Hagan juego: se viene un fin de año espectacular

El tenis llega a la recta final de la temporada con el N°1 abierto y varios candidatos en la carrera de campeones

Roger Federer renació. Su lenta pero invariable caída –llegó a estar octavo en marzo– se revirtió con una segunda mitad de año más acorde a sus años de oro. Ahora llega al final de la temporada con chances de recuperar el N°1, lo que ratifica la tónica de una temporada impredecible.

El 2014 ha sido el año en que Wawrinka y Cilic sorprendieron ganando Australia y el US Open respectivamente, el mismo en que el japonés Kei Nishikori ascendió como futura estrella y en que Berdych definió todos los grandes. Y ahora, de cara al final, cinco tenistas tienen la chance se sumarse al Masters, mientras Djokovic y Nadal pueden bajarse a último momento.

En el ranking Federer acortó 2.500 puntos respecto a Djojkovic, cuando quedan 2.500 por jugarse. El suizo, que ganó el Masters de Shanghai –además quedó a mil puntos en la carrera de campeones– juega esta semana el ATP 500 de Basilea, donde defiende 300 puntos, mientras que Djokovic no salta a la cancha.

El serbio sí la tendrá complicada la semana que viene, cuando defienda mil puntos del Masters de París, contra 360 del suizo.

Pero además, Djokovic tiene un gran asterisco en su calendario: está a punto de ser padre, y cuando lo sea dejará el circuito de lado y se concentrará en su familia. En principio sería en las semanas siguientes a Londres, pero si se llega a adelantar dejará servido el número 1 a Federer.

Tercero viene Nadal, que también viene rodeado de dudas. A su lento regreso tras la operación de muñeca que lo dejó medio año afuera, el español le agrega ahora un principio de apendicitis, que lo llevó a una situación tan sui generis como peligrosa: lo trató con antibióticos para demorar la operación hasta que termine el año, pero puede complicarse si la infección se agrava y tiene que pasar de urgencia por el quirófano. Y eso puede darse en cualquier momento. Por lo pronto, ayer empezó en Basilea con victoria ante Simone Bolelli 6-2, 6-2.

Todo eso deja a Federer como el más estable de los tres para la recta final. Pero tiene una contra: el suizo se enfrenta a cuatro torneos en cinco semanas, un peligro a sus 33 años, y sobre todo teniendo en cuenta que son altamente exigentes en el físico y en lo emocional, ya que a la posibilidad de retomar el número uno del mundo le suma que jugará por el último gran objetivo que le falta en el circuito: la Copa Davis ante Francia. 


Populares de la sección

Comentarios