Ferrara, el mundo de los sueños

Fernanda Marrochi cursa su tercera temporada como profesional en el hándbol italiano

De pagar la cuota de Federación, gastar en boletos y hasta comprarse la ropa para jugar, Fernanda Marrochi pasó a entrenar en infraestructuras de primera, a viajar en avión para jugar de visitante y a cobrar en euros. Su vida siempre fue el hándbol. Pero desde 2014 lo vive como profesional.

Fue a mediados de aquel año cuando pasó a jugar de Scuola Italiana en Uruguay a Pallamano Ariosto Ferrara en Italia.

Después de dos temporadas el equipo se dividió y se formó uno nuevo, Handball Estense Ferrera, donde fue a parar Marrochi.

Fernanda Marrochi
Fernanda Marrochi
Fernanda Marrochi

"Esto es otra historia, no tiene nada que ver con lo que vivía en Uruguay, es súper profesional. La Federación Italiana tiene apoyo, hay muchos espónsores por equipo y a las jugadoras no nos falta nada", contó a Referí desde Ferrara, una ciudad de 135 mil habitantes ubicada al norte del país de la bota.

"La casa me la paga el equipo que me da todo: la ropa deportiva, los traslados y un sueldo que solo gasto en alimentación", dijo la jugadora de 28 años.

A la mayoría de los partidos de visitante viajan en microbus, pero cuando se desplazan a las islas cambian el medio de transporte. A Nuoro van en avión y a Sicilia cruzan en barco.

"Creció mucho la Liga, aunque hace unos años se jugaba con más extranjeras; ahora se permite una sola por equipo. Para esta temporada se pasó de nueve cuadros a 14 y el nivel está muy parejo", explicó la hermana de Pablo Marrochi, el mejor jugador uruguayo que milita en el ascenso de Francia.

A Marrochi la dirige un esloveno, Vojko Lazard. Eslovenia terminó tercera en enero en el Mundial de Francia y fue cuartofinalista el año pasado en los Juegos Olímpicos de Río.

"Mejoré muchísimo como jugadora desde que llegué a Italia. En Uruguay jugaba de armadora y ahora soy pívot. Hasta que me lesioné en diciembre llevaba 60 goles en nueve partidos sin tirar penales. También mejoré muchísimo en defensa, una faceta que antes no era mi fuerte", dijo Marrochi.

En diciembre se rompió los ligamentos cruzados de la rodilla y ahora está a la espera de operarse, para luego comenzar una larga recuperación que hará en el club que ya anunció que la quiere para la próxima temporada.

"El entrenador está contento con mi rendimiento, soy la segunda más vieja del equipo, tengo un rol importante, me respetan y las chicas me quieren. Los años anteriores era una más en el cuadro, pero ahora tengo otra responsabilidad", dijo.

Ferrara es conocida como la ciudad de las bicicletas. Marrochi va a entrenar en una que también le dio el club.

"Es una ciudad divina, chiquita, con un centro donde está el duomo, como el de Milano, el centro histórico está lleno de iglesias, hay un castillo con mucho movimiento turístico. Ferrara está a una hora de Venecia, a 30 minutos de Bologna y a una hora y media de Firenze. Conocí todos esos lugares. El fin de semana pasado fui a Nápoles y me encantó. Lo vi muy parecido a Montevideo con autos estacionados en doble fila, gente gritándose desde los balcones. El sur de Italia lo conocí casi todo y jugando ya recorrí de punta a punta el país", dijo la pívot que tiene nacionalidad italiana.

Esa condición sumada a su buen rendimiento llamó la atención de la Federación Italiana que la consultó sobre la posibilidad de jugar por Italia algo que la lesión dejó en veremos. Marrochi disfruta así su sueño profesional.

De Solymar a Italia

"Empecé a jugar al hándbol en la escuela 232 de Solymar con la profesora Ana Luisa. Un día fui a acompañar a mi hermano Pablo, que jugaba en Unión Santa Rosa Shangrilá, y el entrenador Pedro Rasenti me invitó a sumarme al equipo. Estuve 10 años hasta que en 2009 me fui a Náutico con Gonzalo Peluffo y en 2011 pasé a Scuola", contó. Con el equipo de Daniela Mata ganó su único Federal en 2012. En las finales ante Goes anotó 14 goles y fue premiada como la goleadora de las finales: "Me dieron una medalla, porque la copa se la habían olvidado y nunca me la dieron", recordó a las risas.

La selección: "De Uruguay ya no espero nada"

Cuando estaba en Unión fue convocada a las selecciones de menores, cadetas y juveniles y en 2011 disputó sus primeros torneos internacionales con la mayor de Uruguay: los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011 y el Mundial de Brasil donde el equipo que dirigían Leonardo Puñales y Daniela Mata clasificó a su última cita mundial y ganó el único partido en la historia (19-16 a Argentina en el grupo D). "Desde que me vine a Italia nunca más me llamaron para la selección. Es un poco raro y frustrante, pero ya no espero nada más de la selección porque ni siquiera existió la intención de llamarme", expresó.

El trabajo: Entrena a los sub 12

En su equipo, Marrochi también entrena junto a un jugador del equipo masculino a 35 chicos menores de 12 años.

Populares de la sección

Acerca del autor