Ghiggia: “Algunos jugadores por edad ya no pueden estar en la selección”

"Daría mi vida por ver a Uruguay campeón", dijo el ídolo de Maracaná en una entrevista con la FIFA en la que habló de la actualidad y el pasado de la celeste

Alcides Ghiggia, el campeón de Brasil 1950 y autor del gol del triunfo uruguayo en la final de Maracaná, manifestó que daría su “vida por ver a Uruguay campeón” en el próximo mundial brasileño de este año.

“Ojalá haya una nueva final Brasil-Uruguay, pero esta vez para verla como hincha de Uruguay. Ya fui protagonista, ahora quisiera poder estar como aficionado. No se sabe qué puede pasar ahí, los partidos se irán dando. A ver qué sucede”, dijo en una entrevista a FIFA.com

“¿Qué daría? No sé, daría hasta mi vida por verlo campeón del mundo (a Uruguay)”, agregó el ídolo del Maracanazo.

“Algunos jugadores ya no pueden estar en la selección”

En la nota, Ghiggia fue consultado por la clasificación “con sufrimiento” de Uruguay al Mundial de Brasil 2014. “No me gustó”, respondió. “Perdimos muchos puntos en casa, puntos fundamentales. Tuvo que pelear la clasificación contra una selección desconocida (Jordania), que nunca había estado en el ámbito mundial. Afuera se le ganó 5-0, pero en casa no se le pudo ganar. Está ahí la balanza de Uruguay”, manifestó.

Consultado por las aspiraciones de Uruguay, el campeón indicó que el primer partido, ante Costa Rica, es clave. “Será fundamental ganar el primer partido, lo que te permitiría ir a jugar el segundo con otro ímpetu”.

Ghiggia también manifestó que “tiene que haber una renovación de jugadores, se necesitan futbolistas más jóvenes”. “Hay algunos que por edad ya no pueden estar en la selección. Hay que ver qué hace el técnico. A Uruguay ya lo conocen todos cómo juega, va a ser bastante difícil. Será a suerte y verdad”.

Los mitos de Maracaná

“Brasil es como una segunda casa. Llega un momento en que la gente sabe quién soy, quieren sacarse fotos conmigo o que les firme un autógrafo. Eso demuestra el aprecio que me tienen como persona. Me siento muy contento cada vez que regreso”, dijo Ghiggia.

El ídolo del Maracanzo también fue consultado por si esa hazaña fue la mayor de todos los tiempos. “Fue una hazaña, porque en la historia de los Mundiales ninguna selección local había perdido una final. Fue la primera vez. Y además tuve la suerte de hacer un gol. Siempre digo que al Maracaná lo silenciaron tres personas en la historia: el Papa, Frank Sinatra y yo. Quedó mudo el estadio, no se sentía nada”, respondió.

El gol que le dio el triunfo a Uruguay es recordado por Ghigghia frecuentemente. “El arquero Barbosa pensó que iba a hacer la misma jugada que en el primer gol, cuando tiré el pase atrás. Entonces se abrió y me dejó un hueco. Venía a la carrera y tuve que decidir qué hacer en cuestión de segundos. Tiré y se metió entre el palo y el arquero. Aún recuerdo pensar en mi familia, en los amigos… el abrazo de los compañeros. Me tocó darle una alegría a mi país, pero también una tristeza a Brasil”.  

“Veías a la gente llorando. Pese a la alegría de haber ganado el partido, al ver la tribuna… ¡te venía una tristeza! La gente lloraba desesperada, ¿sabés? Pero el fútbol es así, se gana y se pierde. En Brasil daban el partido por ganado antes de jugar, los diarios ya estaban escritos: “Brasil campeón del mundo”, faltaba poner el resultado nomás. Pero salió todo al revés (sonríe)”, agregó.

“En mi casa tengo tres CD del gol con los relatos de los tres relatores que había de Uruguay, pero mi señora no me deja escucharlos porque dice que me emociono. Y le digo ‘¿qué querés? antes era joven. Gané un campeonato del mundo, hice un gol, fenómeno. Pero a medida que pasan los años es cuando más sentimientos  te vienen’. Entonces te ponés triste, ¿sabés? Te vienen lágrimas a los ojos”, comentó.

Otra pregunta fue sobre los muchos mitos que existen de aquella final. “Uno sobre Obdulio Varela, el capitán, quien los motivó con la frase ‘los de afuera son de palo’. ¿Fue realmente así?”, le preguntaron.

“Eso vino porque tres dirigentes de Uruguay, el sábado a la noche, hablaron con Obdulio, (Roque) Máspoli y (Schubert) Gambetta, que eran los de más edad y experiencia. Les dijeron que ya habíamos cumplido. Que tratáramos de comportarnos bien en el campo de juego, que no hiciéramos ningún problema y que si nos hacían 3 o 4 goles podíamos estar conformes. De eso nos enteramos en el pasillo rumbo a la cancha. Obdulio nos paró, nos comunicó lo que había pasado y nació ese dicho”, respondió el exfutbolista.

Las cervezas de Obdulio

El campeón del mundo también fue consultado por otras de las historias del Maracanazo, la que dice que luego del partido los jugadores celeste se emborracharon y compartieron la tristeza con los aficionados brasileños.

“El que salió fue Obdulio también”, contó Ghiggia. “Se fue a un bar que había en la esquina del hotel, a tomarse una cerveza. Los brasileños lo reconocieron. Se abrazaban a él y todo, lloraban. Nos contó él lo que pasó. Pero me dijo ‘mirá que no pagué nada, ¿eh?’”.

Sobre Obdulio Varela, agregó que “era un capitán muy serio”. “Los más jóvenes no lo tuteábamos. Le decíamos ‘usted, usted señor Obdulio’. Y dentro del campo era un técnico, te dirigía. Era muy amable y muy amigo de todos los jugadores”, sostuvo.

“Antes el jugador era más inteligente”

Consultado por si hoy hay algún jugador que le recuerde a Obdulio, Ghiggia expresó: “No, como él no hay”. “Se juega distinto. Si tu equipo da un buen espectáculo la gente va. Si da un mal espectáculo, la gente no va. Y es lo que está pasando en Uruguay, donde se da mal espectáculo. Antes el jugador era más inteligente, más vivo para jugar. Hoy veo que un equipo está cerca del área adversaria y tira la pelota para atrás, 15 o 20 metros. Ya no aparecen jugadores dribleadores, vivos, ¿sabe? Cambió mucho el fútbol”, agregó.

Sobre cómo cree que el mundo del fútbol recuerda al Ghiggia futbolista, respondió: “De muchas maneras. Me recuerdan como héroe, me dicen 'Maestro'. Yo les digo que no soy ningún maestro, soy una persona como todos ustedes. Tuve la suerte de jugar al fútbol, hacer un gol en la final de la Copa del Mundo y nada más. No soy nada del otro mundo. Pero no hay nada que hacer, la gente te aprecia, te abraza… es lindo, una linda emoción”.


Populares de la sección

Comentarios