Futbolista de Progreso se negó a cobrar $ 8 mil y lo echaron

El futbolista denuncia que lo "apretaron" para rebajarle el sueldo mínimo exigible: "La consigna era firmar o quedar sin laburo"

Mitchell Duarte tiene 24 años y es profesional desde 2011, cuando se inició en Cerro, club en el que jugó hasta agosto del año pasado. Allí pasó a Progreso con el que disputó todo el torneo pasado de la Segunda división profesional.

El pasado viernes, cuando su club pretendía abonar los US$ 110 mil que debía para poder jugar esta temporada, le ofrecieron figurar con un contrato por el salario mínimo de la categoría ($ 16 mil), pero tenía que aceptar que le pagaran la mitad ($ 8 mil). Fue en una reunión que los dirigentes mantuvieron por separado con los futbolistas quienes habían acordado no aceptar esa propuesta. Él fue el primero en no aceptarla, pero luego se fue enterando que casi todos sus compañeros terminaron aceptando esa propuesta del club. Por eso hoy está en situación de libre y sin equipo, aunque como dice él "con la conciencia tranquila".

Vive en el Cerro con sus padres, sus cuatro hermanas y dos sobrinos. Ayudaba económicamente a la familia, pero ahora no puede.

¿Cómo se dio su situación?

Me debían cinco meses de sueldo. Ellos querían solucionar la situación económica y nosotros no queríamos quedarnos sin jugar. Después de varias reuniones para encontrar una solución en lo económico, no hubo acuerdo porque eran propuestas vergonzosas por parte del club. Pretendían que le regaláramos dinero. Ningún jugador aceptó hasta que llegó el viernes, el último día para que el club pagara. Tras el entrenamiento, vinieron los dirigentes y nos plantearon tener reuniones individuales. Nos plantearon que tenían el dinero para abonar la totalidad de la deuda, pero que solo podían hacerse cargo de contratos de la mitad del sueldo mínimo ($ 8 mil). Apenas me plantearon eso, me di media vuelta y me fui porque sentía que no era lo correcto y que era una presión por ser el último día. La consigna era firmar o quedarte sin laburo.

¿Se fue usted solo así?

No. En el momento, la gran mayoría nos dimos vuelta y nos fuimos porque nos parecía una vergüenza la propuesta. Estábamos todos muertos, entregados. Habíamos quedado en juntarnos en la casa de un compañero y cuando escribimos en el grupo de Whatsapp, no recibíamos respuesta alguna. Nos llamó la atención y se nos ocurrió la idea que tal vez, si habían arreglado, estarían entrenando. Fuimos al Paladino para comprobarlo y era así. Habían arreglado.

¿Habló con algún compañero después de esto?

Hablé con uno que tengo más afinidad. Lo primero que me manifestó fue arrepentimiento, como que estaba entregado por lo que había pasado y por la forma más que nada. No soy quien para juzgar a nadie, pero yo lo tomé como una traición. Y a medida que pasan las horas, lo confirmo más. De los dirigentes no esperaba nada, pero sí de mis compañeros. El otro muchacho que tomó la misma decisión que yo fue Bruno Giordano.

¿Quedó con bronca con esos compañeros?

No sé si llamarlo bronca. Desilusión más que nada. Porque entrenábamos todos juntos y teníamos en mente un objetivo. Pero estoy totalmente desilusionado porque no solo se nos traicionó a nosotros, sino a muchísimos jugadores que están sin laburo porque pelearon su contrato como debe ser. Yo sabía que en Progreso no me iba a hacer millonario ni iba a vivir toda la vida del club. Simplemente queríamos conseguir un objetivo para poder mejorar, para poder irnos. Todos los jugadores quieren hacerse un nombre para poder mejorar. Vivo para el fútbol, no vivo del fútbol.

¿Tiene idea si el presidente de la República, que fue presidente del club dio alguna mano de alguna manera para que se pusieran al día con el dinero?

No tengo idea. Sé que siempre se nombra. Desde que llegué se dice que es hincha y que puede dar una mano, pero no tengo idea de dónde salió el dinero.

Y su situación, ¿cómo quedó?

Hoy estoy sin equipo. Estoy sin trabajo. Hoy hablaba con Giordano que yo me quedo sin laburo, pero que lo hago por hacer las cosas bien. Prefiero esto que quedarme sin laburo el día de mañana por hacer las cosas mal. Este momento no lo estoy disfrutando para nada. Al contrario. Porque además de jugar al fútbol, me estoy preparando para que el día de mañana poder seguir en el fútbol. Y esto fue un golpe recontra duro, pero estoy tranquilo con mi decisión.

¿Qué opina del sistema?

(Piensa mucho). Por estos días vamos a cobrar el reclamo de la deuda porque la Mutual nos asesora y hace lo posible para que cobremos. Si nosotros que somos los jugadores, traicionamos el sueldo mínimo y las cosas básicas que nos pide la Mutual, estamos en el horno.

¿Habló con la Mutual?

Sí, hablé con Fabián Pumar, le comenté la situación. Ellos sienten que este es el camino, que si varios nos pusiéramos en la misma sintonía, podríamos sacar las cosas adelante. Pero si seguimos en esta de arreglar los contratos truchos, no llegamos a nada.

Pero ellos ¿van a hacer alguna denuncia?

Yo no quiero más nada de Progreso. La Mutual va a investigar cómo fue todo. Lo que no quiero es que se me quiera dejar en ridículo o que se me trate de mentiroso, como escuché de parte de algún dirigente. Si hay algo que no hice, fue faltar a la verdad. Tengo que reunirme con gente de la Mutual, después tengo que hacer un duelo. La paso horrible. Estoy mal, no quiero hablar con nadie. Lo primero que hice fue llamar a mi psicólogo que había abandonado, porque quiero hacer el duelo, estar tranquilo y la semana que viene tomarme unos días para ver qué voy a hacer. Yo soy consciente que la decisión que tomé, me va cerrar muchas puertas. Estoy convencido de eso. Pero estoy tranquilo que no traicioné mis principios ni traicioné a nadie. Hice lo que tenía que hacer. El tiempo dirá.

Analizan denuncia

Duarte y Giordano se reunirán hoy con la Mutual de Futbolistas para analizar si presentan una denuncia penal contra Progreso por extorsión, confirmó a Referí el vicepresidente de l gremio, Fabián Pumar, quien agregó que es la primera vez que un futbolista presenta un reclamo de este calibre, ya que en la mayoría de los casos terminan arreglando con los clubes para no quedarse sin trabajo.


Populares de la sección

Acerca del autor