Herido de bala en la Ámsterdam evidenció fallas en la seguridad

Se vuelve a poner sobre la mesa la ausencia de la policía en las tribunas
Un arma en plena tribuna Ámsterdam, dos disparos en uno de los baños de ese sector y un herido en un brazo y una pierna. La fecha del fútbol uruguayo quedó paralizada anoche cuando se jugaba el partido entre Rampla Juniors y Peñarol, el último de la novena jornada del Uruguayo Especial, y se produjo un nuevo hecho de violencia. Uno más.

El episodio ocurrió cuando se disputaban 10 minutos del primer tiempo, según indicó a VTV José Luis Otero, de la gremial de Recaudación de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF).

Minutos después, la versión del incidente comenzó a correr en la prensa y en las redes sociales y luego, cuando iban 28 minutos, se notificó de lo que había ocurrido a la cuarteta arbitral, la que tiene la última palabra para decidir si un partido se suspende.

La determinación fue que el encuentro siguiera hasta el final del primer tiempo. Luego, se realizó una reunión entre la cuarteta arbitral, los representantes de los clubes, el responsables del operativo de seguridad de Policía y directivos de la AUF, en la que se resolvió suspender el partido debido a que no estaban dadas las garantías para continuar.

En tanto, se informaba que el baleado era trasladado al Hospital de Clínicas, fuera de peligro.

Nelson Telias, de la Comisión de Seguridad de la AUF, explicó a Referí que tras el partido el veedor hará un informe a base de lo que observó y a los testimonios del jefe del operativo de seguridad. Además, habrá otro informe, el confidencial, con la versión del árbitro del partido, Christian Ferryra.

Esos documentos llegarán hoy a la hora 18 a la Comisión Disciplinaria de la AUF, que será la que deba analizar el tema y decidir si toma sanciones o no.

La comisión dará traslado por cuatro días hábiles a los clubes involucrados y el próximo lunes habrá audiencia con los testigos, la prueba y el informe de la Comisión de Seguridad. El jueves 3 de noviembre se dictará el fallo.

Otra vez los cacheos

El tema de si hubo o no cacheos y cómo fue posible que un arma ingresara al Centenario volvió a instalarse luego de que trascendiera el nuevo episodio.

Desde la seguridad de Peñarol ya habían denunciado que en partidos anteriores sus hinchas habían sido robados con armas tanto en el interior del Campeón del Siglo como en la Ámsterdam, cuando los aurinegros son visitantes.

Telias indicó a Referí que hubo cacheos "en todas las puertas de la Ámstedam", y que los mismos habitualmente se hacen hasta unos 10 minutos luego de comenzados los partidos, cuando ya no queda más gente que ingresar. Pero el ingreso de un arma demostró que hubo fallas en los controles.

Por su parte, Ignacio Charlo, encargado de la seguridad privada contratada por la AUF señaló a VTV que desde que se abrieron las puertas comenzaron a hacer cacheos con paletas detectoras de metales y dijo que "era difícil" que alguien ingresara antes debido a que las puertas estaban cerradas.

Charlo señaló que los cacheos fueron hechos en las puertas 7, 9 y 10 de la Ámsterdam, "todas las que se habilitaron" en esa tribuna, y en la puerta 24 de la América, donde ingresaban los hinchas de Rampla Juniors.

A su vez, agregó que no hubo controles en la Olímpica: "Nosotros realizamos cacheos en las puertas que la Comisión de Seguridad nos indica". El violento episodio de anoche vuelve a poner en cuestión el hecho de que la policía ya no ingresa a las tribunas de los estadios para garantizar la seguridad de los mismos.

Ese punto fue uno de los focos de enfrentamiento entre la AUF y el Ministerio del Interior previo al arranque del Uruguayo Especial.

¿Cuál fue la fórmula del arreglo? Que la Policía trabajara en los puntos de acceso colaborando con los cacheos y que entrara a las tribunas solo en caso de ser necesario. La AUF dijo en su momento que esa solución no era viable hasta que no se implementara el nuevo sistema de cámaras de vigilancia que el Ministerio del Interior le exigía.

¿Clásico sin hinchas?

Peñarol se enfrenta ahora a nuevas suspensiones. El aurinegro jugó la fecha pasada ante Villa Española a puertas cerradas por el incidente ocurrido en la primera etapa, cuando al finalizar el partido en el Campeón del Siglo un grupo de hinchas de la tribuna Henderson le tiró objetos al juez Daniel Fedorczuk.

Por ese hecho, el club carbonero recién podrá volver jugar con hinchas en su estadio en la etapa 12, cuando sea local ante Cerro.

"Peñarol tiene antecedentes, pero lo que ocurrió ayer es distinto a lo que pasó aquella vez en el Campeón del Siglo, no tiene nada que ver", dijo a Referí un integrante de la Comisión Disciplinaria.

En la próxima fecha será visitante ante Racing, luego local con Cerro y Nacional, visitante con River Plate y locatario con Defensor Sporting. La pelota pasó ahora a la Comisión Disciplinaria que deberá decidir si el partido se reanuda y en qué condiciones, y si Peñarol debe ser sancionado por un nuevo hecho de violencia protagonizado por sus hinchas.


Populares de la sección

Acerca del autor