Foglia recargado

El mejor uruguayo en Londres 2012 está a un mes de buscar en el Mundial su lugar en Rio 2016
El octavo puesto de Alejandro Foglia en la clase laser standard de yachting en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 ya quedó atrás. Como la mejor actuación celeste a ese nivel desde la medalla de plata del ciclista Milton Wynants en Sídney 2000.

Pero a los 31 años, el regatista uruguayo va por más. Entre el 24 y 29 de noviembre disputará el Mundial de Nueva Zelanda, en la clase finn, en busca de una nueva presencia olímpica. Que puede ser la cuarta consecutiva.

Sobre el cambio de clase y lo que pasó desde Londres a esta fecha, Jano charló con Referí.

Entrenamiento Alejandro Foglia, clase finn
Entrenamiento Alejandro Foglia, clase finn


¿Cuánto le costó pasar de clase laser a finn con una lesión de espalda de por medio?
Mucho. Hubo dos o tres meses en los que no sabía si iba a poder volver a navegar.

¿Qué le pasó?
Fue una hernia de disco y la recuperación fue muy lenta. Me llevó un año. Decí que me ayudó el hecho de tener que terminar la carrera de Educación Física para tener la cabeza en otro lado.

¿Quiénes fueron claves en su recuperación?
El fisioterapeuta José Brandariz y un médico polaco que tengo acá en España.

¿Perdió mucho tiempo para arrancar en una clase nueva?
Y si... Recién en febrero de 2014 pude correr mi primera regata en Cádiz. Fue muy jodido perderme ese primer año y el arranque fue difícil. Sentía dolor en la espalda. Tuve que reeducar el cuerpo, recuperar la memoria sobre cómo colgarme del barco y sobre otros gestos técnicos.

¿Por qué en el Europeo de 2014, que fue su primer torneo de nivel, le fue mejor que en el Mundial de ese año que fue posterior?
Porque me tocó bastante viento en el Mundial y con solo siete meses arriba del barco los más experientes me lo hicieron notar.

¿Qué experiencia le dejó ese Mundial donde no pudo obtener la clasificación olímpica?
Que no anduve como quería y que todavía no estaba lo suficientemente preparado. Tuve un arranque normal, me metí en la flota de oro, pero en las regatas finales solo tuve una regata decente.

Hubo dos o tres meses en los que no sabía si iba a poder volver a navegar.

¿Qué le pasó este año en el torneo Palma de Mallorca que entró sexto a la final y terminó 16º?
Ese fue un buen torneo para mí. Entré sexto a la medal race, pero tuve una penalidad que realicé con un retraso de 20 segundos y me descalificaron. Fue terrible calentura, pero fue un torneo que me sirvió para tomar confianza porque le agarré más la mano al barco.

Después tuvo otra buena figuración en el Europeo, en Croacia.
Sí. Quedé cerca de los 10 primeros entre 80 barcos. Empecé a dominar el barco con viento y pude meterme entre los primeros en más de una regata.

Tenía programado disputar el Test Event en Río de Janeiro, una prueba clave para conocer la cancha de los Juegos Olímpicos, ¿por qué no compitió?
Porque me empezó a doler la rodilla. Fui un mes antes a entrenar con un holandés que tiene buen nivel, pero llegó un momento que no pude navegar más. Como estaba cerca, me vine a Uruguay. Me detectaron una tendinitis del tendón rotuliano en la rodilla izquierda. Me traté con Alfredo Rienzi.

¿Cómo está para el Mundial?
Físicamente voy a llegar bien. Pero va a estar muy peleado. Estarán en juego solo cuatro cupos por país para los Juegos Olímpicos. Holanda, España, Polonia e Italia están muy fuertes y mi desventaja contra ellos es que estoy solo por lo que mi margen de error se acorta.

Pero las estrategias conjuntas en este deporte están prohibidas...
Sí, pero a veces se hacen y son imposibles de que el jurado las pueda detectar. Pero igual no tengo que pensar en eso, tengo que ir tranquilo pensando en lo mío.

Si no logra clasificarse en noviembre tiene la última posibilidad el año próximo en Miami, ¿con qué nivel puede encontrarse ahí?
Ese torneo es solo para Sudamérica y Brasil ya tiene su cupo asegurado como país organizador de los Juegos. Tendría que pelear con los argentinos, que son jóvenes, están mejorando, pero todavía les falta. De todos modos no puedo ir confiado y antes de pensar en eso debo enfocarme en el Mundial.

¿Qué comparación hace entre la clase finn y la laser standar en la que compitió hasta Londres 2012?
En finn hay menos desarrollo a nivel mundial. Básicamente porque es una clase más cara. Los barcos son personalizados, las velas son más caras y los presupuestos anuales son mucho más importantes. La diferencia se nota en los cupos olímpicos. En laser en Londres hubo 49 países. En finn para Río de Janeiro hay solo 23 cupos disponibles. De todas formas el finn es la clase olímpica más antigua. Está en el programa desde 1952 y era la clase en la que corría el expresidente del Comité Olímpico Internacional, Jacques Rogge.

Holanda, España, Polonia e Italia están muy fuertes y mi desventaja contra ellos es que estoy solo por lo que mi margen de error se acorta.

¿Qué significa que el barco sea personalizado?
Que las distintas partes del barco se arman conforme a las características físicas de cada regatista. Por ejemplo, el mástil o las velas. Se corre con dos velas y hay que elegirlas en función de si el viento es fuerte, medio o flojo. También hay que adaptar la tensión de las velas y el mástil. Otra variable a atender es la condición para navegar: si la ola es alta o corta o si es plana. Las variables son casi infinitas.

