“Es muy duro ver como por cinco segundos se te va un título”

El escolta argentino, que no repitió el rendimiento de la quinta final ante Miami Heat, dijo que estaban "muy tocados", pero a la vez preparados a "pasar página"

El escolta argentino Manu Ginóbili, que en el quinto partido de las Finales de la NBA vivió su gran noche, en el sexto, fue la cruz al ver como su equipo de los Spurs de San Antonio perdían en la prórroga por 103-100 ante los Heat de Miami, dijo que estaban "muy tocados", pero a la vez preparados a "pasar página".

"Es muy duro, muy duro, ver como a falta de cinco segundos se te va un triunfo que significa un título", declaró el veterano jugador argentino, que estuvo muy lejos de la versión que dio en el quinto partido (24 puntos y 10 asistencias), por nueve tantos y tres pases de anotación en el sexto.

A pesar que Ginóbili volvió a mostrar todo su espíritu de lucha y entrega, al final no pudo con la gran defensa de los Heat, que le hicieron perder ocho balones, incluido el último de la prórroga, con polémica, pero que impidió a su equipo tener la posibilidad de ponerse por delante en el marcador.

"Me siento mal, realmente mal. Estuvimos tan cerca, a segundos del campeonato y lo dejamos ir. Ese triple de Ray (Allen), un par de tiros libres que fallamos y en fin. Es duro, muy duro", subrayó Ginóbili, que volvió a mostrar su gran clase profesional al enfrentarse con toda la cortesía y respeto ante los periodistas.

Nada que ver con la actitud que presentó en la rueda de prensa el veterano entrenador de los Spurs, Gregg Popovich, que se dedicó a decir frases más cortas de las que ya son habituales y con mal tono.

Ginóbili, inclusive, volvió a tener toda la amabilidad al tener que escuchar de nuevo que si el séptimo partido podía ser su último de profesional, cuando después del quinto ya dejó completamente establecido que lo de la posible retirada no forma parte de sus pensamientos y proyectos inmediatos.

Sin embargo, si fue categórico cuando dijo que a pesar de la dureza de la derrota, el equipo estaría listo para el decisivo partido del jueves y volverían a luchar más que nunca por la victoria.

"No nos queda otra opción que pasar la página y salir con mentalidad ganadora. Ya hoy es historia y los buenos profesionales sólo debemos mirar al futuro no al pasado", valoró Ginóbili.

Mientras, Popovich admitió que el partido había sido muy intenso por parte de los dos equipos y al final el triunfo cayó del lado del que cometió menos errores.

"Cuando un partido termina en la prórroga no se puede definir más que de intenso y duro", valoro Popovich. "Pero ambos equipos cometimos muchos errores, pero al final los Heat fueron los que mejor supieron aprovechar los nuestros".

Sin ningún tipo de interés en entrar en valoraciones ni análisis de lo que había sucedido en el partido, Popovich si negó que el factor cansancio físico fue el que determinó que el veterano ala-pívot Tim Duncan, que anotó 25 puntos en la primera parte en la segunda y en la prórroga sólo anotase cinco para concluir el partido con un doble-doble de 30 tantos y 17 rebotes.

"Tim no está más cansado que los demás", concluyó Popovich, que no quiso hablar sobre la desaparición del escolta Danny Green con sus triples, después que los Heat habían adelantado que tenían todo listo para que en el sexto partido no fuese factor ni tuviese la facilidad de los partidos anteriores cuando consiguió 25 de 38 intentos, nueva marca para las Finales de la NBA.

Green anotó sólo tres puntos (1-7, 1-5, 0-0), muy lejos de los 24 con 6 de 10 triples que aportó en el quinto partido.

"No es el momento de comenzar a señalar a ningún compañero que pudo jugar mejor o peor, simplemente hicimos un gran partido, tuvimos las oportunidades de ganarlo, pero al final fueron los Heat los que consiguieron la victoria y hay que darles crédito", señaló Duncan.


Fuente: EFE

Populares de la sección

Comentarios