"Es injusto decir que algunos vienen a tomar mate"

Tabárez se plantó ante las críticas y concluyó que va a morir con sus convicciones

En qué medida influyeron las especulaciones que se generaron en torno a cambios drásticos, luego de las derrotas con Argentina y Bolivia, para citar a conferencia y anunciar la lista de jugadores convocados para el juego con Polonia?

Confieso que no pensamos en las especulaciones que había. No sé. Capaz que había gente que se creía que por sugerir futbolistas había que terminar con todo lo que se había hecho y dar una muestra de revolución, en vez de procurar evolucionar solucionando los problemas. Dijimos que el problema era futbolístico y ya nos pusimos en el pensamiento a trabajar sobre las cosas que debíamos hacer. Y, por suerte, en la otra parte -que es la más importante-, que es el juego, los futbolistas demostraron un grado de compromiso y se hicieron eco de nuestro mensaje que fue: “necesitamos jugar bien un partido” y, a partir de ahí, seguir intentándolo.

En ese entonces flotaba la sensación de que todo lo que se había hecho desde 2006 de nada servía.

Y sí, porque sería lindo estar casi permanentemente en el segundo puesto del ranking de FIFA y tener en vez de 18, 25 partidos invicto, pero no es fácil para ningún equipo. Ni aún el Barcelona, que es lo mejor que hay en la historia del fútbol, pudo repetir lo que había hecho en una temporada, en la siguiente. Hay mucha gente que, en función de que no se consiguieron resultados, pensaba que ya estábamos en un Uruguay distinto que en lugar de tener 3 millones de habitantes teníamos 30, que en vez de tener algunos miles de futbolistas tenemos millones y que nos sobran o que aquel por determina edad no sirve y traigo a fulano para hacer una prueba de ensayo que no era la mejor circunstancia para hacerlo. No quería confrontación, pero sí remarcar que desde el primer momento nosotros tenemos un proyecto de trabajo que lo hemos respetado, que lo actualizamos y seguimos pretendiendo que sea la base de todo lo que hagamos. Obviamente con lo que va marcando la realidad, el paso del tiempo, el efecto que puede tener en los rendimientos, que los miramos con detenimiento a los que tienen determinada edad pero en ningún momento pensamos que ya no sirven y que había que cambiarlos, como cuando uno cambia un mueble.

Si usted anda en la calle, habrá escuchado que fulano y mengano, para no hablar con nombres propios, vienen a la selección a cebar mate.

Sí. Eso lo he oído, me parece que es innecesario porque hay una ironía barata que no debería coexistir con la gente que haya jugado al fútbol, con la gente que es referente de opinión. Acá, más allá de que el mensaje puede haber sido mandando indirectamente hacia algún jugador, nos ha afectado a todos. Pensar que nosotros podemos traer a un jugador porque es amigo… entonces traigo a mi nieto que tiene 15 años. Y no es así. Hasta que no se me demuestre que un jugador no tiene vigencia no va a salir de la selección.  Nosotros ahora queremos ampliar el espectro de jugadores a citar y nos cuesta. Porque no es llenar de jugadores porque sí. Nosotros marcamos un perfil de futbolista y lo vamos a respetar, que tiene que ver también con la edad. Si convocamos futbolistas, no va a ser un manotón de ahogado. Estamos dando prioridad a los que, si superan las pruebas, tiene un camino a recorrer con la selección. Seguimos convencidos de eso. No somos fundamentalistas, pero somos hombres de convicción.

Luego de las derrotas con Argentina y Bolivia se puso en duda el plan de recambio de la selección.

Se dice que es un grupo cerrado, que no hay recambio, nosotros empezamos en 2006 y había una selección y nos basamos en esa selección y se le fueron dando espacio a muchos jugadores del medio local, de los cuales 17 jugaron en el Mundial de 2010. Y, después, tener claro que la tercera opción eran los juveniles. El jueves en la tarde en una charla con los jóvenes les hice ver que no es cierto que tenemos un potencial de otro mundo, porque eso no es para compararlo con el medio local, es para compararlo con Brasil, con Argentina, con Chile, que tienen tantos jugadores en Primera división como nosotros. Cuando vimos que Suárez era distinto nos planteamos en 2007 si lo llevábamos a la Copa América o lo dejábamos que cumpliera su proceso. Y debutó en 2008. Y les dije a esos chicos de esta selección sub 20 que esa idea sigue. Que ellos, para el proceso de selecciones, son los que pueden incorporarse a ese mismo camino. Y creo que esto debe seguir siendo así, entonces me parece injusto que se diga que acá traemos algunos jugadores a tomar mate o no hay recambio. Las cosas hay que hacerlas gradualmente. Sería muy fácil para el próximo partido llevar a Rolan, Bueno, Gastón Silva y dirían “qué bien”. ¿Y? ¿quién se hace responsable de lo que pueda pasar?, ¿o de los errores que se puedan cometer? Esto es evolutivo y en esa evolución jamás hay una línea recta, el fútbol como en la vida es ondulante. Y vamos a seguir en eso.

