Forlán, mucho más que una pieza

Con el arribo del delantero, Bengoechea suma interesantes alternativas tácticas en el ataque
Diego Forlán se sumará el domingo a la pretemporada de Peñarol en La Posta del Lago a la hora 20 luego de que los futbolistas del plantel profesional tuvieran la jornada libre debido al día del padre.

La llegada de un futbolista de las características de Forlán son un alivio para cualquier entrenador de un medio como el uruguayo, donde abunda la fuerza bruta y la técnica brilla por su ausencia, pero el equipo también deberá adoptar un cambio natural de sistema para no sofocar al astro.

¿Por qué? Porque Diego, como todos los jugadores de élite, se acostumbró a jugar en equipos donde los focos de atención se reparten en partes iguales y los rivales equilibran marcas para no perder referencias.

En Peñarol, Forlán será la cara visible, una atracción para el campeonato y una referencia directa de marca para los rivales.

Si bien Peñarol volvió a desprenderse de un ídolo de la casa como Antonio Pacheco, su potencial ofensivo creció con las llegadas de Forlán e Ifrán más la renovación contractual de Zalayeta, que le dan un salto de calidad a un equipo dirigido Pablo Bengoechea, que estará implícitamente obligado a animarse a jugar con mayores ambiciones ofensivas.

Cuando Bengoechea asumió como entrenador de Peñarol dijo que su dispositivo táctico favorito era el 4-3-3, un sistema inaplicable con el plantel que heredaba de Jorge Fossati y Paolo Montero.

Con una limpieza que incluyó la salida de 10 jugadores –Pablo Migliore, Leandro Gelpi, Pablo Lima, Damián Macaluso, Emiliano Albín, Jonathan Urretaviscaya, Jorge Rodríguez, Agustín Barán, Juan Manuel Olivera y Santiago Silva ya no están en el club– Bengoechea está armando un plantel a su medida que ya incluye a piezas nuevas como Damián Frascarelli, Diego Forlán, Diego Ifrán y que tiene a Matías Aguirregaray y Nicolás Albarracín en sala de espera a una firma de sumarse al equipo.

Con la inauguración del Estadio a la vuelta de la esquina y el reto máximo de la Copa Libertadores, Peñarol incorporó buenas piezas y la llegada de Forlán es la frutilla de la torta.

Pero para que haya torta tiene que haber festejo y Bengoechea ya planifica fórmulas para hacer del Peñarol modelo 2015-2016 un equipo agresivo, con apetito ofensivo y solidez defensiva.

En el amistoso jugando el sábado ante Ituzaingó, que no pasó del empate sin goles, el equipo titular alineó a Gastón Guruceaga, Andrés Rodales, Carlos Valdez, Emilio MacEachen, Diogo Silvestre; Nahitan Nandez, Sebastián Píriz, Luis Aguiar, Rodrigo Viega; Marcelo Zalayeta y Diego Ifrán, lo que parece mantener la intención del entrenador de jugar con un 4-4-2 modificable según las posiciones de ataque y como puede quedar parado el equipo en las transiciones.

Si bien el amistoso fue el primero en el banco de pruebas del nuevo Peñarol, todo parece indicar que en el aurinegro cambiarán los nombres pero no el sistema.

Forlán puede romper esa rigidez táctica ya que su polifuncionalidad permite variar el sistema.

Bengoechea ya dijo que no utilizará a Forlán como delantero de área para no ir al choque con los zagueros y está claro que no será utilizado por una banda para no desgastarse.

Es por eso que Forlán jugará por la calle central y en posición de media punta. Eso quiere decir que el mejor jugador del Mundial de Sudáfrica adoptará el papel que tuvo durante el esplendor de Suárez, jugando retrasado detrás de la referencia de área.

La llegada de Forlán ilusiona y obliga. El DT decide.

4-4-2
Es el sistema base de Peñarol y uno de los que Bengoechea más utilizó. Con ese dibujo táctico y si se toma en cuenta el equipo que paró en el primer amistoso, solo habrá lugar para dos delanteros, por lo tanto, de Forlán, Ifrán o Zalayeta, uno irá al banco de relevos.

4-1-2-1-2
La típica formación del rombo le permite a Peñarol tener en cancha a los tres delanteros más peligrosos que tiene en su plantel. Con Forlán ocupando la calle central en un sector más retrasado, Peñarol gana en visión de juego y asistencias en profundidad a Ifrán y Zalayeta.

4-3-2-1
Puede adoptar ese sistema en partidos internacionales o de alta complejidad, ya que para el medio local es un plantel demasiado conservador y defensivo. Este dibujo le permite al entrenador cuidar la medular en zona defensiva y tener dos creadores de juego en su zona de confort. Arriba queda solo Ifrán como referencia ofensiva.

Marcelo Zalayeta
Desde que llegó a Peñarol viene demostrando que tiene calidad de sobra para el medio local. Fue el jugador más regular en los últimos torneos y rara vez tiene un partido bajo. Su biotipo le permite ser un goleador en el área pero tiene la técnica suficiente para aplicar el retroceso y hacer jugar al equipo. Su renovación fue clave.

Diego Ifrán
Diego Ifrán tuvo una constante en su carrera: el gol. El delantero goza de una gran potencia física y le resulta bien el juego de contacto en el área. Rápido de reflejos para definir, llegó para ser titular.

Diego Forlán
Diego Forlán es un jugador de élite y el fútbol uruguayo lo tendrá como foco de atención permanente. Su capacidad goleadora está intacta pero siempre demostró ser un jugador ambidiestro que puede moverse por todo el frente de ataque. Bengoechea tendrá en él varias opciones para el ataque.

Gabriel Leyes
El corpulento delantero anotó cuatro goles ayer en el partido que los suplentes de Peñarol vencieron a Ituzaingó por 11-0. En el último semestre demostró su capacidad pero los arribos de Ifrán y Forlán vuelven a postergarlo. Como todo delantero de área vive del gol y necesita continuidad para poder explotar.

Populares de la sección

Acerca del autor