"Es un halago para mí ser gerente de fútbol"

El actual director de las formativas aurinegras le había dicho que no a Damiani para ocupar ese puesto, pero cambió de postura

Hace tres semanas, El Observador habló con Juan Ahuntchain acerca de si aceptaría el cargo al cual ya le había dicho que no: el de gerente de fútbol de Peñarol. Sonrió, agachó la cabeza y mostró sus dudas.

Luego de que el martes todo el consejo directivo haya votado por unanimidad su nombre y de una charla a fondo con el presidente Juan Pedro Damiani –al mismo que le había dicho que no hace algunos meses–, todo cambió, aunque faltan algunos detalles.

“Falta una serie de reuniones que debemos mantener con dirigentes y Pablo (Bengoechea) y si se dan las condiciones, comenzaremos en ese nuevo cargo. Ahora, si hay superposición de intereses o de poderes, no. Hay que ver qué cartas se tirarán en la mesa”, dijo el miércoles Ahuntchain a El Observador.

E insistió: “Tenemos que charlar y estar todos de acuerdo para ver hacia dónde apuntamos”.

Para Ahuntchain “este es un desafío más. Hacerte cargo de todo el fútbol en una institución como Peñarol, lógicamente que es otra cosa”.

El actual director de las divisiones formativas del club explicó que “desde el punto de vista netamente deportivo, no voy a tener problemas. A lo que me voy a tener que acostumbrar es al lobby y a las reuniones que se vendrán al aceptar el nuevo cargo. Esas cosas no me llaman la atención”. Lo dice y en realidad demuestra que no le gustan nada.

Entonces recordó cuando le dijo que no al presidente.

“Juan Pedro (Damiani) me llamó para que me hiciera cargo y enseguida le contesté que no. Fue hace algunos meses”, indicó.

Sin embargo, la insistencia del titular carbonero fue determinante para que cambiara su opinión.

“Pero entonces él me siguió buscando, diciéndome que este era el puesto para el que me quería, que lo pensara bien, que se podía hacer un buen equipo de trabajo y de alguna manera me convenció”, expresó.

No obstante agregó que “por otro lado es un halago poder acomodar una cosa que viene medio torcida. Debemos tener una política a la hora de elegir a los entrenadores y no hacerlo de cualquier manera. En eso también deberemos trabajar”.

Con respecto a la relación de muchos años y a la amistad que lo une con Fernando Curutchet, quien será el encargado de las juveniles mirasoles y lo subrogará en su actual cargo, Ahuntchain explicó que “nos conocemos hace años. Yo fui quien lo llevó a Defensor Sporting en 2001 porque me hablaron de él y sabía cómo trabajaba”.

Consultado si Curutchet haría un trabajo similar al suyo o quizás mejor en un futuro en Peñarol, sostuvo que “en realidad, somos distintos. Yo soy un poco más obsesivo, él es más tranquilo. Yo choco un poco más cuando se da determinada situación”.

Para Ahuntchain, el hecho de que todos los consejeros lo hayan votado de forma unánime “es un halago” porque “que todos coincidan, no es fácil. Sobre todo, por lo que se vivió en las elecciones en las que hubo mucha polarización entre los determinados grupos”.

A su vez, adelantó de que en caso de aceptar, si bien comenzarán a trabajar a partir de junio “tendrémos una reunión en pocos días para ver las pautas a seguir”.

También expresó que “debo tener una reunión con el Tío (Carlos) Sánchez para hacer una especie de transición”.

Respecto al secretario de Primera división dijo: “Escuché los nombres de Darío (Rodríguez) y (Gabriel) Cedrés. Hay que hablarlo con Pablo (Bengoechea) porque ese cargo es el que estará más cerca del técnico y debe tener cierta comunión con él”.


Populares de la sección

Comentarios