¿Es Messi el culpable de todo?

¿Es Messi responsable que a Higuaín se le cerrara el arco ante Bravo o de los goles que marró Agüero?

Por estas horas se escucharon todos los disparates posibles contra Lionel Messi. Que no tiene personalidad, que le falta aquello, que es un cebollita, que le pesa la responsabilidad, que es un capitán sin peso, que no canta el himno.

Todo multiplicado por el poder que tienen las palabras de Diego Maradona cada vez que abre la boca. Y con el agravante de que, todo lo que hace Messi, se compara con lo realizado por Maradona. Es una cruz que cargará de por vida.

Bajo estas condiciones estaba claro que el 10 argentino sería endiosado o defenestrado según el resultado del partido. Y como marró un penal salieron a la arena los más bajos comentarios de un deportista que tiene una carrera digna de envidiar.

Se podrá argumentar que no gana nada con Argentina y que gana todo con Barcelona. Es un dato de la realidad que no se puede desconocer.

Pero de ahí a decir que es un tema de personalidad parece que hay un abismo. Señores, este muchacho ganó todo. Merece respeto. Es el dueño de un cuadro, porque se lo pone al hombro siempre, único en la historia del fútbol.

¿No tiene personalidad un tipo que agarra la pelota en la final, se saca dos de arriba y le mete un pase de gol a Agüero que la manda a las nubes?

¿Es Messi el responsable de que Higuaín se vaya solo rumbo al arco chileno y ante la salida de Bravo se nuble y defina afuera?

¿Es culpable del cabezazo que sacó Bravo o de recibir tantas patadas, levantarse sin protestar y seguir jugando?

¿Fue solo Messi el que marró el penal? Biglia también falló pero, como parece lógico, es más sencillo caerle a la estrella.

Cuando Chile se cerró y el partido estaba para el quiebre. ¿Quién la pidió en Argentina además de Messi, quién apareció, quién se mostró? En Barcelona este muchacho la agarra pero se muestran todos, la quieren todos.

¿Alguien se preguntó cuáles serían los comentarios de la prensa argentina si Messi anotaba el último penal y definía la serie? Seguramente sería tratado como un Dios, su personalidad estaría a prueba de balas y se estaría diciendo que las palabras de Maradona lo motivaron a ganar el torneo.

Sinceramente no es un tema que nos compete. Es más, me animaría a decir, que se arreglen como puedan. Pero es tanta la invasión del mediático show argentino que entra por los ojos y donde todo se mide por rating, que me invade la inquietud: ¿es Messi el culpable de todo?


Acerca del autor