"Fui detenido como un pichi, me golpearon y me metieron en un calabozo"

El DT de Fénix, Rosario Martínez, dijo que "no tiene gollete lo que hizo la policía. Nos patotearon", denunció
¿Qué pasó para que se lo llevaran detenido?
El ómnibus que nos llevó al Parque Central llegó a Urquiza y fuimos a entrar a la derecha por Jaime Cibils como lo hicimos toda la vida que fuimos al Parque, pero se nos impidió por un miembro de la Policía de tránsito.

¿Por qué motivo, qué les dijo?
Nos obligó a seguirlo a él que iba en su moto. Lo hicimos. Nos llevó por Garibaldi, Monte Caseros, regresamos por Jaime Cibils y estacionamos 10 o 12 minutos más tarde de lo previsto. Decidió además seguir de largo y nos hizo estacionar frente adonde estaba la hinchada de Nacional. Ahí discutimos y terminó mal porque perdió la compostura y se generó un intercambio de palabras que fue subiendo de tono.

¿Usted lo insultó?
No, fue una discusión que empezó bien y terminó subida de tono. Yo le dije alguna cosa que le puede haber molestado, como a mí me molestaron las cosas que me dijo en todo momento. Un tipo normal, en sus cabales, no hace lo que hizo.

¿Ahí es cuando los jugadores salen en su defensa?
Así ocurrió y nos patotearon a todos, podía haber sido más grave. No tiene gollete lo que hizo la policía en ese momento. Están para custodiar a los actores del espectáculo, no para castigarlos.

¿Usted observó cómo les pegaban a los jugadores?
Sí, vi cómo les pegaban a los jugadores y cómo me pegaban y me esposaban como si fuera el peor de los delincuentes.

¿De qué guardia eran los policías que lo agredieron?
No sé, no identifico los colores.

¿Dónde le pegaron?
Me pegaron por el cuerpo, pero son menudencias comparado con la actitud, que es lo que cuenta. No me quejo por un golpe. Ni los jugadores se quejaron. No estamos para llorar.

Ahí se lo llevan detenido a la Seccional 9ª. ¿Va solo o acompañado en el viaje?
Voy acompañado por el mismo policía que me detuvo, que me insultó permanentemente y así llegamos a la 9ª. Me subieron como un verdadero pichi a la camioneta. Que quede claro que esto es a petición suya (del periodista) porque no me interesa hablar. No actuaron bien, lo que más quiero es que quede en el olvido. Ni Rosario Martínez ni nadie de Fénix provocó esa situación. No tienen sentido común, no saben establecer orden en el fútbol en el que están.

Me dice que el Policía de tránsito lo insultó mientras lo trasladaban a la seccional.
Cantidad de veces me insultó. Eso habla del tipo de persona que es. No me interesa ni quién es ni qué hace, está equivocado en su forma de proceder.

Cuando llegaron a la Seccional, ¿qué le preguntaron?
Lo normal de un detenido. Me indagaron y me pasan al calabozo. Luego me sacan y me dicen que puedo ir a dirigir con la condición de volver más tarde para declarar.

¿Con qué se encontró en el vestuario cuando volvió al Parque Central?
Con un grupo de jugadores rebelados contra todo, que querían salir a la cancha ya. Por eso esa decisión muy cuestionable hoy por hoy, yo que estuve ahí adentro, la entiendo (jugar el partido). Estos tipos (sus jugadores) no bajan los brazos.

¿Qué dijo el dirigente de la Mutual, Fabián Pumar?
Tampoco es relevante lo que diga un directivo. Nosotros pensábamos en el partido, sí que nos dieron todo el apoyo.

Mientras usted está detenido los jugadores de Nacional salieron a calentar.
No tengo idea, la reflexión es que el entrenador rival quería jugar el partido y hasta se molestó porque empezó tarde.

¿Usted cree que Munúa quería jugar el partido de cualquier manera?
Me lo dijeron. Que Munúa presionó para jugar.

¿Qué les dijo a sus jugadores antes de salir a la cancha?
Que teníamos que jugar un partido más y que lo que pasó era tema del olvido, que los mismos leones que fueron afuera teníamos que ser adentro.
No es fácil manejar un vestuario así, pero prefiero un grupo de jugadores con rebeldía que un grupo de sumisos. Me hubiese desilusionado si me encontraba con un grupo en silencio y que no quisiera jugar el partido.

Cuando terminó el partido, ¿lo fueron a buscar o usted se presentó solo en la Seccional?
Tal como estaba establecido fui por las mías a la 9ª. No tenía nada de qué esconderme. Me hubiese molestado que me fueran a buscar. No lo he vuelto a ver al policía, no me interesa tampoco hacerlo. Me tomaron declaraciones y quedé liberado, próximo a la medianoche.

¿Qué reflexión final le deja todo lo vivido?
El fútbol es demasiado grande y enorme para que lo empañen con esto y con este tipo de gente pequeña sin capacidad para discernir que con una actitud irresponsable hizo cumplir la ley de mala manera. Pero ta, ya pasó.

Populares de la sección

Acerca del autor