Gustavo Díaz y Nacional: mal desde el inicio

La salida del DT del club tricolor no fue la ideal, como tampoco lo fue su llegada; en su lugar quedó Cacho Blanco de manera interina

Juan Carlos Blanco es el técnico interino de Nacional. El jueves debuta contra Boca, en La Bombonera, ni más ni menos. Lo decidió el lunes la comisión directiva, que resolvió por unanimidad aceptar el cargo que puso a disposición Gustavo Díaz. Blanco será acompañado por Gustavo Bueno y el preparador físico Fabián Moreno.

“Asumimos la cuota de responsabilidad por algunos errores que cometimos como dirigentes y destacamos la hombría de bien de Gustavo Díaz”, dijo el directivo José Fuentes, vocero del club en esta coyuntura, junto a José Decournex. Ellos dos, más el presidente Eduardo Ache, conformaron una comisión encargada de elegir al nuevo entrenador. Ayer le tiraron un tirito a Hugo De León, pero éste dijo que no porque tiene compromisos particulares.

La salida de Díaz no fue la ideal, como tampoco lo fue su llegada. El expresidente Ricardo Alarcón lo contrató en una decisión prácticamente unipersonal, ofreciéndole un sueldo cinco veces mayor al que ganaba en Defensor. Esto generó malestar dentro de la comisión directiva y entre los integrantes de la comisión de contrataciones, órgano formado por Alarcón que se encargaba de todas las negociaciones con jugadores y técnicos. Se sintieron desplazados y resultó llamativo que Alex Saúl, uno de sus componentes y mano derecha de Alarcón, terminó votando por Ache en las últimas elecciones, desestimando a Fuentes, candidato oficialista.

En julio de 2012, cuando la prensa dedicaba sus esfuerzos a los Juegos Olímpicos de Londres, el Chavo Díaz debutó como técnico tricolor en Iquique. Ese día perdió 2-0 por la Copa Sudamericana. Al cabo de ese encuentro sucedió un hecho que comenzó a poner a la gente en su contra. Díaz le negó una entrevista a la audición partidaria Pasión Tricolor, único medio presente esa noche en Chile, y un rato después accedió a una entrevista telefónica con otro periodista radial. El relator y los comentaristas bolsilludos no se lo perdonaron y comenzaron una dura campaña en contra de Díaz, que se trasmitió rápidamente a la tribuna, ayudado de los malos resultados. Los foros de Internet, twitter, facebook y las tribunas del Parque Central se plagaron de mensajes desfavorables cuando el equipo no consiguió los resultados y eso generó preocupación entre los dirigentes.

El 9 de diciembre pasado, última fecha del Apertura, Nacional le ganó 1-0 con un gol de Matías Vecino en el minuto 94. “Ahí lo salvó Vecino, porque estaba afuera” reconoció un dirigente a El Observador. De haber empatado ese encuentro los tricolores hubiesen terminado a seis puntos de Peñarol en el Apertura.

Después de las elecciones, Ache tomo una decisión política: para evitar roces con Alarcón y comentarios sobre una división en el club, le respetó el contrato a Díaz. También porque había una cláusula de US$ 300 mil en caso de rescisión unilateral y porque “en ese momento, tampoco existía un técnico cantado para que lo sustituyera.

El dinero que se evitó pagar con el despido de Díaz se utilizó para contratar jugadores de categoría, como Sebastián Abreu, Juan Albín, Iván Alonso y Efraín Cortés. La idea, armar un equipo capaz de conquistar el tricampeonato Uruguayo.  El equipo no consiguió resultados, si bien está primero en su grupo de la Copa Libertadores, y tampoco mostró un volumen de juego adecuado.

Después del empate en Melo, el técnico puso su cargo a disposición de la directiva y ésta lo aceptó. Llegó a un acuerdo con el técnico para no pagarle la cláusula y le dio las gracias por los servicios prestados. 

El recuerdo a Cubilla

Gustavo Bueno, técnico de Tercera división, será el ayudante de Blanco en Primera y por tanto dirigirá a su hijo Gonzalo, delantero del plantel principal de Nacional. La última vez que sucedió un hecho similar en el primer equipo tricolor ocurrió en 1985, cuando Luis Cubilla tuvo el plantel a su hijo Ricardo. Luis falleció el domingo y por esa razón en la sede y en Los Céspedes la bandera del club estuvo a media asta. 

23 Partidos
Los que dirigió Chavo Díaz en Nacional, de los que ganó 13, empató cuatro y perdió seis, logrando el 62% de los puntos.

 

NOTA DE REDACCIÓN: El presidente Ricardo Alarcón aclaró a El Observador que cuando en junio de 2012 firmó el contrato con Gustavo Díaz nunca estableció una cláusula de rescisión de US$ 300.000. La única condición es la que rige para todos los contratos de entrenadores en caso de que el vínculo se corte en forma unilateral, el club debe pagar tres meses de sueldo.


Populares de la sección

Comentarios