustavo Munúa para pasar desde atrás prolijamente al ataque.

Porque cuando Porras juega suelto y libre de marcas, Nacional potencia todo el frente de ataque aprovechando la capacidad de pase de su volante central y también sus lanzamientos largos.

Pero cuando a Porras le ponen una referencia de marca, al tricolor le cuesta más generar, pierde fluidez en la posesión y se complica en las salidas del fondo.

Y el equipo se equivocó bastante atrás. Jorge Fucile dejó un par de pases cortos y Diego Polenta falló como nunca al pasarle mal la pelota atrás a Conde. Gastón Rodríguez lo aprovechó a los 23' para dejar por el camino al arquero y estampar el 1-0 en una acción donde a Polenta le faltó velocidad para barrerla en la línea.

Pero Nacional reaccionó. Ajustando marcas y generándole a Wanderers las mismas incomodidades que el bohemio impuso como condición para jugar.

Kevin Ramírez tapó la peligrosa subida de Alex Silva, Porras y el Colo Romero se alternaron para adelantar la línea de presión.

Y el partido se emparejó. Cinco minutos después del gol bohemio, el tricolor llegó al empate en un claro penal que Gastón Bueno le cometió a Leandro Barcia y que Nicolás López transformó en gol.

La intensidad del juego, el espejo de los dos sistemas tácticos (4-2-3-1), y la vocación ofensiva de ambos equipos determinó que la recta final del primer tiempo fuera intensa y muy bien jugada.

Gastón Rodríguez falló por un milímetro tras error de Fucile a los 39' y a los 42' Barcia quedó mano a mano con Burián, lo eludió pero se quedó sin ángulo para mandarla a guardar.

Todo cambió en el complemento donde hubo un solo equipo: Nacional.

El tricolor fue una tromba que no solo arrinconó a Wanderers contra su arco sino que también le sacó la pelota, algo digno de resaltar teniendo en cuenta que el bohemio es uno de los equipos que mejor administra el balón.

Tres jugadas claras pusieron a Burián y la zaga de los bohemios en jaque.

El gol estaba al caer. Y cayó. A los 74' Sebastián Fernández, que entró para darle mayor presencia de área al equipo, aprovechó un forzado pase de taco de Erick Cabaco tras un córner y de media vuelta estampó el 2-1.

Nacional ganó jugando. Con el estilo Munúa. Ante un gran equipo. Y sigue durmiendo en la punta. l



Populares de la sección

Acerca del autor