“Es un partido, no la guerra del Chaco”

El técnico de la selección de Paraguay vivirá el viernes una situación especial, ya que enfrentará a Uruguay por primera vez en su carrera; por esa razón no quiere hablar mucho del juego y se dedica solo a trabajar

¿Cómo lleva el trabajo de entrenador de una selección, tan diferente a la conducción de un equipo?

El trabajo en la selección es interminable. No tiene sábados, domingos, feriados… Es una gran cantidad de partidos que se juegan y nosotros seguimos una lista de 52 jugadores convocables. Tratamos de hacer un seguimiento diario de todos. No solo los días de partidos, sino también queremos saber cómo amaneció al otro día, qué pasó entre semana, cómo se entrenó, cómo fue la pretemporada, cuánto descansó. Queremos saber todo. Eso requiere de una gran organización de las siete personas que componen el cuerpo técnico.

No tienen descanso.

Te doy un ejemplo. El sábado seguimos a las 14 el Kayserispor por Cristian Riveros, a las 16 a Villarreal, a las 18 a Valencia por Haedo, a las 20 el América donde juega Osvaldo Martínez. Tenemos un programa para bajar todos los partidos del planeta.

¿Conoce el calendario mundial de memoria?

Desde el jueves al domingo repasé 25 partidos. A veces, cuando no tengo tiempo de ver un partido pido que me editen todas las veces que aparece un jugador que quiero ver y así en dos minutos tengo toda la actuación de ese futbolista. 

Un trabajo más de oficina que de campo.

En la oficina o en casa. Extraño la vida al aire libre. Todo el tiempo entre cuatro paredes, pero te abre la cabeza, te enseña otras cosas, como imaginar a Pablo Da Silva con Pablo Aguilar, cómo será el viaje y cuándo los voy a tener en la cancha con su compañero de zaga. El sábado estábamos felices porque fuimos a la cancha. 

¿Cómo fue ese primer entrenamiento?

Empezamos a trabajar con 13 jugadores. No se jugó la fecha del fútbol local porque los equipos que más aportan, Cerro Porteño, Libertad y Olimpia vienen de un trajín importante por la Libertadores y el campeonato local, entonces decidieron posponer la fecha para atender los requerimientos de la selección.

¿Hay buena disposición de los clubes locales?

Es de ida y vuelta. Tener una cantidad importante de jugadores en la selección significa cotización y prestigio. En el último partido contra Perú, cinco de los 11 eran del medio local.

¿Cuesta hacer el recambio?

Y, hacerlo en la mitad de las Eliminatorias no es fácil; por algo hubo un cambio de técnico. Son cosas que llevan tiempo. Es un proceso que se lleva a cabo urgido por los resultados. Pero hay que hacerlo, no hay otra.

¿Los dirigentes lo apoyan?

Estamos trabajando en forma excelente desde que llegamos. Y los resultados no fueron buenos hasta el último partido de Eliminatorias. Las condiciones de trabajo siempre fueron las mejores, así como el trato.

¿Y la prensa, y la gente?

Ahí cuesta mucho porque no son convocados jugadores ídolos y es difícil aceptar eso. Son situaciones delicadas porque se trata de grandes jugadores que dejan de pertenecer a la selección. Es un proceso doloroso, pero es la ley de la vida, todo es cíclico. 

Ahora lo critican porque no llamó a Santa Cruz.

Ahora es Santa Cruz, antes fueron Justo Villar y Tacuara Cardozo. Siempre se da que las críticas son por los que no están. No me preguntan por qué cité a Tacuara ahora que la rompe. Es así. A mí no me mueve un pelo, son cosas analizadas, es un mecanismo de funcionamiento entre el cuerpo técnico y los jugadores.

¿Qué significa enfrentar a Uruguay?

Deseo no hablar con nadie de Uruguay. Estoy dedicado al trabajo y al partido. Es un partido de fútbol y nada más. No es la guerra del Chaco. No hablo más de Uruguay. No quiero que se vaya a tomar mal una palabra. Nosotros conocemos lo que es Uruguay y ellos conocen a Paraguay.

¿Cuál es la idea futbolística que pretende inculcar en Paraguay?

No alejarme de lo que es histórico acá. Devolverle la forma de juego. Cuando llegamos las cosas estaban complicadas por la situación de Paraguay. Los dos primeros partidos no nos dejaron conformes porque no hicimos nada positivo. No jugó a nada y se tomaron algunas medidas, apuntes profundos y frente a Colombia y Perú fue otra cosa. Pretendemos afianzar el plantel, el grupo y el equipo. 


Populares de la sección

Comentarios