España se quejó de Brasil

La Roja regresó molesta con la FIFA, por haber impedido establecer una sede en una ciudad, prohibir sus viajes tras los partidos y concentrarla en hoteles de menor calidad a la habitual

La selección española regresó de la Copa Confederaciones molesta con la FIFA, por haber impedido establecer una sede en una ciudad, prohibir sus viajes tras los partidos y concentrarla en hoteles de menor calidad a la habitual, lo que se suma a la sorpresa por las condiciones de Brasil. España saca conclusiones de su estancia en Brasil, donde perdió la final, sorprendida por las condiciones en las que se desarrollará el próximo Mundial de fútbol.

En la Confederaciones, FIFA no le dejó elegir una sede fija, como suele hacer en las fases finales de los torneos, desde la que se desplaza para los partidos que pueda jugar en otras ciudades en la víspera del encuentro.

De hecho, miembros de la Real Federación Española, ya han mirado varias opciones para dentro de 11 meses y gusta la opción de quedarse por Río de Janeiro.

Porque España sufrió en Recife y Fortaleza, donde a los jugadores se les tenía recluidos por la falta de seguridad y en hoteles de un nivel medio, con instalaciones antiguas, muy alejados de los que suelen visitar en este tipo de competiciones.


Populares de la sección

Comentarios