Gracias por el tenis: el partidazo de Djokovic-Murray

En un partidazo, el número 1 del mundo le ganó al escocés 7-6 (7/1), 6-7 (1/7), 6-2 y 6-4 para clasificarse a las semifinales del US Open

Belleza técnica. Riesgo. Peloteos de más de 25 golpes. Aceleración en los golpes. Paridad casi en cada punto. El número 1 Novak Djokovic y el 8 (ránking un tanto mentiroso) Andy Murray regalaron tres horas y media de un maravilloso partido de tenis por los cuartos de final del US Open, que ganó el serbio por 7-6 (7/1), 6-7 (1/7), 6-2 y 6-4 para clasificarse a las semifinales del US Open en Nueva York, para enfrentar al japonés Kei Nishikori (N.10), vencedor del suizo Stan Wrakinka (N.3) más temprano en cinco sets.

Murray volvió a ser aquel que supo pelearle en los últimos años de igual a igual a los tres “extraterrestres” del circuito. Fue el que marcó el ritmo del partido, el que tuvo la mayoría de los golpes ganadores, pero también de los errores no forzados.

El partido terminó cerca de las 2:20 de la mañana de Uruguay (1:20 de de Nueva York), pero así y todo miles de personas vibraron en el estadio hasta el final.

Djokovic, campeón del US Open en 2011 y finalista en los últimos cuatro años,  sudó y mucho para alcanzar su octava semifinal consecutiva en Flushing Meadows, ya que Murray -campeón aquí en 2012 justamente ante el serbio- le plantó cara, aunque pecó de falta de contundencia para aprovechar sus ocasiones de quiebre (apenas 4 de 16 convertidas a lo largo del partido).

"Estoy muy feliz de haber pasado a otra semifinal. Sabía que iba a ser muy difícil hoy. El más agresivo iba a ganar. Andy ha mejorado mucho su juego en los últimos años. Tiene una inmensa calidad", afirmó un cansado Djokovic tras el encuentro, que concluyó pasada la una de la mañana del jueves.

Los dos primeros sets, con varios roturas de servicio de uno y otro lado, se definieron recién en el tie-break, el inicial para Djokovic y el segundo para Murray, y duraron un total de dos horas y trece minutos.

Cuando parecía que el escocés tenía ventaja psicológica, 'Djoko' aprovechó algunos errores de su rival, se defendió con uñas y dientes con su saque y con dos quiebres se llevó el parcial por 6-2 en 36 minutos.

En el cuarto set, cada uno defendió su saque sin mayores problemas hasta que con el marcador 5-4 a su favor Djokovic quebró una vez más al escocés y se llevó el partido.

Respecto de su próximo rival, primer japonés desde 1918 en meterse entre los cuatro mejores del Abierto de EEUU, 'Nole' afirmó que en lo único que podía pensar luego de la batalla con Murray era en "ir a dormir".

"O irme de fiesta", bromeó de inmediato ante los aplausos del público, aclarando de todos modos que si hacía eso su entrenador, el alemán Boris Becker que lo miraba desde la tribuna, le iba a "pegar con un bate de béisbol".


Fuente: Por Mariano Andrade, AFP

Populares de la sección

Comentarios