Ferguson presentó su autobiografía

El escocés dijo que el Barcelona de Guardiola fue el mejor equipo al que enfrentó, se refirió a Mourinho y por qué no dirigió a la selección de Inglaterra

El escocés Alex Ferguson, que entrenó a Manchester United durante 27 años hasta la pasada temporada, presentó el martes en Londres una autobiografía en la que asegura que Barcelona del español Pep Guardiola fue el mejor equipo al que se enfrentó en su carrera.

"El Barcelona fue el mejor equipo que nunca se plantó ante mi Manchester United. El mejor, sin duda", reflexiona en el volumen titulado "My autobiography" Ferguson, que el martes reunió a una multitud de periodistas internacionales en la presentación de un libro en el que subraya que el portugués Cristiano Ronaldo es un "mago", el futbolista con más talento que ha tenido a sus órdenes.

El veterano técnico, que a los 71 años ejerce como director y embajador del club inglés, rememora en un libro de 350 páginas cómo Barcelona de Leo Messi, Xavi Hernández y Andrés Iniesta, "todos ellos de metro setenta", tumbó en dos finales de la Liga de Campeones -2009 y 2011- a un United plagado de "futbolistas fuertes y guerreros".

"Lo que nunca entendí es cómo esos futbolistas eran capaces de jugar semejante número de partidos. Alineaban siempre casi el mismo once", apostilla Ferguson, que resalta asimismo la buena relación que mantiene con el portugués José Mourinho, actual técnico del Chelsea, a pesar de ciertas fricciones iniciales.

El escocés, que acumula dos Ligas de Campeones y 13 Premier Leagues en su palmarés, reconoce que sintió a Mourinho como una "amenaza potencial" cuando escuchó su primera rueda de prensa como técnico del Chelsea, en 2004, en la que se declaró a sí mismo como un hombre "especial".

Una temporada antes, ambos se habían medido en unos octavos de final de la Champions en los que el Oporto envió a casa a United.

Ferguson relata cómo tuvo un "choque" con Mourinho tras la primera vuelta de aquella ronda: "Mi indignación venía por todo lo que los jugadores del Oporto se estaban lanzando a la piscina", narra el escocés.

"Tuve un choque con él (Mourinho) al final de aquella primera vuelta, pero a veces tengo desacuerdos con algún colega la primera vez que nos encontramos y después nos hacemos amigos. (...) Con Mourinho ocurrió eso mismo", sostiene el extécnico de los "diablos rojos", que elogia además el carácter del portugués.

Para Ferguson, el fichaje de Mourinho por el Real Madrid en mayo de 2010 es "uno de los nombramientos más interesantes" que recuerda en el mundo del fútbol.

"Verle asumir el trabajo en el Real Madrid fue fascinante. (...) Todos los entrenadores que van allí deben adherirse a su filosofía, a la filosofía galáctica. Cuando nombraron a Mourinho, estoy seguro de que aceptaron que tendrían que cambiar su forma de pensar", asegura Ferguson en su libro.

Sobre su sucesión al frente del banquillo del United, el escocés zanja la cuestión en apenas unas líneas, cuando describe la reunión en la que le comunicó al estadounidense Joel Glazer, dueño del club, su intención de retirarse a final de la temporada pasada.

"Intentó convencerme de que no me retirara (...) Cuando vio que no había perspectiva de que cambiara de opinión, la conversación giró hacia quién podría sustituirme. Hubo un acuerdo unánime, David Moyes era el hombre", relata el extécnico.

Ferguson, que ha desvelado que rechazó por dos veces una oferta para entrenar a Inglaterra, reflexiona asimismo sobre el excentrocampista inglés David Beckham, que llegó a pensar que era "más importante que el entrenador (manager)", en palabras del escocés.

"En el momento en el que un jugador del Manchester United piensa que es más importante que su entrenador, se tiene que ir", rememora Ferguson, que repasa en detalle uno de los incidentes más conocidos entre él y el centrocampista, que en el verano de 2003 dejó Manchester con rumbo al Real Madrid.

"Él estaba a unos tres metros de mí y entre nosotros había una fila de botas. David juraba en voz alta. Me moví a hacia él y chuté una de las botas, le di justo en medio del ojo. Por supuesto trató de abalanzarse sobre mí, pero los jugadores le pararon", recuerda Ferguson en su libro.


Fuente: EFE

Populares de la sección

Comentarios