Iberoamericano histórico para Uruguay

Con los bronces de Nicolás Cuestas y Pía Fernández, Uruguay coronó su mejor performance en el historial de los Iberoamericanos


Uruguay cerró su mejor participación histórica en los Iberoamericanos de atletismo al lograr seis medallas, tres de ellas de oro, lo que ratifica el gran momento que el atletismo celeste vive en los últimos años.

En las anteriores 16 ediciones, Uruguay había sumado un total de 17 preseas: tres de oro, cinco de plata y nueve de bronce. El domingo, en poco más de una hora, se igualaron todas las medallas doradas que había logrado en su historia, con las conseguidas por Déborah Rodríguez y Andrés Silva, en 400 vallas, y Emiliano Lasa, en salto largo.

A esos logros se le sumaron la plata obtenida por Lorena Sosa en 800 y los bronces de ayer de Nicolás Cuestas en 5.000 y Pía Fernández en 1.500. En total, fueron seis medallas, más que la tercera parte de lo que se había logrado en todos los Iberoamericanos.

"Hoy estamos en una reunían de IAAF (Federación Internacional de Atletismo) con el presidente Sebastián Coe y demás compañeros de Sudamérica y del mundo. La gran pregunta que nos hacen es cuál es la receta uruguaya. La respuesta es el trabajo, la planificación pero principalmente la formación de entrenadores y jueces", contó Pablo Sanmartino, presidente de la Confederación Atlética del Uruguay (CAU), el pasado domingo.

Además de las medallas, hubo atletas que mejoraron su rendimiento y otros mantuvieron su nivel. Déborah Rodríguez logró su primer oro Iberoamericano, Andrés Silva retuvo su título vigente en los 400 vallas, los dos hermanos Cuestas bajaron su marca personal, al igual que Gerardo Martino en los 1.500 metros y Lorena Sosa en 800.

Lo que quedó en el debe fue que los atletas que buscan marca olímpica, Silva y Déborah en 400 vallas, no la lograron y deberán seguir intentándolo, ahora en la gira europea. Andrés quedó muy cerca, necesita 49:40 y en Río hizo 49:48, mientras que su compañera –que ya está clasficada en 800 llanos- busca los 56:20 para tener su marca y el domingo hizo 57:22.

De todas formas, en la CAU y ambos deportistas, son más que optimistas de que lograrán estar en las 400 vallas olímpicas, especialidad en la que el entrenador Andrés Barrios ratificó ser un especialista ya que sus dos pupilos se quedaron con el oro iberoamericano.

Dos medallas más
"Esos uruguayos son guerreros", dijo un periodista venezolano al ver cómo Nicolás y Martín Cuestas se quedaron con el bronce y el cuarto lugar de la final de los 5.000 metros del Iberoamericano de Río ayer a la mañana en la pista del Estadio Olímpico Engenhao, escenario que será la sede del atletismo en los próximos Juegos de Río.

Los mellizos hicieron una "tremenda carrera", como expresaron a Referí, lograron una medalla y bajaron notoriamente sus marcas en esa distancia. Nicolás, cuya mejor personal era 14:24.44, hizo 13:58.60, mientras que Martín, que tenía 14:19.99, paró el reloj en 13:59.53.

Fue una estrategia en conjunto. Ambos salieron y dieron las primeras vueltas en el puesto 9 y 10. Luego, tras pasar la primera mitad, comenzaron a escalar posiciones y se unieron al pelotón principal. Y siguieron avanzando hasta quedar al frente del grupo, pasando los 4.000 con Nicolás primero con un parcial de 11:18.49.

Pero los rivales reaccionaron y los Cuestas prefirieron asegurar una medalla, lo que lograron. "Correr los dos juntos nos ayudó mucho", dijo Martín. "Sabía que él (Nicolás) me iba a ganar porque estaba más fresco que yo, que venía cansado, y en la última vuelta le dije que me pasara", explicó.

"Fue una sorpresa para todos, no para nosotros", dijo Nicolás. "Estabamos entrenando, hace un mes y medio que venimos haciendo buenos trabajos de pista y teníamos que tener una carrera así para poder correr", señaló el ganador de la medalla de bronce, quien al igual que su hermano es entrenado por el profesor Martín Mañana.

Por la tarde, llegó la sexta medalla para Uruguay: el bronce de Pía Fernández en los 1.500 y su récord nacional al hacer 4:12.61. La joven de Flores contó a Referí que tenía como objetivo buscar la marca sudamericana sub 23 en el año próximo, pero ese tiempo, 4:13.00, logró bajarlo ayer en Río. De todas formas, la argentina Carolina Lozano, que fue plata, fue quien se quedó con el mejor tiempo continental.

La jornada uruguaya la cerraron Eduardo Gregorio y Gerardo Martino en la final de 1.500, quienes no pudieron seguir el ritmo de los líderes y terminaron en los puestos 8° y 10°, respectivamente, en una carrera en el que el segundo de los celestes logró mejorar su marca personal: 3:57.08.

Fue un Iberoamericano histórico para el atletismo uruguayo, que dejó la vara bien alta para el futuro.
Cifra
13:59.96
La marca de Ricardo Vera en los 5.000 metros, de 13:59.96, lograda en 1989, fue superada ayer por los hermanos Cuestas, quienes se ubicaron en el puesto 2° y 3° de los mejores uruguayos en esa distancia. El 1° lo tiene Néstor García: 13:47.06, del año 1975.


"La pregunta que nos hacen es cuál es la receta uruguaya. La respuesta es trabajo, planificación y formación" Pablo Sanmartino presidente de la CAU

Populares de la sección

Acerca del autor