Entre pizarrón y viveza

Peñarol lleva varios goles de pelota quieta; algunos trabajados, otros aprovechando rebotes

El estilo y el trabajo de Pablo Bengoechea en las pelotas quietas ha sido muy importante para Peñarol en lo que va del Torneo Clausura. Tanto es así que ocho de los 19 tantos carboneros en lo que va del certamen llegaron por esa vía, incluyendo dos penales.

Es más: en las últimas cinco fechas, de manera consecutiva, Peñarol convirtió un gol por una jugada de pelota parada y salvo ante Danubio –con el cual terminó perdiendo 3-2–, en todos los compromisos le ayudó a sumar puntos y casi siempre de a tres.

Bengoechea lo tiene claro desde su época de jugador. Lo aprendió en su vida futbolística y en sus 11 temporadas en Los Aromos lo terminó de pulir . El estilo de aquel Peñarol de Gregorio Pérez se sigue viendo reflejado en muchos tópicos de este equipo y, obviamente que las jugadas de pelota quieta tienen su gran trascendencia.

El laboratorio de Los Aromos sigue funcionando en ese aspecto y lo que trabaja Bengoechea a puertas cerradas hasta ahora ha dado sus frutos.

Algunos de esos goles han llegado fruto del laboratorio, y otros de la virtud de los jugadores para estar atentos para aprovechar rebotes y segundas pelotas.

Entre tiros libres y córners
Peñarol ha conseguido dos tantos de penal y del resto de los seis goles, tres llegaron mediante tiros libres y la misma cantidad a través de córners. El juego aéreo de varios futbolistas mirasoles ha sido determinante en las jugadas preparadas para poder convertir. En eso tuvieron mucho que ver Marcelo Zalayeta y Sebastián Píriz, sobre todo.

Del mismo modo, hubo futbolistas que se han destacado con centros que resultaron claves para anotar.

El primero de los goles de pelota quieta fue en la fecha 6 contra El Tanque Sisley. El equipo ganaba 1-0 con gol de Leyes y llegó un córner de Antonio Pacheco. Píriz la cabeceó en la puerta del área chica, Zalayeta  la volvió a tocar al medio ante la presión del arquero, Píriz ganó de nuevo por arriba y anotó. Pizarrón y viveza, parte I.

En la etapa siguiente y también a través de otro tiro de esquina –esa vez, ejecutado por el Japo Rodríguez–, llegó un cabezazo limpio otra vez de Píriz al primer palo (el mismo lugar que ante El Tanque), quien le ganó en el salto al arquero Olveira. Repetición.

En la fecha 8 ante Danubio fue un tiro libre del Japo que se la picó por encima de la barrera a Urretaviscaya. Torgnascioli salió y tapó, pero el balón derivó a Zalayeta, que estaba en la puerta del área. A mitad de camino entre el pizarrón y el aprovechamiento de una jugada “rota”.

LOS GOLES
Contra Atenas llegó el gol de Urretaviscaya cuando Peñarol perdía 1-0: córner del Japo, cabezazo de Zalayeta en la puerta del área chica y definición de Urreta. Otra vez, dos toques en el área.

Ante Wanderers fue un tiro libre de Pacheco que tapa el arquero y MacEachen toma el rebote para definir con el arco libre. Más que pizarrón, rapidez del defensa para reaccionar antes que nadie.

El laboratorio de Bengoechea funciona. Y además, hay oportunismo para aprovechar cuando la jugada pensada no funciona.


El Tanque
Fecha 6 ante El Tanque Sisley: corner de Pacheco, cabecea Píriz en el primer palo, Zalayeta se la devuelve y Píriz vuelve a cabecear para anotar

River
Pacheco dejó que el corner lo hiciera el Japo Rodríguez; Píriz le ganó a todos en el área chica y puso el 2-0 ante River por la séptima fecha

Danubio
Cuando Peñarol perdía bien 2-0 ante Danubio, llegó un tiro libre del Japo Rodríguez para Urretaviscaya, lo taparon, pero Zalayeta anotó de rebote

Atenas
En la fecha anterior, Peñarol llegó al empate tras un nuevo corner del Japo Rodríguez; la cabeceó Zalayeta al medio y Urretaviscaya facturó

Contra Wanderers
El último gol de pelota quieta de Peñarol: llegó el tiro libre de Antonio Pacheco, Burián se mandó un atajadón, pero el palo se la dejó a MacEachen para el transitorio 1-0 ante Wanderers


Populares de la sección

Comentarios