Es oficial: renunció Bauzá y todo el Consejo Ejecutivo de la AUF

La crisis generada por la violencia y la molestia de Nacional por la suspensión de Peñarol-Miramar desembocaron en el fin abrupto de su mandato

El presidente de la AUF Sebastián Bauzá renunció a su cargo, en el medio de una grave crisis política desatada en los últimos días alrededor de la seguridad en los escenarios deportivos, que involucró también al gobierno nacional.

El Ejecutivo publicó el texto de su renuncia a través de su cuenta de Twitter. Allí afirma que “los hechos de pública notoriedad acontecidos en los últimos tiempos demuestran la necesidad de dar un paso al costado y permitir que otras visiones políticas otorguen gobernabilidad al Fútbol”.

“El Fútbol necesita tomar decisiones y las condiciones político institucionales actuales no permiten hacerlo”, agrega el comunicado.

“Al final, simplemente, agradecer a todos los que, desde el lugar que le correspondió, apoyaron este proyecto para el cual se ha trabajado con el mayor empeño y, del cual, nos sentimos orgullosos”, cierra la misiva.

La trama de la crisis
Los incidentes al final de Newells-Nacional y todas sus consecuencias posteriores entre el gobierno y el Ejecutivo de la AUF, incluida la suspensión del partido Peñarol-Miramar, crearon un clima de inestabilidad política y sin una salida clara a la situación. Sumado a la ya complicada situación previa debido al enfrentamiento con varios clubes chicos, se configuró la tormenta perfecta para que cayera el gobierno del fútbol.

Los hechos se precipitaron tras la reunión del viernes entre Bauzá, el presidente de la República José Mujica y los presidentes de Peñarol Juan Pedro Damiani, y de Nacional Eduardo Ache. Allí Mujica comunicó su decisión de que la Policía no ingresara de aquí en más al Estadio Centenario y al Parque Central, planteando una encrucijada para la AUF.

El sábado el partido Nacional-Liverpool en el Franzini se desarrolló sin incidentes y con policía en los alrededores, pero un nuevo obstáculo se generó el domingo cuando, horas antes del partido, la Mutual Uruguaya de Futbolistas decidió ordenarle a los jugadores de Peñarol y Miramar Misiones no jugar el partido por considerar que no había garantías. La Mesa Ejecutiva decidió suspender el partido ante eso.

Todo eso generó una fuerte molestia en Nacional, que había jugado el sábado y entendió la decisión como una forma de favorecer a Peñarol, que el viernes había llegado desde México donde disputó la Copa Libertadores. El presidente Ache dijo que su directiva no apoyaba al Ejecutivo de Bauzá, y para esta tarde está prevista una reunión de Directiva donde se especula podría sacarse la confianza al Ejecutivo

A su vez, el gobierno de Bauzá tiene un fuerte enfrentamiento con varios clubes chicos por la denuncia que radicaron contra Conmebol por lo que entienden son irregularidades en la forma de adjudicar los derechos de TV para la Copa Libertadores. En el frente interno también se enfrentan al Ejecutivo por cómo se maneja el dinero disponible para las instituciones. En realidad, eso tiene como trasfondo la tirante relación de este Ejecutivo con la empresa Tenfield, que chocó con el Ejecutivo de Bauzá por los derechos de televisión y que estuvo detrás de la denuncia de los clubes chicos ante la Conmebol. Precisamente, por esa denuncia es que la FIFA anunció en las últimas horas sanciones contra las instituciones.


Populares de la sección

Comentarios