Heat y Spurs confirman su dominancia

Con dos victorias a domicilio ante Chicago y Golden State se ponen 2-1 en sus respectivas series.

Los Heat de Miami y los Spurs de San Antonio comenzaron a encontrar su mejor juego de equipo que les permitió conseguir sendas victoria a domicilio en sus respectivas eliminatorias de semifinales de las Conferencias Este y Oeste y recuperaron la ventaja de campo que habían perdido.

El pívot Chris Bosh surgió con su mejor juego de poder bajo los aros y guió a los Heat al triunfo de visitantes por 94-104 ante los Bulls de Chicago en el tercer partido de la eliminatoria de semifinales de la Conferencia Este, que disputan al mejor de siete.

La victoria permitió a los Heat poner la eliminatoria 2-1 a su favor y recuperar la ventaja de campo después que la habían perdido al caer derrotados en el primer partido que disputaron en el American Airlines Arena, de Miami.

El cuarto partido de la serie se jugará el próximo lunes, en el mismo escenario del United Center, de Chicago.

Bosh, que no había mostrado su mejor juego en los dos partidos anteriores, en el tercero se convirtió en el hombre clave y ganador al conseguir un doble-doble de 20 puntos (8-16, 1-2, 3-4), capturó 19 rebotes --nueva marca en playoffs--, incluidos 14 defensivos, repartió dos asistencias, recuperó un balón y puso dos tapones.

El pívot titular de los Heat dominó las acciones dentro de la pintura y fue el que mantuvo al equipo en el partido junto al alero estrella LeBron James, que lideró el ataque al conseguir 25 puntos y además les recordó a los jugadores de los Bulls, que si lo que querían era dureza física también la tendrían como respuesta.

James jugó 44 minutos y aportó 25 puntos (6-17, 2-4, 11-11), capturó ocho rebotes, repartió siete asistencias y recuperó dos balones.

Ambos, James y Bosh fueron los que dieron energía durante toda la noche a los Heat también tuvieron el factor sorpresa de su lado con el base reserva Norris Cole, que por segundo partido consecutivo fue el sexto hombre al aportar 18 puntos (6-7, 3-3, 3-3), dos rebotes y una asistencia en sólo 24 minutos que estuvo en el campo.

La aportación de Cole tuvo doble valor ya que compensó otra actuación mediocre del escolta estrella Dwyane Wade, que nunca se entendió con James y aportó sólo 10 puntos (5-7, 0-0, 0-0), cinco asistencias y cuatro rebotes.

James, que se sobrepuso al duro marcaje que le hicieron los jugadores de los Bulls, incluido el pívot reserva Nazr Mohammed, que fue expulsado en el segundo cuarto por darle un empujón intencional y tirarlo al suelo, anotó 12 puntos en el cuarto periodo y fue la estrella.

Los Bulls, que siguieron con las bajas del base Kirk Hinrich (lesionado) y el alero sudanés Luol Deng (enfermo), tuvieron al veterano ala-pívot Carlos Boozer como el líder del ataque al anotar 21 puntos y encabezar la lista de los cinco titulares que lograron números de dos dígitos.

El alero Jimmy Butler y el base Nate Robinson consiguieron 17 tantos cada uno, mientras que el escolta italiano Marco Belinelli llegó a los 16 tantos.

De nuevo el pívot Joakim Noah, que recibió una falta técnica en el primer periodo del partido, la cuarta en lo que va de eliminatoria, consiguió un doble-doble de 15 puntos, 11 rebotes, cuatro asistencias, recuperó dos balones y puso dos tapones antes que dejase el campo en el cuarto periodo por acumulación de seis faltas personales.

El base francés Tony Parker (32 puntos, cinco asistencias y cinco rebotes) dio nueva energía al ataque de los Spurs y todo el equipo también recuperó su mejor versión defensiva que les permitió ganar a domicilio (92-102) a los Warriors de Golden State en el tercer partido de las semifinales de la Conferencia Oeste.

Los Spurs se colocaron 2-1 en la serie al mejor de siete partidos y recuperaron la ventaja de campo después de haber perdido el segundo en el AT&T Center, de San Antonio.

El cuarto partido de la serie se jugará el domingo en el mismo escenario del ORACLE Arena, de Oakland.

Junto a Parker el veterano ala-pívot Tim Duncan también hizo una gran labor individual y de equipo al aportar un doble-doble de 23 puntos, 10 rebotes, incluidos nueve que fueron defensivos, repartió tres asistencias, recuperó un balón y puso dos tapones.

El alero Kwahi Leonard también se mantuvo en su línea de jugador completo y logró 15 puntos y nueve rebotes, mientras que el escolta reserva, el veterano argentino Manu Ginóbili (12 puntos, cinco rebotes y cuatro asistencias), reivindicó su condición de sexto hombre y fue decisivo en la segunda parte.

El escolta Klay Thompson volvió a ser el líder de los Warriors, pero esta vez su aportación llegó a los 17 puntos después de fallar 13 de 20 tiros de campo y no fue factor ganador como sucedió en el segundo partido.

Mientras que Curry tampoco llegó a la pista con la mejor inspiración encestadora aunque comenzó el partido con un triple, pero al final su aportación fue de 16 puntos al fallar 12 de 17 tiros de campo.

En su justificación se encuentra que volvió a resentirse del esguince que sufre en el tobillo izquierdo y ahí se acabó el protagonismo de su juego dentro del equipo y del partido.


Fuente: EFE

Populares de la sección

Comentarios