Estado apoya en grande a Los Teros

El Ministerio de Deportes aportará US$ 90.000 para la preparación de la selección

El rugby uruguayo recibirá este año una inédita ayuda económica de US$ 90 mil del Estado uruguayo, como preparación para el Sudamericano de mayores de mayo, primer escalón de las Eliminatorias al Mundial de Inglaterra 2015.

Así se definió tras una reunión que el secretario general de la URU, Pablo Ferrari, mantuvo la semana pasada con la ministra de Turismo y Deporte Liliam Kechihcian y del director nacional de Deportes Ernesto Irurueta. “La verdad que estamos muy satisfechos, es un empujón, y un aliento que nos valoren así. Lo tomamos como un reconocimiento”, comentó a El Observador Ferrari.

El monto que aportará el gobierno significa el 71% del monto total que la URU recibe de la IRB año a año (80 mil libras anuales, o US$ 126 mil)  para poner en marcha los planes de High Performance. Históricamente, esa ayuda ha sido casi la única fuente de financiación de la Unión, por lo que este aporte del Estado cambiará el panorama de la economía del rugby uruguayo, en la que las ayudas esponsorización históricamente han sido flacas, y donde es habitual que los dirigentes pongan de su bolsillo para tapar agujeros.

La ayuda llega además tras un inicio de año en el que el rugby puso en marcha el proyecto del Estadio Charrúa, donde instalará su sede, gimnasio y lugar de concentración. Es la semilla de un Centro de Alto Rendimiento, para el cual más adelante se buscará profundizar colaboración de empresas del Estado, y también de la IRB.

Además, el aporte oficial marca el buen posicionamiento que el rugby ha mostrado dentro de los deportes uruguayos. La comunicación entre el Estado y el rugby se profundizó en los últimos años, luego que se confirmara al seven como deporte olímpico a partir de Río 2016.

Ayuda al Seven
Precisamente, el seven es el otro tema que está sobre la mesa.  En ese sentido, la URU volverá a reunirse esta semana con el Ministerio de Deportes, de manera lograr un apoyo económico para el proceso del rugby reducido, que tiene un año clave, con el Sudamericano de Río en febrero.

Allí los celestes se jugarán la clasificación al Mundial de Rusia y a la Qualy de Hong Kong, en el que  tendrán nuevamente la chance de disputar una plaza en las 12 etapas anuales del Circuito Mundial.

La idea es conseguir esos objetivos,  y que signifiquen un salto hacia adelante pensando en la meta de fondo: la clasificación a los Juegos Olímpicos de Río 2016. La posibilidad de conseguir un deporte colectivo en los Juegos es otro de los puntos que hacen que para el gobierno el rugby sea un deporte central.

El rugby femenino, que está atravesando el momento de mayor desarrollo de su historia con el nacimiento del Circuito Mundial Femenino, también será otro objetivo de desarrollo, ya que es una de las disciplinas con chances de meterse en Río de Janeiro. Hoy tercera en Sudamérica, detrás de Brasil y Argentina, buscará un desarrollo que le permita pelear por la plaza sudamericana para Río.


Populares de la sección

Comentarios