Iker, el super campeón

El golero merengue ganó el título que le faltaba y cerró el año en el sitio del que es dueño: el arco de Real Madrid

Levantar copas parece ser una especialidad para Iker Casillas, el golero de Real Madrid, que el pasado sábado, bajo las estrellas del cielo marroquí, alzó el trofeo que le faltaba, el del Mundial de Clubes, para ponerle un broce de oro al 2014, año en que calló a los criticones que aún dudaban de su vigencia.

El trofeo que premia al mejor equipo del mundo era el único que faltaba en la vitrina del arquero de 33 años, quien ahora puede darse el lujo de haber ganado todo a nivel de clubes y selección.

África parece ser el continente marcado por el destino para que el arquero gane los mundiales. Ahí, más precisamente en Nigeria, ganó el Mundial sub 20 de 1999 –en el que Uruguay fue cuarto- como golero suplente, jugando un solo partido, por cuartos ante Ghana, en el que fue figura en la definición por penales.

Años después, en Sudáfrica 2010 y ya como capitán de la Roja, Iker ganó el mundial de mayores, el primero logrado por su país, levantando la copa más deseada.

Y ahora, en 2014 y en Marruecos, ganó el mundial que le faltaba, el de clubes, que se le había escapado en un par de ocasiones: cuando se hizo por primera vez y de forma experimental en Brasil en 2000 y Real Madrid fue cuarto, y en la final Intercontinental que los merengues perdieron ante Boca, en Japón, también en ese año.

“No me olvido de esa final perdida. Quiero tomarme revancha de los argentinos”, dijo Casillas antes de la final del sábado ante San Lorenzo, y lo logró.

Para vos, Mourinho

Si se deja de lado la pésima participación de España en el Mundial de Brasil, al que llegaban como campeones y se fueron en fase de grupos, el 2014 de Casillas en Real Madrid ha ido en ascenso y ha dado una vuelta de página a los años en los que estuvo en las sombras por decisión de José Mourinho.

En una guerra de egos, cuando el DT estuvo al frente de los merengues mandó al banco de suplentes al golero y capitán campeón del mundo, a quien acusaba de filtrar información del vestuario a través de su esposa, la periodista Sara Carbonero.

Casillas tuvo una fractura en una de sus manos en enero de 2013 y el club fichó a Diego López, quien inmediatamente brilló. El buen desempeño del nuevo arquero le dio crédito a Mourinho para sacar del equipo a Iker, aunque el DT no obtuvo buenos resultados y se fue a mediados de 2013.

Con Carlo Ancelotti como entrenador, el arquero tampoco la tuvo fácil en los primeros meses con el italiano. Pero en la temporada 2013-2014 jugó por Copa del Rey y Liga de Campeones y ganó ambos títulos, lo que le permitió adueñarse completamente del arco merengue en el actual curso, a pesar de la llegada del costarricense Keylor Navas.

Ya en su lugar en el mundo, el arco de Real Madrid, y con el total respaldo del director técnico, el arranque de la temporada 2014-2015 tiene a Casillas como uno de los pilares en la racha de 22 triunfos consecutivos que tiene al club español a dos victorias de igualar el récord Guinness en propiedad de Curitiba de Brasil.

El título logrado en Marruecos, coloca al golero entre los más laureados en la historia merengue: llegó a 19 conquistas en los blancos y quedó a dos de Sanchís, a quien podría alcanzar en la actual temporada si gana Champions, Copa del Rey y Liga.

Además, al ganar el Mundial de Clubes se convirtió en el único jugador en la historia del fútbol en levantar como capitán los ocho grandes trofeos con la selección y con Real Madrid: el Mundial, Eurocopa, de la que tiene dos títulos, Liga de Campeones (3), Ligas (5), Copas del Rey (2), Supercopas de Europa (2) y Supercopas de España (4). Más dos Intercoontinentales en las que no tenía el brazalete.

“Fue un 2014 que quedará en la memoria de todos, pero ya toca pensar en preparar 2015. El próximo año nos exigirán todavía más”, dijo Iker, un especialista en levantar copas.

Por el récord de partidos: va tras Raúl y Sanchís

Además de ser campeón, en la final de Marruecos, Casillas jugó su partido oficial 700 en Real Madrid. Debutó el 12 de setiembre de 1999 y es el tercer jugador que consigue llegar a esa cifra en los merengues tras Raúl, que disputó 741 encuentros, y Sanchís, con 710. En sus 700 juegos disputados, Iker registró 448 victorias, 122 empates y 130 derrotas.


Populares de la sección

Comentarios