¿Hasta dónde puede llegar Déborah?

La mejor deportista uruguaya tiene apenas 21 años y un currículum impresionante, pero su técnico no se arriesga a decir que puede ser finalista olímpica

Si será exitista el deporte uruguayo. Heber Viera fue el mejor velocista blanco de la temporada 1999 y se le exigió correr a la par de los negros.

Santiago Urrutia apenas debutaba en Fórmula 3 Open e inmediatamente se empezó a especular con su desembarco en la Fórmula 1. ¿Qué le se le pedirá ahora a Déborah Rodríguez tras ganar cuatro medallas en el Sudamericano sub 23 de atletismo? ¿Ser campeona mundial? ¿Ser medallista olímpica?

El Observador consultó a su entrenador, Andrés Barrios. El hombre que formó a Andrés Silva.

Un tipo que recibe ofertas millonarias para ir a entrenar a Brasil, Puerto Rico o Ecuador. Pero que no cambia por nada del mundo su Campus de Maldonado.

“Tendría que ser muy poco realista o muy iluso para decir que va a ser finalista olímpica en Río (2016) o medallista en Juegos Panamericanos”, expresó.

¿Por qué? “Porque de Sudamérica somos el país con peor presupuesto en materia de atletismo, porque hacemos pruebas de velocidad en clima de invierno, porque tenemos pocas carreras de calidad en el año, porque si bien podemos hacer giras, las mismas son cortas y nos es difícil elegir las carreras y los rivales que queremos”, argumenta.

Déborah es joven. Tiene apenas 21 años (cumple 22 en diciembre). Por eso Barrios la compara con Silva que este año fue campeón Iberoamericano y estampó la mejor marca de la historia del atletismo nacional (48.65) que lo dejó en el sexto puesto del ranking mundial del 400 vallas.

“Andrés tiene 28 años y recién ahora está entre los 10 mejores del mundo en su prueba. Déborah está corriendo en tres pruebas y con el tiempo deberá consolidarse en una. Andrés recién a los 24 se decantó por el 400 vallas. Es mucho trabajo, un objetivo a muy largo plazo y después, como en todo deporte de tiempo y marca, se te puede dar o no”, afirmó Barrios. 

“Lo que hacemos acá en Uruguay es una hazaña, es algo único e increíble si se lo compara con los otros países”, agregó.

El año deportivo se terminó para Déborah que el martes fue distinguida con el Charrúa de Oro por el Círculo de Periodistas Deportivos.

Ganó dos medallas de oro en los Juegos Odesur de Santiago (400 vallas y 800 m) y plata en el Iberoamericano de San Pablo (400 vallas). El fin de semana pasado, en la pista Darwin Piñeyrúa y en el Sudamericano sub 23, se colgó el oro en 400 m llanos con nuevo récord nacional, 800 m y 400 vallas, además del bronce en la posta 4x400 m.

El año que viene la espera el Sudamericano de mayores en junio, los Juegos Panamericanos de Toronto en julio y el mundial de Pekín en agosto.

Los Juegos Panamericanos pueden verse como un plato apetecible. Pero basta mirar las mejores marcas de este año (la mejor es 53.41 y Déborah está 61ª con su 56.60) o las 10 mejores de todos los tiempos para darse cuenta del poderío de Estados Unidos y Jamaica.

De la calidad y cantidad de sus atletas. Y también del número de dopajes positivos que registran para darse cuenta de lo lejos que está Uruguay de la elite mundial del atletismo.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios