"Estoy esperando que nos goleen"

Julio Cesar Baldivieso cargó con ironía contra la prensa uruguaya y dijo: "No merecemos tanta falta de respeto"
Agustín Castillo, especial para Referí, desde Santa Cruz

No hace faltar explicar que la frase que abre esta nota está cargada de ironía. Además de molestia. La frase pertenece a Julio César Baldivieso, el entrenador de la selección boliviana que a horas de su debut oficial al frente de Bolivia por las Eliminatorias, descargó en una entrevista telefónica con Referí su bronca por el trato que dice estar recibiendo de la prensa uruguaya. Aunque, reconoce, "lo toma como de quién viene".

"Somos los peores como han dicho en Uruguay, estamos esperando la goleada, solo preocupándonos que no nos goleen pero vamos a ver qué pasa mañana (por hoy)", disparó el técnico de 43 años nacido en Cochabamba. El tono tiene el sello de calidad de su fuerte personalidad, que como todo en la vida genera tanto adeptos como detractores .

Uno de estos últimos es su exentrenador y también exconductor de la selección boliviana, el español Xabier Azkargorta quien dijo recientemente: "Me gusta más el balón que el fusil", en crítica referencia a los métodos militaristas impuestos por Baldivieso en la fase de preparación.

Pero está en el ADN de Baldivieso la palabra sin filtrar, la espontaneidad pura que lo acompañó en su largo camino de jugador entre 1987 y 2008. Frases que son títulos de diarios, los que ahora ya dice no mirar más.

Esa personalidad y temple también empezó a mostrar desde el minuto cero al mando de una selección que ya naufragó. Porque eso le valió la renuncia de Ronald Raldes (capitán) y Marcelo Martins (estrella) a la selección. Estos dos referentes no bancaron el tranque del DT y dieron el portazo. Ahora, Baldivieso, no mira atrás: puso la mira en la prensa uruguaya.

"¿Qué crees que siente uno cuando los periodistas vienen a Santa Cruz y dicen que van a enfrentar a la peor selección de todos los tiempos? ¿Qué te parece? ¡Cómo no voy a estar infeliz por lo que comentan! Todos los futbolistas, cuerpo técnico y seres humanos merecemos respeto y en esta selección hay muchos jugadores jóvenes que no merecen ser menospreciados por nadie", dijo a Referí.

Hecho el descargo, hizo una pausa y habló del partido que se viene. Porque, aclaró, hoy por hoy "solo piensa en Uruguay" y no en el trabajo a largo plazo que piensa realizar.

Uruguay no viene de la mejor manera, ¿qué opina del partido de esta tarde?
Los uruguayos siempre tienen un plantel rico en jerarquía y buenos futbolistas, pero confió mucho en el trabajo que hemos hecho y en la mística de todos los seleccionados bolivianos.

¿Ya logró imponer su estilo?
Es difícil en una semana de trabajo cambiar muchos aspectos pero de todas maneras espero que los jóvenes puedan desenvolverse de acuerdo al talento que tienen y el apoyo de la gente es fundamental y ya días antes del partido agotaron las entradas lo que quiere decir que están apoyando al equipo y están ilusionados por lo que se viene.

¿Qué tal estuvo el encuentro con el presidente Evo Morales?
El presidente nos ha tratado de la mejor forma y el recibimiento que nos ha dado y las palabras de aliento fueron muy buenas y muy motivantes para el plantel. Él es un deportista y siente el fútbol como nosotros, llegó profundo a los más jóvenes.

¿Por qué decidió llevar a su plantel a un cuartel militar?
No fue una decisión mía. Ha sido una invitación del Colegio Militar para estar presentes en la iza de la bandera y en el canto del himno nacional. La verdad es que vino muy bien por el patriotismo que debe haber en una selección. El futbolista tiene que saber que es un privilegio y un honor estar en una selección de cualquier tipo y obviamente no ser una obligación. Y el uso del fúsil fue invitación del general: si alguien quería divertirse y disparar lo podía hacer.

¿Qué conclusión saca de esa experiencia?
Fue muy valioso porque nos hemos dado cuenta que somos nosotros lo abanderados que tenemos que llevar la enseña patria. Son los futbolistas en este momento los responsables de ello y así como son los militares cuando hay un problema bélico.

¿Tiene el equipo?
Sí pero no lo digo, me lo reservo. Estoy pensando solo en Uruguay. Siempre pienso en presente. Me agrada el hecho de la renovación, la nueva sangre y que esta idea le haya caído muy bien a todo el país aunque es difícil contentar a todos. Vamos a salir a jugarle a muerte a Uruguay.