Festejen, uruguayos, festejen: Uruguay es líder de la Eliminatoria

Uruguay volvió a demostrar el peso de su blusa color cielo y venció 1-0
a perú
La adrenalina del presente no permite detenerse un minuto en el pasado. La locura de la gente celebrando la victoria no lo admite. El fervor de los relatores a la hora de gritarle al país que Uruguay está primero en las Eliminatorias es tiempo presente.

Nadie se detiene a pensar un instante. Nadie se pregunta cómo llegamos a esto. No se buscan argumentos más allá de lo sucedido en el partido con Perú.

Y está bien. Pero es bueno que por estas horas de felicidad los aficionados sepan cómo fueron las cosas. A esto no se llega de un día para el otro. No es algo mágico poner 11 jugadores en la cancha y asunto arreglado.

Esto forma parte de un trabajo. De una idea. Parte de una forma de conducirse. De asumir que no somos una potencia, de interpretar lo que está en juego. Y tratar de no salirse de la ruta. Hubo tiempos duros. No se ganaba. Y no se apeló al manotón de ahogado. Se pasó por situaciones de alarma. Sin Suárez, sin Cavani, sin Godín, sin Josema. 'Estamos perdidos' fue el pensamiento extremista o alarmista de la inmensa mayoría.

Sin embargo, los uruguayos hoy miran las Eliminatorias sin la calculadora al lado. Increíble pero real. Alguna vez Tabárez los definió como "los campeones del repechaje". Hoy los uruguayos están primeros.

Y mucho tiene que ver el conductor en esta parte de la historia. No se dejó arrear en los peores momentos. No se dejó llevar por la corriente negativa ni se detuvo en los problemas. Fue capaz de blindar a la selección contra todos los vicios organizativos del fútbol uruguayo. Uruguay se maneja con profesionalismo, sin privilegios para nadie, como pasaba antes.

Muchos uruguayos argumentan que el equipo no juega a nada. Que no puede ser que en 10 años de proceso no se tenga juego colectivo. Los invito a repasar los últimos 25 años para que encuentren una selección que deslumbrara jugando al fútbol. Pero además, esto es por puntos. Y al mundial se llega sumando. ¿Quiéren ir o quieren juego bonito?

Uruguay conquistó el triunfo ante Perú en su salsa. Quienes pensaron que el juego sería un trámite porque los peruanos tenían jugadores suspendidos se equivocaron. Estos son los partidos que más le cuestan a Uruguay.

Lo ganó con su estilo. Con un primer tiempo sufrido. Extraño. Arrancó para demoler con un cabezazo de Vecino, pero se fue convirtiendo en un equipo intrascendente al quedar atrapado en la telaraña que armó Perú con cinco hombres en defensa.

Como a lo largo de la historia, costó tener la pelota. Se abusó de pelotazos largos intentando sorprender a defensas que son distraídos, pero no lo logró.

Tabárez paró una especie de rombo en el medio intentando sorprender con Carlos Sánchez cerca de los puntas. Pero todo fue anunciado. Es más, Perú estuvo a punto de ponerse en ventaja sobre los 24 con un remate de Guerrero que tapó Muslera.

La más clara de los celestes fue un cabezazo de Palito Pereira que sacó un defensa y el balón se estrelló en el travesaño. Uruguay contó con dos chances más en el primer tiempo, pero se fue frustrado al descanso.

Sin embargo, a diferencia de otros tiempos, reinaba la calma en el Centenario. Hasta en eso maduró el público. Aprendió a ser paciente, sabedor de que el equipo, en cualquier momento, le brindaría su recompensa.

Para el complemento el entrenador celeste apeló a cambios. Dio ingreso a Cristian Rodríguez en lugar de Vecino y se esperaba que el equipo modificara su postura.
Y fue decidido por el partido de movida. Corrían dos minutos cuando Coates dejó al Cebolla de cara al gol pero su remate fue tapado por el golero peruano. En el tiro de esquina, Coates se tiró en paloma y por poco no fue gol.

Empezaba otro partido. Uruguay se paró más arriba. Presionó y encontró su recompensa apenas transcurridos siete minutos. Se inició una acción por izquierda, la pelota fue a Suárez, que metió un pase de primera como un puñal para Cavani que le rompió el arco a Gallese. Un golazo que fue justo premio al jugador más sacrificado.

Perú quedó golpeado. Y la celeste casi pudo sentenciar la historia con una definición de Sánchez y un cabezazo de Cavani. No lo hizo y la pelota empezó a deambular por el medio. Compartieron aciertos y errores. Gareca apostó por Ruidíaz, que inquietó por su movilidad.

Fue más de media hora de una especie de pacto de no agresión. Los peruanos remataron al arco por primera vez a los 33 minutos, lo que habla a las claras de que poco y nada hicieron para obtener el empate.

Así y todo casi se lo llevan. Uruguay se quedó con el 1 a 0. Selló el resultado. Cuando faltaban 10 minutos, Tata González abandonó la cancha sentido, Palito pasó al doble cinco y Fucile entró de lateral izquierdo. Poco y nada sucedía hasta que Polo, en la hora, paralizó los corazones en el Centenario con un remate cruzado que se perdió apenas afuera.

En los descuentos, Uruguay reventó la pelota sin miramientos. Ya nada importaba más allá de la victoria.
El abrazo final de los jugadores fue el fiel reflejo del momento que se vive. Las manos en los ojos de Suárez marcaron su vuelta al Centenario emocionado por haber podido ingresar a la cancha con sus dos hijos.

Ahí, en la cancha, los que se abrazaban eran los verdaderos dueños de haber ganado a todas las adversidades y quedado como líderes de las Eliminatorias.
El técnico se retiró como llegó. En silencio. Sabe que falta mucho, pero mucho, por recorrer. Pero en su fuero más íntimo debe haber corrido aquella famosa frase que inmortalizó el presidente Tabaré Vázquez: "Festejen, uruguayos, festejen".

tabla elimninatorias


Embed


Fuente: El Observador y AFP

Acerca del autor