"Fue como el gol de Perrone"

Camilo Mayada comparó su agónica anotación con la de 2004

"Es un gol del que me voy a acordar toda la vida, me hizo a acordar al gol de (Diego) Perrone de 2004”, dijo Camilo Mayada. Danubio volvió a dejar la marca en la hora. Como en aquella segunda final de 2004, cuando recibió a Nacional en Jardines y el empate le daba el título al tricolor. Hasta que, en el último córner del partido, el goleador histórico de la franja metió un gol de taco que resiste el paso de los años. Porque es inolvidable. Tal como lo será esa media chilena que metió Mayada para anotar el 2-2 y forzar los penales.

“Es un mérito de todo el plantel  que pasó por varias dificultades a lo largo de la temporada”, dijo el 18 de Danubio, gran figura del equipo en el partido. Y también a lo largo del año futbolístico.

“Lo de Salvador (Ichazo) fue increíble”, dijo Mayada, en una frase que repitieron sus compañeros asombrados por las atajadas del golero de Danubio.

“Salva es una bestia”, afirmó el zaguero Federico Ricca.

“Hasta el último minuto, pusimos todo y sabía que podía pasar cualquier cosa, por eso lo pudimos empatar”, agregó.

“La verdad es que cuando errás un penal, sentís que se te viene el mundo abajo, pero, por suerte, tenemos a Salvador que atajó tres, cuatro penales, no sé”, expresó Ignacio González, quien perdió la cuenta de las voladas y las paradas de su arquero maravilla.

“Él luchó mucho por su sobrino y este triunfo se lo dedicamos todos a él”, dijo el talentoso volante franjeado.

El recordatorio iba dirigido al joven familiar de Ichazo, Gregorio, quien falleció de leucemia a los 14 años. “La fuerza que me dio mi sobrino no me la dio nadie, este triunfo es para él porque sé que en algún momento me voy a volver a encontrar con él”, dijo el arquero.

Con esa fuerza voló de palo a palo para atajar uno y otro penal. Tres en total. También durante el partido, para quedarse con el último mano a mano que terminó de empujar en la recarga la pirueta de Mayada a la red.

“Como Danubio no hubo otro equipo en el campeonato. Solo nosotros podíamos dar vuelta un partido como el de hoy”, dijo conmovido.

Otro que se emocionó fue el entrenador Leonardo Ramos, quien, con lágrimas en los ojos, dijo: “No tengo palabras, mi viejo es hincha de Danubio, mi familia es hincha de Danubio y yo también. Mi familia me bancó en todas. También se lo dedico a los amigos que me bancaron en todas y al plantel. Lo he dicho 1.000 veces, les estoy muy agradecido porque son excelentes personas”.

“Fue un partidazo. Creo que el hincha que se arrimó a ver el partido se tiene que haber llevado una muy buena impresión”, agregó.

“Lo merecemos por el sacrificio de todo el plantel, le peleamos hasta el final en los 90 minutos y después en el alargue”, comentó Bruno Fornaroli.

“Había que meter y meter. A veces estos partidos se ganan así”, afirmó el Tito Formiliano.

Danubio campeón. La cuarta vuelta olímpica de su historia. Por Mayada. Por Ichazo y por Perrone también.


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios