Estados Unidos ante un reto dorado

Estados Unidos quiere rubricar el domingo su dominio del básquetbol mundial con una victoria en la final frente a Serbia


Estados Unidos quiere rubricar el domingo su dominio del baloncesto mundial con una victoria en la final de Rio-2016 frente Serbia que le daría su tercer oro olímpico consecutivo.

"Para mí siempre se trata de conseguir la medalla de oro", recordaba ya desde el inicio de los Juegos el estadounidense Carmelo Anthony, que puede convertirse el domingo en el primer jugador de baloncesto en lograr tres oros consecutivos.

Los estadounidenses han hecho un recorrido impecable en Brasil con un pleno de victorias, incluida la del jueves en semifinal contra España, finalista en las dos anteriores ediciones en Pekín-2008 y Londres-2012.

La batalla contra los españoles no fue un paseo militar, pero los estadounidenses se las arreglaron para mantenerlos siempre por detrás, hasta ganar el partido 82-76.

El equipo que entrena Mike Krzyzewski había suscitado algunas dudas en la fase de grupos, tras una serie de victorias apretadas frente a Australia (+10), Francia (+3) y también Serbia (+3), pero sus dos partidos en la fase final acabó por disiparlas.

Mejor defensa

Los estadounidenses dieron un punto más de intensidad a su defensa, primero contra Argentina en cuartos de final (105-78) y después frente a los españoles.

"A nivel defensivo, este es el mejor equipo que ha puesto en cancha Estados Unidos", aseguró el entrenador español, Sergio Scariolo, comparándolos con anteriores conjuntos estadounidenses.

Los norteamericanos, pese a no haber podido contar con figuras como LeBron James o Stephen Curry, han demostrado que siguen manteniendo el control del baloncesto global, aunque todavía les queda el último escalón ante Serbia.

Los balcánicos iniciaron el campeonato a trompicones perdiendo en la fase de grupos contra Estados Unidos, Australia y Francia, pero han ido yendo de menos a más a lo largo de sus últimos partidos.

Los serbios se deshicieron en cuartos de su vecinos croatas y en las semifinales aprovecharon un partido patético de los australianos para meterse en la lucha por el oro.

Los 'Boomers' solo lograron marcar 14 puntos en el primer tiempo y siempre fueron ampliamente por detrás en el marcador.

"Es una vergüenza la forma en que empezamos y no pudimos recuperarnos de eso", consideró tras el encuentro el base australiano de los Spurs, Patty Mills.

No son invencibles

La amplia victoria sobre los australianos (87-61), que habían hecho un recorrido impecable en Rio-2016 perdiendo sólo su partido contra Estados Unidos, ha cargado de moral a los serbios, que no pierden de vista que sólo cayeron por tres puntos en la fase de grupos frente a los norteamericanos.

"El partido anterior nos da esperanza. Creo que mostramos en ese encuentro que no son invencibles. Creo que sabemos como jugar contra ellos y es lo que vamos a hacer", aseguró el pívot serbio Miroslav Raduljica, tras la semifinal.

Los serbios están en condiciones de hacer historia en su primera participación olímpica como tal país.

En 1996, Serbia, todavía bajo la denominación de Yugoslavia, unida con Montenegro, llegó a la final de los Juegos de Atlanta.

El equipo, entre los que figuraba Sacha Djordjevic, actual seleccionador serbio, cayó por un claro 95-69 frente a los Shaquille O'Neal o Charles Barkley.

La actual serbia también sabe lo que es caer en una final con Estados Unidos después de perder la del Mundial 2014 de España por un contundente 129-92.

El domingo se sabrá si Serbia hace historia o si confirma la supremacía estadounidense en el deporte de la canasta.


Fuente: AFP