“Hoy se necesitan espaldas para gobernar a Nacional”

El sábado son las elecciones tricolores y el candidato a presidente habló de “reordenar” el club, de llegar a 100.000 socios, de balancear el plantel y dijo que añora a De León

¿Por qué el sábado los socios de Nacional tienen que votar a la Lista 5, ¿cuáles son las propuestas?

Programas hay miles, pero lo más importante son las personas que implementen esos programas. No tengo la menor duda de que la Lista 1 es una excelente Lista, pero estoy convencido de que la Lista 5 es muchísimo mejor. Tenemos un grupo de gente heterogéneo, probado, porque en nuestra lista está toda la estructura de dirigentes que hace 15 años vienen trabajando. Como dijo Iocco, la experiencia es fundamental. A Nacional se puede venir a aprender como dirigente, pero el derecho de piso en la toma de decisiones se paga carísimo.

¿También hay gente nueva?

Estamos incorporando generaciones nuevas para formarlos como los futuros dirigentes de Nacional, y también dirigentes nuevos que nunca se habían arrimado al fútbol como en el caso de Luis Fernández o José Decurnex y que creemos serán un aporte valiosísimo.

Para potenciar el club.

Es que no se puede dejar un club bárbaro si antes no se hizo el ajuste, y si antes alguien no lo hizo no se pueden construir más tribunas. Lo peor que podemos hacer con estas cosas es ponerle nombre propio. Si sumamos lo mejor de cada uno de nosotros, el club se potencia. El  mejor ejemplo es lo que fue la dupla Navascués-Balbi, cada uno por su lado son uno cada uno, Balbi mas Navascués, en vez de uno más uno es dos, con ellos es tres o cuatro.

¿Si fue siempre suplente de Alarcón, ¿por qué no hubo una lista única?

Me impuse a lo largo de todos estos años no hablar de gente. Nunca hablé de gente, hablé de temas. Hay una elección, la elección es sana, yo no voy a hablar de Alarcón. Creo que es clarísimo que quieren polarizar entre Alarcón y yo, es ostensible que es una estrategia electoral, están buscando a ver si reacciono, si me caliento y no voy a responder. Me quedo con las palabras de Alarcón hace menos de cuatro meses en El Observador, ‘Eduardo tuvo gestos exquisitos hacia mi gestión, nunca molestó y voy a hacer lo mismo’.

Pero queda esa imagen de división.

Yo no la abono. Hoy lo que el socio de Nacional no quiere es ver a su gente peleándose, es volver atrás a los enfrentamientos de los ‘90 donde se peleaban el presidente y el vicepresidente y así terminó Nacional, o a los enfrentamientos que llevaron a Restuccia a terminar preso.

Aunque a veces incomoda lo que sucede.

Miremos para adelante. Siempre pongo de ejemplo el gesto de Víctor Della Valle cuando perdió: me dio la mano, un abrazo y me dijo, ‘Eduardo soy hincha de Nacional, contás con todo mi apoyo’. Ese gesto, esa paz política, esa gobernabilidad que me dio, fue la que me permitió gobernar Nacional y fue la que le dimos nosotros a Ricardo.

¿Cómo valora usted los seis años de gestión de Alarcón?

De seis preguntas que me hicieron, cuatro la llevaron al mismo lado. Es ostensible que quieren llevar el tema a que yo hable de Alarcón. ¿Cuál fue nuestra primera medida de gobierno?, ¿qué dijimos cuando empezó la campaña?; ante cada ataque, una propuesta de gobierno; ¿cuál fue la primera propuesta de gobierno que presentamos?, llegar a 100.000 socios, ¿por qué?, para dar una señal de que yo iba a construir sobre algo muy bueno que había hecho con su impronta personal esta directiva con su presidente. Hay que ser muy ciego para no darnos cuenta que Nacional en 15 años ganó nueve campeonatos cuando de 1997 para atrás en 25 ganó tres. Construimos el Parque Central, hemos hecho un club que estaba en una situación muy precaria, lo consolidamos administrativamente, lo profesionalizamos, aumentamos el caudal de socios y cada uno le puso una impronta. Hoy Nacional está muchísimo mejor que antes y tenemos que seguir construyendo sobre eso. ¿Cómo fue la gestión? Muy buena. Me voy a desdecir de todo lo que dije durante seis años, no. Lamentablemente, todo lo que ganó en repecho lo está perdiendo en la bajada. Lo que me duele es que pareciera que ahora todo lo bueno que yo había generado para que pudiera ser suplente o en su momento acompañar, en una semana se perdió.

Peñarol se consolidó deportivamente, cortó una racha...

No confundir recreo con vacaciones...

¿Está bien, pero ganó el Apertura y se encaminó a ganar el Uruguayo, ¿esto hace que Nacional deba transformarse?

Lo primero que uno tiene que hacer es esperar que los socios se pronuncien, después dar las señales claras de que estamos todos juntos y a partir de ahí empezar a hilar filo. Creo que Nacional tiene un muy buen plantel pero desbalanceado y habrá que hacer retoques. Además, yo no conozco al técnico de Nacional, no he tenido contacto con él; lo mínimo que corresponde es tener una conversación con él. Tengo que conocer el plantel, los contratos, fijar una política institucional: Nacional debe tender a un plantel de 25 jugadores mayoritariamente con gente del club y con cinco, seis o siete jugadores que hagan la diferencia y que la justifiquen. Hay que ir hacia eso.

La gente añora a De León.

Yo lo añoro, si yo lo traje a De León. La gente se olvida que cuando don Dante quería a Mujica y el grueso de la directiva quería a Ribas, unos poquitos trajimos a De León y a Gesto. Tengo claro que a Nacional le haría muy bien que Hugo esté vinculado al club, pero antes tengo que hablar con él. En este caso, así como hay directores técnicos que necesitan espaldas para dirigir a Nacional, hoy se necesitan espaldas para gobernar a Nacional. Hay cosas para hacer y se necesita crédito. Vuelvo a Nacional a reordenar el club en algunos temas y que no se sienta molesto nadie. Y lo que se desordenó, lo desordenamos entre todos, vendimos mucho y gastamos mucho. Y queríamos ganar la Sudamericana y la Libertadores y contratamos, y todos estábamos en la directiva.

¿Se puede sostener un estadio de 30.000 personas con 100.000 socios?

Las únicas veces que se llenó el Parque fue cuando los socios entraron gratis. El hecho de poner socios gratis vas a cambiar dos cosas: muchos dijeron esto es una demagogia y es sentido común. Hoy los precios de las entradas y los precios de los socios incentivan a no ser socios, y cuando te conviene vas y pagas. De esta manera vas a incentivar a ser socios. Para que tengas una idea, Nacional con 100.000 socios, a US$ 100 por socio, estás ganando US$ 10.000.000, solucionás buena parte del problema que tenés. Al ser los socios gratis van a querer venir y ahí se va a dar el problema, vas a valorizar las butacas, porque el que quiera estar cómodo, llegar, y ahí se va a generar la demanda genuina para que crezca el Parque.

¿Es posible un estadio sin alambrados, como propuso Alarcón...?

Lo habló Morgan al principio… No tengo la menor duda que es posible, tiene que haber un cambio cultural. El tema de la seguridad es importante. Y miremos lo que pasó el otro día en el Estadio Centenario (en el partido Peñarol-Juventud). Bruto lío, corrieron a los policías. Y hay un silencio con respecto a ese tema; voy a estar atento a ver si el tribunal de penas actúa de oficio, porque esto es defender a Nacional en todas la canchas.


Fuente: Juan José Díaz y Luis Inzaurralde

Populares de la sección

Comentarios