Guardiola alejó su oficina para que los jugadores puedan hablar mal de él

“Los jugadores quieren hacer bromas y hablar de todo sin el temor a que yo esté sentado a sus espaldas y pueda oírlos. Así también podrán hablar mal de mí” dijo Pep

Bien dicen que los detalles hacen la diferencia. Uno de los mejores entrenadores del mundo, como lo es Pep Guardiola, se fija en ellos y los aplica en Bayern Munich para que sus dirigidos se sientan los más cómodos posibles.

Su última ocurrencia fue alejar su oficina del Allianz Arena, el estadio del Bayern, para que sus jugadores se sientan más cómodos: “Los jugadores quieren hacer bromas y hablar de todo sin el temor a que yo esté sentado a sus espaldas y pueda oírlos. Así también podrán hablar mal de mí” dijo el catalán.

El flamante nuevo entrenador del equipo alemán dejó escapar la última semana la Supercopa Alemana 4-2 ante Borussia Dortmund y ahora se juega otro título ni más ni menos que contra el Chelsea de Mourinho, su archirrival en España. Dicho encuentro será el 30 de agosto en Praga por la Supercopa de Europa


Populares de la sección

Comentarios