Gastaron 19 millones de euros en el estadio y se inundó

La prensa marroquí criticó las obras que se hicieron en el escenario de Rabat, donde Real Madrid finalmente no jugará

La prensa marroquí y las redes sociales califican hoy de "escándalo" que el estadio de Muley Abdalah, donde finalmente no jugará Real Madrid la semifinal del Mundial de Clubes por estar totalmente encharcado, haya costado 19 millones de euros en renovación.

Varios periódicos lamentaron hoy en sus portadas, en la que publican fotos y viñetas sobre el mal estado del terreno, que las lluvias caídas el pasado sábado hayan "puesto en evidencia" la mala calidad de las obras de renovación llevadas a cabo durante cinco meses costando más de 220 millones de dirhams (unos 19 millones de euros).

"Es chocante que decenas de canales televisivos transmiten imágenes caricaturescas de pobres trabajadores mientras sacaban las aguas de las lluvias, que convirtieron el estadio en un charco, con medios sencillos como esponjas", deplora hoy Al Masae en su editorial.

El rotativo marroquí añadió que el ministro de Deportes "no supo gestionar esa cuestión" y que "debería dimitir de su puesto y disculparse ante los marroquíes" por el dinero gastado en "proyectos inútiles".

Por su parte, el diario Al Ahdaz al Magrebiya deploró que tanto la imagen del país magrebí como la de la FIFA se haya visto dañada por este "escándalo".

"220 millones de dirhams hundidos en los charcos" tituló el diario Al Ajbar que recordó que las lluvias que cayeron el pasado mes de noviembre en Rabat ya "enviaron indicios" porque entonces aquellas precipitaciones ya había dejado el césped del estadio de Muley Abdalah en muy mal estado.

Además, en las redes sociales los marroquíes lanzaron una campaña de críticas y caricaturas para burlarse del mal estado del estadio de Rabat, la mayoría de ellas con imágenes montadas de Cristiano Ronaldo haciendo surfing en las aguas del estadio o mostrándole con una fregona y un cubo mientras decía "Ramos trae ese trapo y ven".

Por decisión de la FIFA, Real Madrid y Cruz Azul mexicano jugarán la semifinal de la Copa Mundial de Clubes en la ciudad sureña de Marrakech, donde está además prevista la final del torneo.

El Estadio de Marrakech tiene 10.000 plazas menos que el de Rabat, y no ha quedado claro qué sucederá con todos aquellos que tenían entradas compradas para el partido de Rabat, el más esperado de la capital marroquí en los últimos años.


Fuente: EFE

Populares de la sección

Comentarios