Hermetismo, dudas y versiones sobre la salud de Schumacher

Pese a que sigue sin caminar ni poder hablar surgen noticias de que el expíloto de Fórmula Uno es sacado en silla de ruedas al jardín

Que necesita un milagro para vivir, que no hay señal en el horizonte, que no puede caminar ni hablar, son algunas de las versiones que surgen sobre el estado de salud del expíloto de Michael Schumacher. Pero la realidad es que sigue reinando el hermetismo sobre la figura del alemán tras el terrible accidente en diciembre de 2013 mientras esquiaba en la estación francesa de Meribel.

Según el rotativo News Everyday, el expiloto alemán está instalado en su casa de Suiza, junto al lago de Ginebra, donde un operativo médico formado por 15 hombres velan por su salud y cuidan al detalle de su recuperación.

Las últimas noticias sobre el estado de salud de Michael Schumacher indican que sigue sin poder hablar ni caminar, aunque sí puede ser sacado al jardín de su mansión en Ginebra en silla de ruedas.

News Everyday informa que para evitar que los medios de comunicación, fotógrafos o fans tomen fotos de Schumacher mientras es paseado por el jardín de su mansión, se instalaron una serie de tiendas alrededor del muro de su casa para que nadie pueda invadir su intimidad.

Mundo Deportivo señaló que un neurocirujano que quiso mantenerse en el anonimato aseguró que el expiloto "necesita un milagro para seguir vivo", mientras que 'The Daily Express' asegura que los progresos son "dolorosamente lentos" y que aún "no hay ninguna señal en el horizonte".

En febrero, Luca Cordeo Di Montezemolo alertó sobre el deteriorado estado en el que se encuentra Schumacher. "Tengo noticias acerca de él y lamentablemente no son buenas".

En las últimas horas el presidente de la FIA, Jean Todt, afirmó que el siete veces campeón del mundo necesitaba "un milagro para seguir vivo" y que "está librando la batalla más importante de su vida".