Hay 400 personas que participan de lo que para la Policía es una organización delictiva

En el expediente que está en la Justicia hay implicados barras de varios cuadros, pero también dirigentes y empresarios
La investigación que desde hace casi dos años la Policía lleva adelante sobre los barrabravas determinó que quienes lideran lo que para los investigadores es una organización para delinquir son unas 50 personas, que a la vez habilitan a que otras 400 participen del negocio.
 
“Descabezando a esas 50 se termina la joda de los barras”, dijo una fuente de la investigación a El Observador.
 
Y añadió: “En el expediente que ya está en la Justicia hay de todo, barras obviamente y de varios cuadros, pero también dirigentes, empresarios e intermediarios que brindan servicios como, por ejemplo, el de los traslados internacionales”.
 
Uno de los delitos aparentemente comprobados –es decir, en el cual hay pruebas documentales y grabaciones–, es el tráfico de armas.
 
Especialmente preocupa a la Policía situaciones como las registradas por una intervención telefónica en la que un hincha se comunicó con el club y desde allí no sólo le coordinaron el dinero para alquilar ómnibus que muchas veces no cumplen con los requisitos fijados para el transporte de pasajeros, sino que también se le ofrecieron armas de fuego.
 
La Justicia tiene en su poder pruebas que demuestran que dirigentes de fútbol le vendieron armas a barrabravas de un club. Desde hace tiempo el gobierno decidió realizar acciones de Inteligencia en el seno de las hinchadas que, según fuentes oficialistas, empiezan a dar resultados, algunos “más sorprendentes de lo esperado”.
 
Fuentes de la investigación anunciaron a El Observador inminentes medidas y decenas de citaciones de dirigentes del fútbol, gente allegada a los clubes, empresarios, líderes de las hinchadas y, si algunas pruebas se consolidan, hasta un dirigente político. Además del tráfico de armas y droga, entre los delitos constatados se cuenta el traslado y las salidas del país de ciudadanos requeridos por la justicia y violación a las normas del transporte internacional.
La Policía venía advirtiendo que eran muy débiles los controles sobre las barras que salen del país cuando sus clubes juegan en el exterior.
 
La investigación policial llevó casi un año, en el marco de la cual policías se mezclaron con las hinchadas, obtuvieron informantes e interceptaron llamadas telefónicas. Las pruebas son contundentes con respecto a dirigentes de un club. En el caso de los otros implicados, las fuentes no precisaron si las pruebas reunidas son suficientes.
 
La dimensión del asunto llevó a los investigadores de la Policía a definir que se estaba ante una organización para delinquir, por lo cual se encaró el asunto considerándolo como “crimen organizado”.
 
En la maduración de este operativo e investigación que realiza la Policía sobre los barrabravas se pudo afinar la investigación sobre riñas entre hinchadas en las que no necesariamente hay muertos.
 
Recientemente hinchas de Cerro agredieron a parciales de Nacional. La Policía tiene identificadas a cuatro personas como responsables de los incidentes. Las fuentes estimaron que la situación de conflicto gremial por la que atraviesa el Poder Judicial puede estar demorando la citación de estas personas. Al parecer, esta vez sí hay pruebas que habilitarían su procesamiento.
 
“Nosotros no buscamos que sean necesariamente procesados con prisión”, dijo un oficial, “en todo caso que le pongan tobilleras y los obliguen a estar alejados de los estadios cuando juega su cuadro”.
 
Juez pidió lista de dirigentes
 
El juez Homero Da Costa solicitó a varios clubes de la AUF la lista de dirigentes que integran su directiva. En concreto, pidió la lista de los dirigentes de Nacional, Peñarol, Cerro y Danubio, entre otros equipos, informaron fuentes del caso a El Observador. La indagatoria se centra en las barras bravas de estas cuatro instituciones, que además de ser las más numerosas y organizadas, también suelen ser las que generan más enfrentamientos. En abril del año pasado, la comisión honoraria para la prevención, control y erradicación de la violencia en el deporte ratificó el protocolo de seguridad firmado en 2008 por los Ministerios del Interior y Deportes y la AUF, que establece, entre otros asuntos, que los clubes deben designar coordinadores de seguridad, que son, generalmente, los líderes de las barras bravas.
 
Bebidas vencidas en las tribunas
 
La indagatoria sobre el vínculo entre las barras bravas y los dirigentes sorprendió a los investigadores. El juez inició la investigación para profundizar en la entrega de entradas de dirigentes de hinchas, pero se encontró con un mar de fondo bastante más turbio. Entre otros hallazgos, la Policía se percató de que las bebidas que se venden en alguna tribuna del Centenario estaban vencidas desde hace cuatro años.

Populares de la sección

Comentarios