Forlán: “Antes no lo pensaba; hoy, la oferta de Peñarol la estudiaría”

diego forlán dijo a El Observador TV que no descarta la posibilidad de llegar a los aurinegros, y se descargó sobre las frustraciones y dificultades de su vida en japón

Diego Forlán es noticia por estos días por la charla que mantuvo con el actual presidente de Peñarol, Juan Pedro Damiani, quien manejó la posibilidad de que pueda venir a cumplir su sueño de vestir la camiseta aurinegra.

El Observador TV se contactó vía Skype con el jugador en Osaka y en la entrevista con Mariano López habló de todo: de su presente y el descenso en su actual club, de la posibilidad de venir a Peñarol, de su vida en Japón y de la selección en el Mundial de 2014, incluyendo su futuro en la celeste.

Fue un Forlán distendido. Hasta con necesidad de hablar. Confesó que si bien la vida en el país asiático es muy cómoda, no la está pasando nada bien en lo futbolístico, y que necesita volver a sentirse querido y buscado por un equipo. De alguna manera, la distancia y los meses que vivió con Cerezo Osaka le cambiaron su forma de pensar: si antes pensaba que venir a la región significaría tener que “fumarse” insultos (“hoy está todo bien, pero si después a los pocos partidos el equipo anda mal, no hace goles, ya sos un viejo”, dijo en 2013), ahora privilegia la posibilidad de cumplir su sueño.

Peñarol en el horizonte
Forlán habló de su presente futbolístico luego de haberse decretado el descenso con Cerezo, y fue bien claro en las diferencias que existen entre los latinoamericanos y los nipones. Lejos del casete, fue casi una catarsis.

“El presidente y el director deportivo se fueron. De tres meses a esta parte llegó un técnico nuevo y me puso excusas para no ponerme. Venía de los juveniles y priorizan eso. Quiso revolucionar, pero le fue mal. Ganó solo dos partidos”, dijo el futbolista con un gesto de resignación.

Y agregó: “Si fuera por bajo rendimiento, todos tendríamos que estar afuera. Son problemas extrafutbolísticos. Hace tres meses que no juego y sigo siendo el goleador del equipo. Te da bronca e impotencia”.

Acerca de su vida en Japón, Forlán no escatimó palabras para graficar determinados malos momentos que debió atravesar. “Si fuera japonés y recién empezara, tendría que vivir tres años en una pensión. A los jóvenes los obligan al sacrificio. Es como una ciencia, y el fútbol no lo es”, expresó, mientras explicaba la anécdota de que un día vio a los juveniles del club entrenando al mediodía y con una temperatura de 30º, solo para darles una lección.

“Descendimos y algunos jugadores se reían. Lo sienten muy diferente; no tienen la presión ni la necesidad de ganar”, dijo, antes de contar que se ha sentido muy solo. “Son muy particulares, te la tenés que fumar. Pasé dos meses en los que no hablé con nadie, y me quería dar contra las paredes. Hay días en que uno dice: ‘Que termine el entrenamiento, quiero tirar todo e irme a mi casa’. Los japoneses son muy fríos”.

“Los últimos días han sido duros, más con la edad de uno”, dijo sobre la extraña sensación de entrenar y no jugar. “El domingo empiezo las vacaciones; hasta finales de enero no vuelvo a Japón”.

Sobre su condición contractual con su actual equipo indicó que tiene contrato “hasta junio. Cuando firmé, nunca pensé que nos iríamos a Segunda. Ahora es distinto”.

Fue entonces el momento de hablar de la posibilidad de llegar a Peñarol. El delantero, sin querer ilusionar al hincha, manifestó una nueva señal positiva al respecto.

“Peñarol no es la última opción, sería una falta de respeto al club del cual uno es hincha. Escucho todas las propuestas. En Sudamérica solo jugaría en Peñarol. Para no ilusionar a nadie, lo fundamental es ver mi situación de acá a junio”, expresó.

Por otra parte, dejó muy claro otro concepto: “Antes no lo pensaba; hoy, la oferta de Peñarol la estudiaría. Por la situación en Cerezo no puedo decir nada más”.

El goleador reveló, además, una anécdota: “En su momento, a Juan Pedro (Damiani) me lo crucé en el aeropuerto y me dijo: ‘¿Qué puedo hacer para que firmes con Peñarol y no con Inter de Porto Alegre?’”.

De todos modos, decidió alejarse de las especulaciones políticas, y dijo que su sueño de ser jugador del club no depende del resultado electoral: “Quien sea el presidente de Peñarol no depende de mí y no entra en la ecuación. Quiero ver qué me hace feliz e ir al lugar que me quieran. No quiero ir a un lugar a golpear puertas”.

El futbolista subrayó que tiene “ganas de seguir jugando y a buen nivel. En lo personal estoy bárbaro, pero a nivel futbolístico, no”. En ese sentido, Forlán dijo : “Me quedan pocos años de fútbol y quiero disfrutarlos. ¿Que Peñarol no jugará la próxima Libertadores? Jugar la Libertadores o no en Peñarol no me preocupa. Sería mejor ganarla” (risas).

Con relación a que si viene a Peñarol –club del cual fue nombrado socio número 40 mil– puede perder esa relación de ídolo con los hinchas de Nacional u otros equipos, Forlán fue claro: “Tengo amigos hinchas de Nacional y no les va a caer bien si juego en Peñarol. Pero así es el fútbol”.

La selección antes, ahora y después
Forlán tampoco rehuyó dialogar sobre la selección durante el Mundial y acerca de su realidad actual. “Al no renunciar sigo estando a la orden. Está en el Maestro (Tabárez) si cree conveniente citarme. Sé que las opciones son más reducidas a medida que voy creciendo”, explicó el futbolista.

También dijo que siempre está “disponible para jugar en la selección. Obvio que depende de que juegue más”.

Consultado acerca de si la sanción a Luis Suárez jugó en contra del grupo seleccionado ante los colombianos, Forlán indicó: “Contra Colombia el equipo no estaba caído por la sanción a Luis (Suárez). Enfrentamos a un gran rival”.

Forlán volvió a enviar una señal positiva hacia Peñarol. No quiere que nadie se ilusione, pero admitió que piensa en la posibilidad de jugar con el equipo de sus amores. l


Populares de la sección

Comentarios