A los jugadores los ve una vez cada dos meses. En la misma situación están sus colegas, pero la diferencia es que a usted le envidian que tiene un grupo armado. Para algunos eso no sirve y hay que citar de acuerdo a los momentos.

Esto no es ningún invento y voy a citar un ejemplo que para nada se refería a nosotros, pero cuando el entrenador de la selección argentina dice que por suerte el equipo ya se lee de memoria y tiene un plantel estable, es algo que no se veía en la Argentina de la eliminatoria anterior. Todos tienen el derecho de opinar. Pero también tienen el derecho de respetar a los que se informan, a los que van a buscar los hechos y no a los vendedores de humo, que los hay como en cualquier actividad. Entonces yo respeto mucho más a los otros en la consideración profesional.

Usted dijo que las críticas le encienden una rebeldía interior. En su libro, el profesor José Herrera dice que era humano esperar este momento porque los han endiosado. ¿Estaba preparado para esto? Para estas dos derrotas que revolucionaron el ambiente.

En lo particular, sí. Trato de no creérmela y siempre desarrollo la teoría de lo que podía haber sido. Y hasta hoy creo que fue importantísimo lo que hicimos en Sudáfrica, pero también soy consciente que ese endiosamiento como dice José podía no haber llegado si Ghana mete el penal. ¿Y porqué voy a ser distinto? Por eso en el fútbol no hay certezas. Es muy grato ganar reconocimiento público cuando uno hace una actividad porque todos los que tenemos una actividad pública en el fondo estamos buscando eso. Esto es humano, pero si uno además se mira en las repercusiones, sobre todo en los niños, es espectacular, pero no para creerme que tengo un título de honoris causa en el fútbol. No. Es muy humano lo que pasó y le sucedió a un montón de grupos que cuando se logran cosas ya no como la primera vez. Guardiola cuando dejó de estar al frente de Barcelona dijo que estaba vacío. Y hay que tener una gran capacidad de análisis para darse cuenta. Nosotros lo que hicimos fue insistir con cosas que habíamos hecho hasta que la realidad nos demostró que había un problema futbolístico y no insistimos. No es que no cometa equivocaciones. No estoy entre los mejores entrenadores del mundo, lo tengo claro, pero no estoy con la ironía de alguno que, al otro día de ganarle a Polonia, puso en Twitter: “Cavani era delantero”.

Usted no estaba acá al otro día de ganarle a Polonia para escuchar a la gente diciendo que Cavani es delantero.

Ahora, por ejemplo, me replanteo cosas con este Álvaro González que está jugando en la Lazio, me animo a decir, en su mejor nivel. ¿Qué aporta más al equipo? ¿Un Álvaro González jugando sobre ese sector y dos de los tres delanteros que tengo, o la otra función que ya hemos hecho? En algún momento la ventaja era clara a favor de Cavani, pero ahora se plantea. Y no son cosas que hayamos inventado ahora. Ya lo hicimos. En la evolución de un equipo muchas veces, en lugar de buscar soluciones milagrosas de afuera y empezar todo de nuevo con revoluciones, es conveniente ir atrás y reconstruir. Esto es un equipo, hay roles, el encargado de decir quiénes van a la cancha soy yo y acá nadie viene pensando que está fijo, aun los que vienen a cebar mate, para volver a aquella ironía barata. Acá todo tiene una razón de ser. Y si hay un espectro amplio de futbolistas, los que vienen “a tomar mate” tienen la oportunidad de demostrarle al entrenador que son mejores que los nuevos que convocó. Así deben ser las cosas, no falt
ando el respeto.


Fuente: Jorge Señorans y Diego Franco @diegofranco23

Populares de la sección

Comentarios