¿Qué tan caras son las velas?
Un dolor de cabeza. La gran particularidad de estas velas es que con el uso se van deformando. Además, el sol las arruina. El problema es que una vez que se elige el tipo de velas para correr un torneo hay que entrenar antes con las mismas. Cada una sale entre € 1.000 y € 1.200. Se usan dos para correr. Los profesionales usan unas para entrenar, las tiran y con el mismo tipo de velan corren el campeonato. Yo no puedo hacer eso. Entonces yo las saco un par de días para entrenar y después las guardo hasta que empiece el torneo. Mientras, entreno con otras.

Su primer barco se lo compró la Dirección Nacional de Deportes y costó € 20 mil. ¿Cómo hizo para cambiarlo?
Lo entregué como parte de pago de un barco más nuevo y moderno. Le tuve que poner € 3.000 arriba para dejarlo a punto.

El mástil se lo compró la gente a través de una plataforma de crowdfunding, ¿que le dejó esa experiencia?
Un compromiso y una responsabilidad muy linda y muy grande.

Para pasar de una clase a otra, usted dijo que debía ganar peso, ¿cómo viene?
Bien. Ya subí 14 kilos, estoy pesando 98. Si pudiera llegar a 100 k sería ideal. Tengo un metabolismo alto y me ha costado subir.

Cuando estaba en Barcelona trabajaba dando clases de vela en un club, ahora que se mudó a Valencia, ¿en qué trabaja?
Ahora no estoy trabajando.

¿Y cómo costea gastos como los del alquiler de su vivienda?
Para mantenerme cuento con una beca del Comité Olímpico que me pagan desde enero de 2013. Además, el Ministerio de Defensa me dio otra beca que se efectivizó en setiembre de este año. También cuento con Directv como sponsor con el que tengo un contrato hasta 2016. Ojo, también hice algún trabajo extra: fui a unos entrenamientos en Italia y al último Mundial de laser, en Canadá, como entrenador de dos suizos y dos checos. Eso ayuda.

Lesiones

En 2012 se lesionó la espalda al sufrir una hernia de disco. Le tomó todo 2013 recuperarse y recién pudo empezar a navegar en la clase finn a principios de 2014. En junio de este año sufrió una tendinitis en el tendón rotuliano de la rodilla izquierda del que se recupera para llegar a su segundo mundial en finn.

La mudanza

Como la mejor flota española de clase finn está en Valencia, Foglia se mudó ahí desde Barcelona. Dejó la habitación que alquilaba y ahora renta un apartamento con el español Pablo Güitian y el portugués Federico Melo, dos que también buscan su lugar en la misma clase de yachting en los Juegos Olímpicos.

Con apoyo

Foglia recibe la principal beca que otorga el Comité Olímpico Uruguayo a través de solidaridad olímpica. También tiene una beca del Ministerio de Defensa. Y también recibe apoyos de parte de la Secretaría Nacional del Deporte que le compró el barco y le costeará los €10.000 que le cuestan ir al Mundial.
Julio César Maglione
Julio César Maglione
Julio César Maglione

Sus torneos

Foglia disputó hasta la fecha tres torneos al más alto nivel. Logró sus mejores actuaciones en los torneos europeos, sobre todo en el disputado el año pasado en La Rochelle, Francia, donde culminó 18º entre 101 barcos. Este año, en Split, Croacia, fue 13º entre 80. En Europa están los mejores de esta clase. En su primer Mundial, Santander 2014, fue 31º. El torneo repartió 12 cupos por país para los Juegos Olímpicos de Rio 2016. Foglia fue 21º por naciones.

El barco, las velas, el mástil...

El barco costó € 20.000 y lo compró la Dinade (hoy Secretaría Nacional del Deporte). Foglia lo cambió este año dándolo como parte de pago y poniendo € 3.000 adicionales. Cada vela le cuesta entre
€ 1.000 y € 1.200 y se usan dos por torneo. A través de un crowdfunding, con Campeón de la Gente, adquirió un mástil de carbono. Necesitaba juntar $ 152.200 y con el aporte de 101 personas consiguió $ 165.475. Fue un éxito.

Alejandro Foglia, entrenamiento

El viaje al Mundial

¿Cuánto cuesta? Nada menos que € 10 mil. ¿Qué implica? Los pasajes para él y su entrenador, el italiano Luca Devoti (plata en clase finn en Sídney 2000), el costo de inscripción, el alojamiento, la comida, el alquiler de una lancha para el técnico en los entrenamientos y el viaje del barco. ¿Cómo lo traslada? Vía marítima en un contenedor. El traslado demanda un mes. El 4 de noviembre lo levanta en Nueva Zelanda y comienza a entrenar y a adaptarse a las condiciones. El torneo empieza el 24 de noviembre.

La dieta

Para cambiar de clase, Foglia tuvo que subir 14 kilos Pasó meses levantándose de madrugada para comer cada tres horas. Ahora desayuna fuerte, almuerza dos veces, tiene una merienda nutrida y una cena con carne. Se pesa tres veces por día, pero el peso que vale es de la mañana: está en 98 k.

Juegos Olímpicos

Foglia, de 31 años, busca clasificarse a sus cuartos Juegos Olímpicos. Ya disputó tres, todos en la clase laser standard de yachting. Fue 34º en Atenas 2004, 17º en Beijing 2008 y octavo en Londres 2012 donde obtuvo diploma olímpico, firmando la mejor actuación de un uruguayo desde la medalla de plata obtenida por Milton Wynants en la prueba por puntos de ciclismo de pista en Sídney 2000.
Alejandro Foglia
Alejandro Foglia en los Juegos Olímpicos de Londres 2012
Alejandro Foglia en los Juegos Olímpicos de Londres 2012





Populares de la sección

Acerca del autor