Goes: el barrio que late

Goes es líder de la Liga Uruguaya de Básquetbol con un equipo solidario y una hinchada que brinda espectáculo
Puede ser en Plaza de las Misiones, en la punta más al Este de Montevideo o en la cancha más al Oeste de la capital. El lugar no importa, porque el eco de los hinchas de Goes sigue retumbando.

El Misionero vive una segunda juventud luego de dejar atrás épocas de deudas económicas, desafiliaciones deportivas y mecenas de turno. Hoy es un club saneado, con obras que apuntan a profesionalizar la estructura deportiva y con un equipo que, como pide su hinchada, se deja la piel.

Las claves del éxito
Para que un proceso sea exitoso necesita continuidad y en ese sentido Goes acertó al renovarle el contrato al entrenador Álvaro Ponce y apostar al mismo bloque perimentral que la temporada pasada con Alejandro Acosta, Brian García y Sebastián Vázquez.

"Los hinchas se ilusionan y tienen expectativas desmedidas. Con Hebraica perdimos el invicto, pero fue en alargue y con un jugador menos. La gente terminó aplaudiendo como si fuera la victoria del año y eso te marca que valoran el esfuerzo". Álvaro Ponce, DT de Goes.

"Las claves serían la preparación que se hizo en la pretemporada, el compromiso de jugadores nacionales y extranjeros, repetir la base de nacionales y cuerpo técnico y por último jugar cada partido como si fuera el último", sentenció Ponce a Referí.

Vázquez piensa lo mismo: "La ventaja es que mantenemos el técnico del año pasado y un bloque de jugadores y arrancamos a entrenar bien temprano. Nos llevamos muy bien con el cuerpo técnico y hay mucho parate entre una liga y otra. El básquetbol está cada vez más profesional y una pretemporada
larga nos sirvió".

El biólogo del Scouting

"Me tocó llegar a Goes en una situación crítica, porque es un equipo grande, con historia y no entraba entre los ocho mejores. Teníamos la intención de recuperar el juego y ponernos metas cortas. La primera era entrar a la Súper Liga, ganar un clásico y mejorar la figuración en la tabla. Todos esos objetivos se cumplieron y por suerte se renovó el contrato", afirmó Ponce, que comparte su pasión por el básquetbol con su trabajo de Biólogo en la Dirección Nacional de Medio Ambiente.

"Trabajo en la DINAMA de lunes a viernes y tengo disponibilidad para entrenar en doble horario para cumplir con las dos tareas de forma profesional", agregó.

Ponce se caracteriza por ser un entrenador metódico y cree que el scouting, en el básquetbol actual, es igual de importante que el entrenamiento: "El scouting es un ingrediente distinto que vos les das a tus jugadores y que complementa la planificación".

Otro de los secretos del buen momento de Goes radica en sus extranjeros, ya que Paul Harrison y Craig William están rindiendo en gran nivel: "En los primeros días de agosto, dos meses antes del inicio de la Liga, teníamos a los dos extranjeros elegidos. A Harrison lo fuimos a ver siete veces en el Metropolitano y a Williams lo buscamos mucho tiempo. Están en el tercio de extranjeros más barato de la Liga Uruguaya y por eso la relación costo-rendimiento es excelente. Cuando hay tiempo para planificar como en este caso se pueden hacer buenas cosas, cuando te toca elegir un extranjero con pocos días y estás atado por presupuesto, estás jugado al azar".

Pelado corazón

Sebastián Vázquez es capitán de Goes por segunda temporada consecutiva, luego de sus pasajes por Olimpia, Defensor Sporting, Biguá y Unión Atlética.

"El hincha tiene que disfrutar este momento. Nadie nos da campeones, ni nosotros, pero el equipo, pierda o gane, va a jugar siempre de la misma manera". Sebastián Vázquez, capitán de Goes.

El alero se encontró con un equipo pasional: "Hay mucha presión a cualquier lado que vas. Vas a comprar algo al supermercado y los hinchas te dicen algo. Ayuda a la hora de jugar porque te motiva ver tanta gente alentando al equipo pero hay una presión extra. Cuando vine lo que más me pedían los hinchas eran ganar clásicos, antes que salir campeón. Se vive todo diferente. La gente de Goes está enferma (risas)".

Para el capitán la clave del equipo es que Ponce encontró el perfecto rol de cada integrante: "Álvaro desde un principio encontró los roles de cada uno. Nos da a todos la misma importancia en ofensiva. En defensa nos pide a todos lo mismo y nos tiene muy motivados. Somos un grupo bastante sano y los extranjeros se acoplaron bien".

Vázquez, además de capitán, es el maestro parrillero del grupo: "Me gusta estar al lado de la parrilla y con el equipo hacemos una comida semanal. Tengo que estar pendiente de las compras y nos organizamos con Álvaro. Eso si, si la bebida no alcanza o la carne no está buena todos me caen a mí (risas)".

Populares de la sección

Acerca del autor