Falleció Ladislao Mazurkiewicz, una leyenda del fútbol uruguayo

Fue golero emblemático de Peñarol y la selección uruguaya. Campeón de América, la Copa Libertadores y la Copa Intercontinental

Falleció Ladislao Mazurkiewicz, una leyenda del fútbol uruguayo, a los 67 años, en la madrugada de este miércoles en la Asociación Española de Montevideo.

Hace días que estaba internado por problemas respiratorios. El anuncio del fallecimiento lo hizo Fernando Álvez, discípulo de Mazurkiewicz, quien había sido el encargado de comunicar sobre el estado de salud del ídolo del fútbol uruguayo.

El velatorio se llevará a cabo de 13 a 16 en la sala 1 de la empresa fúnebre Road Hnos, en Isla de Flores 1418. El entierro será en el Parque del Recuerdo.

El mejor arquero de la década de 1960

Don Roque Máspoli lo miró y lo midió. El viejo zorro del arco lo semblanteó. Había separado a Maidana del plantel por un problema disciplinario y se tenía que decidir. Era el botija que hacía las veces de tercer golero o el suplente natural llamado García. Y el león del Maracanazo se inclinó por el más chiquito. Ladislao Mazurkiewicz no abandonaría jamás el arco de Peñarol. No vayan a pensar que aquel era un partido amistoso. Enfrente se paraba el Santos de Pelé en una noche de 1965 en el Monumental de Núñez por las semifinales de la Copa Libertadores.

Nacido en el barrio Bella Vista apenas pasó por las divisiones formativas. Su vínculo con Racing fue un trampolín. Se presentó en Sayago en 1961 y en 1965 ya estaba con la aurinegra.

Desde aquella primera vez construyó su propia historia defendiendo el arco aurinegro.

Fue campeón de la Copa Libertadores y de la Copa Intercontinental con Peñarol en 1966 venciendo a River Plate y Real Madrid, respectivamente.

A nivel de clubes pasó por Atlético Mineiro, Cobreloa y América de Cali de Colombia.

Con la selección también se transformó en leyenda. Se lo recuerda por su notable actuación en el Mundial de México 1970 donde metió a los celestes en semifinales con sus atajadas.

Su debut en la celeste fue en un amistoso ante Alemania Oriental en Montevideo, en enero de 1965. Y un año y medio después, con apenas 21 años, debió hacerse cargo del arco uruguayo nada menos que en la máxima cita.

En aquel campeonato de 1966 mostró su personalidad y una anécdota que contó en su cuenta de Twitter Fernando Álvez, uno de sus discípulos, lo deja en claro.

“Les voy a contar una anécdota increíble de Ladislado antes del Mundial de 1966. Ambos equipos debían subir al palco a saludar a la reina, que aún vive. Primero los ingleses y seguido Uruguay. Era reverencia a la reina frente a ella y la mano al marido que estaba a su lado como siempre. Tengan en cuenta que 10 minutos después iba a empezar el partido, cuando Chiquito queda frente a la reina, le hace la reverencia y da un paso, le extiende la mano al marido de la reina Isabel y, cuando este le da la mano, Chiquito le dice: “Vos sí que estás pintado” y siguió su camino. Sus compañeros no podían creer. Dicen que eso sirvió para que alguno de ellos aflojara la tensión que el partido provocaba”.

Cuatro años después fue el mejor del Mundial, en México. De aquel torneo nadie olvida la jugada que le hizo Pelé, que dejó pasar la pelota por un lado y la fue a buscar por el otro.

La FIFA lo terminó votando como el mejor golero del certamen, un reconocimiento del que tuvieron que pasar 40 años para que otro uruguayo fuera incluido en el once ideal de una Copa del Mundo: Diego Forlán.

La inmensidad de Mazurkiewicz por aquellos años era tan relevante que fue invitado al partido de despedida de Lev Yashin, el ruso conocido en el mundo como la araña negra.

Mazurca lo suplantó en el segundo tiempo, y recibió de Yashin sus guantes, lo que ubica al uruguayo como el sucesor del mejor golero del mundo, título que ostentara el soviético. De hecho, el propio Yashin lo catalogó de esa forma.

En el ámbito local, con Peñarol impuso una marca de imbatibilidad de 987 minutos sin recibir goles.

Chiquito se retiró en 1981 en Peñarol, como campeón uruguayo, para luego volver y ser entrenador en una Liguilla y finalizar dedicado a preparar a los arqueros durante varios años.


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios