Gomensoro responsabilizó al sistema migratorio y a los jugadores

El delegado de tricolor comentó a El Observador que “en la principal salida del país se debe constatar que una persona no puede salir por un tema judicial” y agregó que la segunda obligación es “de los procesados”

Javier Gomensoro, delegado de Nacional, dejó en un tercer lugar las críticas que recibe la dirigencia del club por el arresto domiciliario de Ignacio González y Diego Arismendi y responsabilizó al sistema migratorio y a los jugadores.

El delegado albo comenzó diciendo a El Observador: “Corresponde hacer algún tipo de precisión de tipo legal en cuanto al alcance de la pena, el documento que firma una persona y las obligaciones que se convienen. Que son dos: en caso de cambiar de domicilio debe comunicar el cambio al juzgado y si sale del país debe solicitar autorización. Esas dos obligaciones no tienen que ver con el trabajo y en todo caso la vinculación que tienen con el abogado de confianza es instrumental. La obligación es del procesado (los jugadores). El primero que toma conocimiento es el procesado. Si se muda o sale del país es el procesado el que debe convocar al abogado para hacerle saber para que el abogado formalice en el trámite judicial”.

Posteriormente Gomensoro agregó: “¿Cuál es la conclusión? Dos situaciones. Una es que el episodio que dio lugar a su procesamiento tuvo lugar en un partido de fútbol porque podía haberse tratado de un accidente de tránsito o pelea callejera, pero como es un partido cobra mayor notoriedad. Y el otro hecho es que el profesional que los defiende es en ese momento un delegado del club cuando esto es una mera casualidad. Este tema no le corresponde ni a los delegados ni a los dirigentes del club porque es un delito. Es una extralimitación que origina una investigación judicial”.

Desde el punto de vista de las responsabilidades, Gomensoro atacó primero al sistema migratorio, segundo a los jugadores y en tercer lugar al club.

“Hay dos situaciones que ponen en tercer o cuarto lugar la responsabilidad del club. Una el sistema migratorio, que debe tener los resguardos necesarios para que una persona que sale del país se constante en el aeropuerto que no puede salir. Y el segundo claramente es la omisión del procesado (los jugadores en este caso), a los que se les instruye por el juzgado y el profesional (el abogado) porque son obligaciones personales, es imposible delegar esta responsabilidad. El abogado les dice, si salís del país necesitas autorización, tanto así que ambos salieron por razones particulares y pidieron la autorización. Primero el sistema migratorio debía haber impedido que salieran, segundo la responsabilidad de los jugadores y tercero reconozcamos que bien pudo haber hecho el club un relevamiento pero no es una ficha médica donde tiene el club tiene el control”.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios