Histórica clasificación de River Plate

El equipo de Carrasco resistió en Chile y consiguió un empate 0-0 para asegurar su ingreso a la fase de grupos
River Plate histórico. Empató 0-0 de visitante con Universidad de Chile y avanzó a la fase de grupos de la Copa Libertadores que disputa por primera vez. River Plate heroico. Aguantó el 2-0 logrado en la ida contra un Estadio Nacional repleto y ante un gigante trasandino con su espeso presupuesto y figuras de renombre continental. River Plate resistente. Había que defender y defendió como nunca.

Así hizo historia el darsenero. Con un planteo inteligente y una muestra de madurez de su entrenador, Juan Ramón Carrasco.

Porque las circunstancias llevaron al equipo de Sebastián Beccacece a modificar el esquema con el que jugó el partido de ida en el Campus de Maldonado (0-2), colocando tres defensores, dos carrileros, un volante central, dos creativos y dos puntas.

Previendo el aluvión que lo esperaba, JR conformó una línea de cuatro final con cuatro zagueros centrales: Kily González, Ronaldo, Darío Flores y Agustín Ale.

Quienes fueron laterales en el partido de ida –Giovanni González y Diego Rodíguez– jugaron al lado de Ángel Rodríguez para que los del fondo no sufrieran el 2-1 por afuera.

Por delante de ellos se movió Fernando Gorriarán como enganche y arriba quedaron Michael Santos y Nicolás Schiappacasse.

Así salió un primer tiempo parejo. Con Universidad de Chile como protagonista volcando los ataques mayoritariamente por derecha con las subidas del ex Nacional Matías Rodríguez. Pero con River al acecho, dispuesto a aprovechar los espacios con la velocidad de sus atacantes.

El período inicial fue fuego contra fuego. Santos lo tuvo dos veces: primero se la picó muy corta a Johnny Herrera, después definió de afuera del área sin precisión, a las manos del golero. Schiappacasse tuvo un tiro libre que zumbó un ángulo y Gorriarán probó suerte con una bala que pasó cerca del palo izquierdo.

Del otro lado, la figura de Nicola Pérez se hizo fuerte desde el inicio. Primero salvando un tiro libre de Gustavo Canales y después impidiendo un autogol de Diego Rodríguez.

Los argentinos Fabián Monzón y Rodríguez también probaron suerte, pero sus intentos se perdieron, por poco, afuera.

El partido estaba para cualquiera de los dos. Cada cual con sus armas generó cuatro chances de gol en ese intenso primer tiempo.

El segundo fue otra historia. Porque la U se reiteró en un libreto que no tuvo lugar para variantes ni sorpresas, lo cual facilitó la tarea defensiva de los uruguayos.

River cerró filas y a medida que pasaron los minutos se fue desinteresando por el contragolpe para robustecer su defensa.

Los chilenos carecieron de claridad en todo el partido. Pero en el segundo tiempo, las dificultades para acertar en el último pase o rematar al arco fueron alarmantes.

Mucho mérito de eso tuvo la gran faena defensiva del equipo de Carrasco. Aunque suene paradójico.

Porque a las seguras manos de Pérez se sumó un imponente trabajo de Ronaldo Conceiçao que ganó cada vez que salió al descubierto, que se impuso siempre en el juego aéreo y que bloqueó una impresionante cantidad de remates dentro del área.

Bien secundado por Flores y con un Kily González que supo disimular su falta de velocidad con una gran técnica de marca, River defendió el área de manera perfecta, siempre asistido por un Ángel Rodríguez que retrocedió para colaborar como rueda de auxilio.

Palmeiras, Nacional y Rosario Central esperan ahora por River que ya hizo historia.


Embed
">



Populares de la sección