Hay vida sin la raqueta

Djokovic y Nadal disfrutaron de la familia en un breve respiro que les dio el calendario

Luego del fin de semana de Copa Davis, que terminó el domingo 15, las grandes estrellas del tenis mundial se tomaron un merecido descanso antes de encarar el próximo compromiso, donde empieza, ahora sí, la recta final del año que los lleva al Masters de Londres y a la definición de la Copa Davis, cuando promedie el mes de noviembre.

Lejos de la tensión de los torneos y con un ritmo de entrenamiento más llevadero, el número uno del mundo, el serbio Novak Djokovic, y su escolta en el ranking, el español Rafael Nadal, decidieron dedicar tiempo a la vida social.

Porque para ellos no solo es tenis la vida y eso no significa que sean poco profesionales, sino todo lo contrario. Nunca envueltos en escándalos, generalmente de ciudad en ciudad y lejos de casa gran parte del año, cuando llega setiembre, después de que pasa el último Grand Slam de la temporada (el US Open), hay tiempo y espacio para la vida fuera de las canchas.

La familia ha sido el plato preferido para estas mini vacaciones, además de citas sociales, premiaciones y, por qué no, decir que sí a eventos como las exhibiciones que tendrá a las dos figuras en suelo sudamericano una vez que finalice el calendario.

El miércoles, mientras Nadal se enteró de que recibirá un nuevo galardón sin jugar, siendo distinguido como “Hijo adoptivo de Madrid”, Djokovic le contaba al mundo que quedaba match point en contra jugando para el cuadro de los solteros.

Es que en la misma jornada que el Ayuntamiento de Madrid aprobó otorgar la distinción al balear debido a la trayectoria deportiva y a su vínculo con la capital de España, el serbio, en el paradisíaco principado de Mónaco, selló su compromiso de casamiento con su novia Jelena Ristic, esa que sufre sentada en la tribuna en cada punto de Nole.

Héroe nacional
El título de “Hijo adoptivo” es la principal distinción que el Ayuntamiento de Madrid otorga a personas que no hayan nacido en la capital española y así, Nadal, acostumbrado a romper estadísticas de grandes tenistas, estará ahora a la altura de destacadas celebridades de otros ámbitos. El deportista sumará este galardón a otras distinciones nacionales como la Medalla de Oro de Madrid y el premio Príncipe de Asturias.

Pero no todo ha sido formalidad para el balear, pues los días sin competencia le han permitido reunirse con su nutrida familia y disfrutarlo, como lo ha expresado a través de su cuenta de Twitter, en la que se mostró sonriente en una foto rodeado de parientes. “Cenando con mis primitos en un día muy especial”, expresó en la red social.
 
Un romántico
En otro sitio de Europa, Djokovic jugaba otro partido. Ocho años de noviazgo y un sinfín de viajes por todo el mundo fueron necesarios para que Jelena Ristic pudiera quebrar al número uno y conseguir el “sí” que la transformará en la señora Djokovic a finales de año.

Según los medios serbios, el compromiso fue el lunes pasado y tuvo lugar en Monte Carlo, donde reside la pareja. La encargada de confirmar la noticia fue la madre del tenista, Dijana Djokovic.

Luego, Nole publicó una foto en su cuenta de Twitter en la que se los ve a los novios abrazados y sonrientes: “Conoce a mi novia y futura esposa. Estamos felices, gracias por sus maravillosos deseos”, agregó el tenista.

El calendario les dio respiro y fue bien aprovechado, pero la semana que viene, la batalla por ver quién termina al tope del ranking en la temporada 2013, empieza de nuevo.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios