Fue fiel a su idea, pero quedó casi afuera

Rosario Central superó 3-1 a River y lo dejó casi eliminado

Embed
River mejoró respecto a la mala la imagen dejada en Rosario; se reconcilió con su idea, pero todo eso no alcanzó para evitar una derrota 3-1 ante Central que lo deja casi eliminado de la Libertadores.

Con la necesidad de lavar la mala imagen dejada en Rosario, River volvió a enfrentarse al canalla y no pudo sumar pese a mejorar en su juego. El darsenero apostó a su figura táctica clásica (4-3-3) pero con una diferencia desde la concepción del juego, con los delanteros integrados en la recuperación, con los externos compremetidos en el ida y vuelta y con los laterales atentos para no partir al equipo.

A diferencia del duelo de ida, Central sumó un hombre más en ataque y el juego fue un espejo.

River y Central fueron al frente con mucha verticalidad y apoyados en la velocidad a los extremos de Alexander Rosso y Nicolás Schiappacasse por el darsenero y de César Delgado junto al juego de Marco Ruben, que se tiró hacia la izquierda para dejarle la calle central al lungo Germán Herrera.

Eduardo Coudet puso un equipo de buena estatura para lastimar a River por arriba pero una distracción tras un rebote le permitió a Michael Santos anticipar a la zaga de cabeza y poner el 1-0. Central reaccionó rápido y la idea de jugar con hombres altos funcionó. Tras una pelota quieta el zaguero Alejandro Donatti aprovechó sus 191 centímetros para igualar el juego.

Con el 1-1, River fue un equipo desbalanceado, dejó a Ángel Rodríguez como único volante de marca y soltó a Fernando Gorriarán y Robert Flores para sumar hombres en ataque.

Esa modificación ambiciosa regaló los mejores momentos de fútbol darsenero, con triangulaciones y circuitos que transformaron a Sebastián Sosa en figura.

Pero en la ambición de ir a buscar como sea la victoria, River cometió una infantilidad. Dejó a sus 10 jugadores en campo rival y ante una salida en largo del rival, Jonás Aguirre estampó el 2-1.

Luego del gol, Coudet sacó a Delgado por Walter Montoya y volvió a jugar con cuatro volantes para hacer correr el tiempo y que la ansiedad de River se consumara. Así, de contra, llegó el gol de Franco Cervi para el 3-1 final.

Pese a la derrota, River se acercó a su idea y estuvo a la altura.

Populares de la sección

Acerca del autor