Fénix disfruta, Danubio sufre

Los albivioletas vencieron luego de ocho partidos a su rival, se mantienen arriba y sumieron al franjeado en una minicrisis

Lejos quedaron los tiempos en que Fénix pensaba en no descender. Se acercan los 100 años del club y los jugadores escriben una linda historia en la cancha.

Son un equipo compacto que ya supo ganarle –en un inicio de fixture complicado– a River, Racing y Danubio para estar prendido entre los de arriba.

Por eso la gente en Capurro saltaba al final de un encuentro en el cual Fénix ganó a puro corazón, dejando quizás un poco de lado el fútbol.

Danubio tuvo la pelota, fue el que contó con más chances de gol, pero se encontró contra una muralla y con 11 voluntades que iban a luchar hasta el final, tal como pregona su técnico, Rosario Martínez.

Pocos se acordaron que el sábado los albivioletas no contaron con su máxima figura, Martín Ligüera, aquejado de una gripe. Es que el conjunto en sí lo supo suplir de la mejor manera, jugando en sociedad, con hombres destacados en todas sus líneas.

Desde el fondo con Ignacio Pallas –autor del primer gol muy protestado por sus rivales quienes entendieron que la pelota no ingresó en su totalidad–, pasando por un muy disciplinado Gonzalo Papa en la mitad del terreno –apoyado siempre por Raúl Ferro, a quien Federico Ricca le cometió el penal para el transitorio 2-0– y arriba, Maximiliano Pérez quien hizo todo bien, hasta ocuparse de las "ausencias" de Lucas Cavallini y Cecilio Waterman quienes casi no aparecieron.

Viéndolo así, parece que Fénix es un superequipo, un todoterreno que pisa a sus rivales. No lo es. Pero complica al más mentado y esta vez, lo sufrió Danubio.

El conjunto de Jorge Castelli tuvo problemas en defensa y cometió errores importantes que le costaron el partido.

También mostró casos como los de Ignacio González o Fabricio Formiliano quienes no solo no rindieron, sino que se mostraron muy lejos de lo que pueden dar. Es demasiado handicap.

La actitud de algunos jugadores danubianos también faltó a Capurro.

Sin embargo, pese a que pasó zozobras importantes en el fondo, tampoco contó con ese factor suerte que a veces hay que tener. Porque cuando estaban 0-0, un tremendo zapatazo del juvenil Giovanni Zarfino superó al arquero Darío Denis pero dio en el ángulo. Cuando no se está derecho, hay cosas que no salen y ese también puede ser el caso de Danubio que con la del sábado, llegó a tres derrotas consecutivas, algo a lo que no se está acostumbrado en el club que había comenzado con dos victorias consecutivas este mismo Apertura y ahora se desinfló.

Pero a Fénix y a sus jugadores poco le importó y consiguieron una gran victoria para disfrutar de la mejor manera.

El estadio Capurro deliró ya que hacía ocho partidos que no podían ganarle a Danubio y ahora se mantienen allá arriba.

FÉNIX 2

Darío Denis 5

Juan Álvez 5

M. Perg 5

Ignacio Pallas 6

Leandro Zazpe 6

Raúl Ferro 6

Andrés Schetino 6

Gonzalo Papa 6

M. Pérez 7

C. Waterman 4

Lucas Cavallini 4

DT: Rosario Martínez

DANUBIO 1

F. Torgnascioli 5

M. Velázquez 4

M. De los Santos 5

Federico Ricca 5

Leandro Sosa 5

G. Zarfino 5

F. Formiliano 3

Agustín Viana 5

Ignacio González 4

Gonzalo Barreto 5

Juan M. Olivera 4

DT: Jorge Castelli

CAMBIOS EN FÉNIX: 71' Mateo Carro (5) x Waterman, 74' Rodrigo Rojo (4) x Ferro y 90+2' Rodrigo Abascal x M. Pérez

CAMBIOS EN DANUBIO: 45' Carlos Grossmüller (6) x Viana, 50' Marcelo Saracchi (4) x Zarfino y 71' Jorge Graví (4) x Velázquez

CANCHA: Parque Capurro

JUEZ: J. Bentancor (5)

GOLES: 39' Pallas (F), 47' M. Pérez (F) de penal y 68' Barreto (D)

AMARILLAS: Álvez, M. Pérez, Schetino, Cavallini y Pallas (F) y Viana e I. González (D)


Populares de la sección

Acerca del autor