Hackers rusos filtran archivos que acusan de dopaje a Simone Biles y las hermanas Williams

La Agencia Mundial Antidopaje dijo que las deportistas consumieron sustancias dopantes pero que estaban autorizadas por prescripción médica

La Agencia Mundial Antidopaje (AMA) confirmó este martes que hackers rusos han infiltrado su base de datos y publicaron registros confidenciales de atletas, el segundo ataque cibernético a la organización desde principios de agosto.

AMA dijo en un comunicado que el grupo de espionaje cibernético ruso del equipo (APT28), también conocido como Fancy Bear, infiltró la base de datos de la Antidopaje Administración y Management System (ADAMS).

El grupo publicó a primeras horas de hoy la información obtenida de los archivos de cuatro destacados atletas estadounidenses que compitieron en los Juegos Olímpicos de Río-2016, incluyendo a un medallista de oro.

La filtración implica a varias campeonas olímpicas de Estados Unidos, entre ellas las hermanas Serena y Venus Williams, y la gimnasta Simone Biles, en el consumo de sustancias de dopaje.

La propia Biles, campeona olímpica en Rio 2016, aclaró en su cuenta de Twitter que padece desde niña una enfermedad denominada ADHS y que por eso toma una medicina para combatirla. "Tener ADHD y tomar una medicina para eso no es ningún motivo para tener vergüenza ni algo que me dé miedo que la gente sepa", dijo

La USA Gymnastics también salió a hablar. Dijo que Biles "estaba autorizada a consumir una sustancia de uso terapéutico", y que se realizaron todos los trámites correspondientes.

"AMA lamenta profundamente esta situación y está muy consciente de la amenaza que representa para los atletas, cuya información confidencial ha sido divulgada a través de este acto criminal", dijo en un comunicado el director general de la AMA, Olivier Niggli.

"AMA condena estos ataques cibernéticos que se están llevando a cabo en un intento de socavar a AMA y el sistema antidopaje global", agregó Niggli.

El grupo Fancy Bear publicó una serie de archivos relativos a los atletas que detallaron los casos de "hallazgos analíticos adversos" o el uso de autorizaciones de uso terapéutico.

Un codigo RAA significa que una sustancia en la lista de sustancias prohibidas de la AMA se ha encontrado en el sistema de un atleta, pero no está clasificada como una violación antidopaje si puede explicarse legítimamente por una razón médica.

Una autorización de uso terapéutico se concede a los atletas que sufren de una enfermedad o lesión que requiere tratamiento con medicamentos incluidos en la lista de sustancias prohibidas de la AMA.

Una portavoz del COI criticó la piratería, afirmando que ninguno de los atletas nombrados en los archivos eran culpables de dopaje.

"El COI condena enérgicamente este tipo de métodos, que apuntan claramente a empañar la reputación de los deportistas limpios", señaló un portavoz a la AFP.

"El COI puede confirmar sin embargo, que los atletas mencionados no violaron ninguna regla antidopaje durante los Juegos Olímpicos de Río-2016".

- 'Cobarde, despreciable' -
La Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA) censuró el caso de los hacker como "cobarde y despreciable", haciendo hincapié en que ninguno de los atletas mencionados había cometido una infracción.

"En cada una de las situaciones, el atleta ha hecho todo bien en la adhesión a las normas globales para la obtención del permiso para utilizar un medicamento necesario", dijo el director ejecutivo de la USADA, Travis Tygart.

"El acoso cibernético de los atletas inocentes por estos hackers es cobarde y despreciable", agregó Tygart, que en el pasado desempeñó un papel importante en el caso de dopaje del ciclista estadounidense Lance Armstrong.

La última violación de la base de datos de la AMA se produce después de que la agencia confirmó el mes pasado que el expediente de la denunciante rusa Yuliya Stepanova había sido visitada por los piratas informáticos.

Stepanova, que está viviendo en la clandestinidad en los Estados Unidos después de levantar la tapa sobre el dopaje en el deporte de Rusia, más tarde dijo que temía por su vida.

La piratería se produce después de una serie de investigaciones de la AMA, que han supuesto un vasto programa de dopaje patrocinado por el estado en el deporte ruso.

Los atletas de campo y pista de Rusia fueron excluidos de los Juegos Olímpicos de Río-2016 por la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo, lo que enfureció al Kremlin, que condenó la medida como de una motivación política.