España aleccionó a Uruguay

Con gol de Pedro y Soldado, la roja se impuso 2-1, en un partido que controló con claridad. Suárez descontó de tiro libre

Quizás la diferencia final en el marcador resulte un poco engañosa. España le ganó con contundencia a Uruguay 2-1 este domingo en Recife, en el comienzo del Grupo B de la Copa Confederaciones. Los celestes pasaron la mayor parte del encuentro mirando el balón que teniéndolo, ante una selección roja que dio lecciones de cómo controlarlo.

La forma tradicional que España plantea sus partidos se avizoró desde que el árbitro pitó el comienzo del juego: un dominio de esférico total, la cual transfirieron de un lado a otro, con la clásica paciencia, también, de llegar al arco de enfrente con peligro.

Tal fue así que la primera llegó a los 10 minutos. Una gran jugada colectiva terminó en los pies de Cesc Fábregas, quien desde el borde del área mayor, apuntó contra un palo y la pelota pegó en el palo, cruzó la línea del arco y luego fue rechazada.

Todo el primer tiempo fue así.

Los ejes en la elaboración fueron los mediocampistas, sobre todo Andrés Iniesta y Xavi Hernández. Y fueron ellos mismos quienes generaron sus propias situaciones. Probaron más de media distancia que con llegadas con pelota dominada al área. Fue así que Iniesta tuvo una maniobra que controló bien Muslera.

En la siguiente, Pedro intentó con otro disparo, la pelota iba hacia donde estaba Muslera, pero Lugano la tocó y la pelota cambió de dirección, pero con el destino de red. Gol: 1-0.

Uruguay, que solo pudo acercarse al arco de Casillas con jugadas de pelota quieta, tuvo una chance por intermedio de Cavani, que controló sin inconvenientes el portero de Real Madrid.

El predominio de España no cesó. Fue una clase de fútbol. En una jugada que tocaron la mayoría de los atacantes, Roberto Soldado recibió solo dentro del área, -en un mal regreso celeste tras un ataque-, el delantero apuntó contra un palo y la mandó a guardar. 2-0.

Ese toqueteo permanente, justificado en un 77% de posesión del balón, hizo crecer en confianza a España y, con los goles, incrementó la impotencia celeste que no supo cómo encontrarle la vuelta al partido.

Menos intenso
En el complemento, Tabárez apostó por reforzar la mitad de la cancha. Sacó un creativo y colocó un volante con mayor vocación defensiva que ofensiva para correr más: Álvaro González por Gastón Ramírez.

Pero Uruguay siguió viéndola de atrás. Los españoles con su característica devoción por el balón continuaron con sus pases incesantes, aunque en el segundo tiempo disminuyó el ritmo de juego que había exhibido en la primera mitad.

También, los ingresos de Nicolás Lodeiro y Diego Forlán deslizaron una intención ofensiva del equipo celeste, que fue machacada sin inconvenientes por España. Pero por lo menos, hubo otro criterio en su manejo.

Así, con un trámite menos intenso que en la primera parte, el equipo celeste no tuvo tantas zozobras como en la etapa inicial, aunque España igualmente se las ingenió para crearlas.

A los 87' Uruguay dispuso de un tiro libre, gracias a una maniobra elaborada por Luis Suárez. El propio salteño ejecutó el esférico, con potencia y dirección, que se metió en el fondo de la red, haciendo estéril el esfuerzo de Iker Casillas de poder contenerlo. Golazo. 2-1.

De esta forma, el conjunto de Tabárez no logra llevarse un resultado positivo, sigue sin ganarle a España, aunque sabiendo que en el primer tiempo pudo haber llegado una goleada. Ahora, la celeste se juega la clasificación ante Nigeria.


Populares de la sección

Comentarios