“Hubo rebeldía”

Darío Rodríguez destacó la actitud que tuvo Peñarol en el segundo tiempo y dijo que eso los encaminó al triunfo

El capitán de Peñarol, Darío Rodríguez, destacó la actitud que tuvo su equipo y explicó que “la rebeldía del grupo fue clave” para conseguir el triunfo ante Wanderers, que lo deja en la puerta de la consagración en el Torneo Apertura.

“Wanderers nos quitó la pelota y la manejó muy bien con jugadores que trabajan en gran forma. Eso ya lo sabíamos, pero hubo rebeldía en el equipo y eso resultó determinante. Este es un grupo bárbaro y quedó demostrado. Todos, más allá de jugar bien o mal, dejamos todo en pos del grupo”.

Darío agregó: “Era fundamental ganar porque en el entrentiempo sabíamos todos los resultados, incluido el de El Tanque que era el que faltaba. De todas formas, en el arranque del segundo tiempo se hizo cuestaarriba, pero afloró la rebeldía del grupo y conseguimos los tres puntos, que era lo que salimos a buscar”.

El futbolista de Peñarol destacó: “Siempre hablamos de mantener la humildad y de pensar que el partido siguiente es el más importante. Ahora estamos en una posición privilegaida, pero estuvimos también en el otro lado y tenemos que saber que no ganamos nada”.

Sobre el gol, el primero que convirtió en el actual campeonato, Darío Rodríguez dijo que Carlos Grossmüller le hizo señas que fuera para ahí. “Yo solo tuvo que poner la cabeza, el resto lo hizo Carlitos”, destacó.

Peñarol ganó bien

Pese a los cuestionamientos que realizó al arbitraje de Silvera ayer, el entrenador de Wanderers, Alfredo Arias, dijo que el juez nada tuvo que ver en el resultado: “Para nada, Peñarol nos ganó bien”. Y aclaró sobre la labor de la terna: “Lo que quiero decir es que pudimos tener más peso en ofensiva si cobraban las faltas”.

Sobre la labor de Silvera, Arias se refería a “no menos de tres o cuatro faltas de atrás que no fueron cobrados. Eso no puede pasar por el bien del fútbol uruguayo. Porque si proponés ante un estadio en contra y venís a jugar, necesitás la protección del juego”.

También relató una anécdota que vivió con el segundo línea: “En un momento lo llamé: ‘Línea, línea”, porque no sabía su nombre, y como no me respondía le grité, para que me escuchara porque quería decirle algo: ‘Amigo, amigo’. Y me respondió: ‘Yo no soy amigo tuyo’”. 


Populares de la sección

Comentarios