Federer se tiene fe en 2014

El suizo señaló que las críticas "son parte de este deporte" al aterrizar en Brisbane donde abre la temporada 2014

Este domingo, Federer se convirtió en un típico turista y paseó por los lugares más frecuentados de la ciudad. El suizo disfrutó de una vista de los rascacielos desde "Kangaroo Point" y también visitó con su familia el "Lone Pine Koala Sanctuary", donde mantuvo en brazos a un koala de cinco años, y dio de comer luego a unos canguros del parque.

Tras ser recibido por Jann Stuckey, ministro de Turismo, tuvo un encuentro con la prensa donde analizó los malos resultados de esta campaña, en la que ha acabado sexto del mundo, ganando solo un título (Halle) y faltando a todas las finales del Grand Slam, siendo su mejor resultado, las semifinales del Abierto de Australia.

"La gente siempre va a saltar y decir 'Este está acabado' y eso es lo que ha pasado este año", dijo Federer. "Las críticas son parte de este deporte, pero ellos son los últimos que me empujarán fuera de esta especialidad. Me encanta el tenis y ahora no quiero desperdiciar ninguna oportunidad más", dijo el exnúmero uno del mundo.

"El tenis es muy importante en la vida de uno, pero no lo es todo. Siempre tuve clara mi perspectiva de las cosas y la importancia que tiene mi familia", dijo.

Como acostumbra, Federer, de 32 años, se ha entrenado durante una semana en Dubai, donde tiene una vivienda, y tras contratar al sueco Stefan Edberg, que cumplirá 48 años en Melbourne, como miembro de su equipo, y con el que viajará "no menos de diez semanas", el de Basilea parece haber exprimido al máximo sus posibilidades para comenzar el 2014 lo mejor posible.

Además, el ganador de 17 torneos del Grand Slam ha anunciado recientemente que volverá a ser padre. "¡Mirka y yo estamos muy contentos de compartir la noticia de que Myla y Charlene serán hermanas mayores en 2014! Felices vacaciones", anunció en una red social.

"Es la primera vez en un año que puedo practicar tres o cuatro semanas seguidas sin ningún contratiempo", añadió Roger. "No jugué exhibiciones y eso me permitió entrenar extremadamente fuerte por un largo período. Pude hacer más de lo que lo que tenía pensado", dijo el suizo.

"Durante buena parte del último año, cada vez que me entrenaba había algún problema, pequeños dolores o molestias, sobre todo en la espalda. Estos últimos meses han sido muy importantes para mí en ese sentido y hoy siento que ese movimiento ya no representa una preocupación", añadió Federer, esperanzado y dispuesto a la lucha con los cinco jugadores que le superan en la clasificación mundial.


Fuente: EFE

Populares de la sección

Comentarios