Gutiérrez no tiene una semana en paz

Cuando todo indicaba que el sábado repetía el equipo, Polenta no entrenó el miércoles por un dolor de espalda

La actividad oficial para Nacional comenzó hace ocho semanas con el primer partido frente a Palestino por la Copa Libertadores. Desde entonces y hasta hoy, Álvaro Gutiérrez siempre tuvo un problema para resolver, un jugador lesionado, una o más dudas por bajos rendimientos, una derrota que levantar. Incluso ahora, que goleó a Atenas y se encaminaba a repetir el equipo por primera vez en el año, a Diego Polenta tiene un dolor en la espalda y su participación el sábado frente a Wanderers es una incertidumbre. 

El zaguero, único integrante del plantel con asistencia perfecta en el Clausura (540 minutos), no entrenó ayer por un dolor en la zona lumbar. La sanidad lo infiltró y hoy se evaluará la recuperación. Los pronósticos eran optimistas, pero últimamente en Nacional el optimismo ha sufrido más de un revés. 

Durante el ensayo defensivo que realizó ayer el plantel en Los Céspedes, el lugar de Polenta lo ocupó Guillermo De Los Santos, quien salió del equipo titular en la fecha pasada, sustituido por Carlos Valdés. 

A Nacional le marcaron nueve goles en seis fechas del Clausura, un promedio de 1,5 por encuentro, bastante más alto que el 0,5 del Apertura. El rendimiento defensivo es un tema de preocupación en el cuerpo técnico. Aunque también los volantes tuvieron flojos desempeños en ocasiones y eso se refleja en el trabajo colectivo, son los defensores los que están en la mira cuando el equipo es vencido con asiduidad. 

Con Valdés en rodaje y el regreso de Santiago Romero al lateral derecho, Gutiérrez encontró el domingo pasado la línea de cuatro (agregando a Polenta y a Alfonso Espino) que se ajusta más a su paladar. Sin embargo, la posible baja de Polenta lo pone otra vez en aprietos. 

Los anteriores problemas 

En los días previos al inicio de la competencia contra Palestino en Chile, Diego Arismendi no pudo entrenar por un dolor de cabeza, al tiempo que los dirigentes definían la llegada o no del colombiano Valdés. 

Para la revancha contra el conjunto trasandino en el Parque Central, Iván Alonso se torció un tobillo y Gustavo Munúa entrenó diferenciado por un golpe en el hombro. Finalmente jugaron los dos, pero la victoria no le alcanzó a Nacional para clasificarse a la fase de grupos de la Libertadores. 

En el arranque del Clausura contra Defensor Sporting actuó Jorge Bava en el arco porque Munúa no logró recuperarse del hombro. 

Frente a Sud América el técnico tuvo que improvisar a Ribair Rodríguez en el lateral derecho por la lesión de Romero. Y contra El Tanque apeló al juvenil Sebastián Gorga en la punta porque el lesionado fue Ribair. 

Luego, contra River Plate el tema fue sustituir a Arismendi que había acumulado cinco tarjetas amarillas; después, los altibajos deportivos, más una torcedura de rodilla de Alonso cuando estaba para volver, lo llevaron a realizar cuatro cambios para enfrentar a Danubio. El domingo contra Atenas apareció una formación que dejó una buena imagen. Pero, la espalda de Polenta le pone un signo de interrogación. 


Populares de la sección

Comentarios