Gustavo Poyet, el hacedor de milagros

El 6 de abril estaba a siete puestos de la salvación, pero terminó salvándose del descenso: "Es uno de los mejores días de mi vida", sintetizó el DT uruguayo

El entrenador uruguayo Gustavo Poyet reclamó en abril un milagro para salvar al Sunderland inglés del descenso y el equipo lo obró en un fin de temporada impresionante con victorias ante el Manchester United o el Chelsea.

"Precisamos de un milagro", sentenció el técnico el 7 de abril tras perder 5-1 ante el Tottenham en White Hart Lane. "Necesitamos algo excepcional, un golpe de efecto, si no, no veo cómo conseguirlo".

El Sunderland solo había sumado un punto en sus últimos siete encuentros, en su terreno y ante el Crystal Palace londinense (0-0), y se encontraba a siete de los puestos de permanencia cuando faltaba algo más de un mes para acabar la temporada.

Había que remontarse al 1 de febrero para encontrar su última victoria en la Liga, ante el Newcastle (0-3). Desde entonces y hasta que Poyet se encomendó al cielo, el Sunderland encadenó seis derrotas con el Hull (0-2), el Arsenal (4-1), el Norwich (2-0), el Liverpool (2-1), el West Ham (1-2) y el Tottenham (5-1).

Además, por el camino el Sunderland había perdido la final de la Copa de la Liga ante el Manchester City (3-1).

A los "Gatos negros" -el apodo inquietante con el que se conoce al equipo del noreste de Inglaterra- le quedaban seis partidos para salir del pozo, ante algunos de los aspirantes al título.

"Soy realista", dijo Poyet antes de enfilar la cuesta, "cuando miras a la clasificación y los partidos que nos quedan, son tantos como los que necesitamos ganar".

Y se obró el milagro. El Sunderland perdió el siguiente partido ante el Everton (0-1) pero luego empató en el estadio del Manchester City (2-2) y ganó al Chelsea (1-2), al Cardiff (4-0), al Manchester United (0-2) y, finalmente, el miércoles por la noche certificó matemáticamente su permanencia a falta de una jornada al imponerse al West Bromwich Albion (2-0) del técnico español Pepe Mel y el defensor uruguayo Diego Lugano.

Era la primera vez en 14 años que el equipo -de alineación modesta, con la excepción del joven atacante internacional italiano Fabio Borini- ganaba cuatro partidos consecutivos en primera división.

Un día para recordar

"Es uno de los mejores días de mi vida", dijo exultante el técnico de Montevideo de 46 años tras asegurarse seguir en primera una temporada más.

"Ha sido un trabajo increíblemente difícil, uno de los mayores desafíos de mi vida. Había momentos en que parecía que lo lograríamos, otros que se nos escapaba y que necesitábamos algo fuera de serie. Mucha gente recordará esto en el futuro y se dirá 'bueno, si lo hizo el Sunderland es posible'".

Este antiguo centrocampista del River Plate uruguayo, el Zaragoza, el Chelsea y el Tottenham, internacional en 23 ocasiones, había entrenado anteriormente al equipo de la segunda división Brighton and Hove Albion y remplazó en octubre al italiano Paolo Di Canio, cuyos siete meses de trabajo acabaron con el club en lo más bajo de la tabla.

Era su primera temporada entrenando en la Premier League, y también la primera de un técnico de Uruguay, un país de fútbol que ha nutrido tradicionalmente de entrenadores a Latinoamérica y España pero no tanto a otros países europeos.

La gesta del Sunderland fue elogiada por la prensa inglesa este jueves, recurriendo al cine en sus titulares, como es costumbre.

"El Sunderland completa la gran escapada" (The Daily Telegraph) Guardian, "Staying Alive!" ("Sobreviviendo", The Daily Mail) y "Misión imposible completada" (The Times), saludaron la permanencia del club fundado en 1879 por James Allan como un equipo de maestros de escuela.


Populares de la sección

Comentarios