"Fue horrible, no sentía las piernas"

El defensa brasileño Cafú, que juega en los rojos, dejó el partido contra Cerro en el entretiempo debido a que sufrió principio de hipotermia; “No puedo más, no puedo más”, gritaba

Minutos finales del primer tiempo en el Tróccoli. El frío lastima. La lluvia del domingo de tarde golpea. Rentistas, que juega con camisetas de manga corta, se para en el campo de Cerro.

Del otro lado, el golero de los rojos y los zagueros combaten las inclemencias del tiempo como pueden. Trotan de un lado al otro. Pero no hay caso. Es imposible.

El árbitro Yimmi Álvarez pita para dar por finalizado el primer tiempo. El brasileño Cafú, uno de los jugadores con más edad de todos los que militan en la Primera división del fútbol uruguayo (41 años), corre de inmediato rumbo al vestuario.

Cuando ingresa, quienes estan a su alrededor se percatan de que algo extraño le sucede. Cafú tiembla de frío.

“Ya cuando entré al vestuario me sentía mal, fui de los primeros en entrar, y empecé a gritar: ‘No puedo más, no puedo más’. Me preguntan qué me pasaba y yo solo decía que no podía más”, comenzó diciendo el zaguero a El Observador.

Cafú no salió a jugar el segundo tiempo. Sufrió un principio de hipotermia debido al frío reinante en el Cerro y fue imposible que siguiera en la cancha.

En esos momentos el camarín de los rojos era una mezcla de sensaciones. Por un lado un entrenador que intentaba brindar una charla técnica, por otro, jugadores que se cambiaban de ropa y recibían masajes y mantas para calentar su cuerpo y, finalmente, Cafú que pedía que le abrieran la ducha de agua caliente porque no aguantaba más el frío. El técnico Adolfo Barán se percató del hecho y antes  que el jugador pidiera el cambio ya tenía la decisión tomada.

“Tenía un frío que nunca había pasado en mi vida y empecé a temblar, me metí en la ducha pero no había mucha agua caliente. Quería volver al partido pero no me daba. No sentía el cuerpo. Menos mal que no entré porque luego vi las imágenes y si seguía en cancha era peor, porque en el segundo tiempo fue más lluvia y más agua. Por suerte pedí el cambio porque me iba a matar”, narró Cafú a El Observador.

“Entonces me saqué la ropa, me taparon con todo lo que había alrededor y me sirvieron un café. Me quedé en el vestuario escuchando el partido por la radio pero el chucho de frío no se me fue hasta la noche”.

Consultado sobre lo que sintió en la cancha respondió: “Me afectó. Como no me atacaban mucho, caminaba de un lado al otro, pero la boca se me dormía, los brazos los tenía duros, es horrible. No sentía las piernas. Escuché que a Lago (Alejandro, zaguero de Cerro) le pasó lo mismo y a uno de los líneas también”.

¿Es necesario jugar?
Cuando ocurren este tipo de hechos es cuando surge la inevitable pregunta de si es necesario jugar bajo estas condiciones. El tema es que en esta historia los jugadores nunca tienen voz ni voto. Se imponen las reglas del mercado y una vez que se prende la cámara de televisión el show debe continuar a como de lugar. Sucede en Uruguay y en todo el mundo.

Cafú comentó a El Observador: “Los jugadores no somos escuchados, pero no solo pasa acá, a nivel mundial siguen jugando con lluvia, con rayos, hay que verlo por la televisión. Acá hay que entrar a la cancha y no pasa nada, pocas veces suspendieron un partido por la lluvia o los rayos, después que arrancó no van a suspender. Se juega igual. Yo lo que digo es que tampoco va a cambiar mucho jugar un lunes o un martes, ¿qué van a ir? Dos o tres personas más. Además no sirve para nada jugar bajo esas condiciones, más que nada por el espectáculo”.

El defensa brasileño, que fue campeón con Peñarol, destacó: “Nosotros somos los protagonistas. Hablan de las fechas, de que no hay días para jugar. ¿Pero qué fechas? ¿Tiene que morir uno? Si tenemos un año entero para jugar. No se va a terminar el mundo porque se termine el campeonato antes o después. No va a ser solo mi caso, ya pasó en muchos lugares del mundo en los que murieron jugadores en la cancha y el fútbol va a seguir”.

Cafu Barbosa hipotermia

Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios