Estudio revela el secreto para anotar más penales

La revista especializada "Current Biology" divulgó el informe realizado por el Instituto para la Economía Mundial (IfW) alemán

Aviso para la Copa América Centenario y la Eurocopa: los arqueros, en las tandas de penales, tienden a tirarse al lado contrario del lanzamiento anterior, según un estudio del Instituto para la Economía Mundial (IfW) alemán divulgado este jueves.

Como explica la revista especializada "Current Biology" en su último número, las estadísticas señalan que en un 55 % de los casos los guardametas no repiten la dirección en la que se lanzan en dos penaltis consecutivos.

"La probabilidad de que un arquero se lance al lado contrario del anterior lanzamiento de penal es de un 55 %, (una tasa) significativamente superior a que repita en el mismo lado", explica Ulrich Schmidt, economista del IfW, que ha realizado esta investigación junto a Sebastian Braun.

Con estas cifras en la mano, parece que las selecciones que participan en la Eurocopa de Francia o la Copa América Centenario deberían tomar buena nota de este estudio, basado en 350 lanzamientos de penales en torneos de fútbol internacionales.

La investigación buscaba comprobar si los futbolistas profesionales -en este caso los arqueros- incurrían en la llamada "falacia del jugador o de Montecarlo", una creencia errónea que hace presuponer que los sucesos acaecidos en el pasado condicionan los resultados futuros, cuando en realidad es una cuestión de azar.

Un ejemplo de ello podría ser el lanzamiento al aire de una moneda; aunque se haya repetido un resultado (cara o cruz) de forma continuada, la posibilidad de que salga el signo contrario se mantiene siempre inalterable (0,5).

Este resultado contradice otro estudio anterior que sostenía que los arqueros se verían afectados por la "falacia del jugador" y que, tras tres disparos al mismo lado, se incrementaban las posibilidades de que el guardameta se lanzara en la dirección contraria a los lanzamientos previos.

Schmidt y Braun rechazan estas conclusiones tras realizar un segundo experimento en el que analizaron 650 penales tirados en un laboratorio (tras excluir los lanzados al centro y los ejecutados por jugadores especialmente hábiles).


Fuente: EFE